Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 18 de abril de 2011

Detrás de una puerta cerrada


Mientras celebraban la misa en la parroquia de mi hermana, un grupo de músicos y cantantes líricos hacían sus aprontes con gárgaras y ensayos instrumentales justo al lado del lugar de la misa, separados por una puerta que insistía en abrirse.

Cada vez que fue necesario, la cerraban los feligreses, excepto en el momento en que se pusieron a cantar ellos en el momento de la comunión cuando, sigilosamente, una mano anónima la cerró desde el lado de los músicos.

¡Qué crítica tan eficaz, señores! silenciosa pero contundente. Todavía se ríen los de la iglesia.




9 comentarios:

Winnie0 dijo...

Curioso ale, cuando menos, curioso. No a todos nos dá Dios una voz angelical..ajaja Un besote

Miriam dijo...

ja ja ja.
Me ha recordado en Lourdes cantar el AveMaría con un montón de enfermos; a algunos les costaba mucho hablar.
De hecho cuando acababan el primer ave ave ave maria, la canción estaba acabando el estribillo.
Eso sí, enganchaban su primer María con él último de la canción¡

Pero es el Ave de Lourdes mas emocionante que he escuchado en mi vida
Gracias

Fernando dijo...

Qué rápido viaje, Alemamá, bienvenida.

Es simpática la anécdota. Lo que me gusta, allá como acá, es que haya gente generosa con su tiempo y su esfuerzo para mejorar la liturgia con su canto. Y ¡seguro que el pueblo fiel no lo hacía tan mal!

Gabriela dijo...

Por lo menos, cerraron la puerta sigilosamente.

AleMamá dijo...

Sí, Gaby, sigilosamente, pero igual lo notaron, jeje

AleMamá dijo...

Miriam, tienes razón que este tipo de cosas se nos hacen inolvidables por lo que significan.
Besos

AleMamá dijo...

No es chiste, Winnie lo de las voces angelicales. Para Dios, hasta el canto de Pavarotti debe sonarle a espuma plástica frotada, o tiza raspada, no sé, pero lo que mirará es el amor con que lo hacemos. Como siempre. Besos

CorazónCoraza dijo...

Confieso que no tengo el don de cantar afinadito, pero pucha que me gusta hacerlo (:
Hace semanas que no pasaba por aquí, me he vuelto una ingrata, pero estoy volviendo.
Un abrazo fraterno en esta Semana Santa.
(Con respecto a lo de los huevitos, ya estamos bien viejitos en esta casa para esas cosa :()

AleMamá dijo...

Qué bueno que has vuelto, Corazón-coraza.

Oye, es difícil ponerte abreviado tu nick, como que sale feo decirte "Corazón", jeje. Creo que te pondré C_C

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas