Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 27 de abril de 2011

Tradiciones que siguen


Mi madre me enseñó a rezar antes de dormirme. Yo le enseñé a mis hijos y he tenido la alegría de comprobar que mi nieta de Alemania también lo hace.

¿Cómo privarles de este consuelo tan enorme? Cada vez que temo por mi o por los míos cuando los supongo expuestos a algún peligro, recuerdo la entrañable oración al ángel de la guarda, poderoso custodio que cada uno tenemos al lado para protegernos del mal, como cree mi fe católica. Es muy reconfortante recordarlo cuando se es niño y como en cierto sentido todos seguimos siendo igualmente frágiles, sigo haciéndolo.

Cuando mis hijos empezaron a salir solos, sobre todo de noche, yo me desvelaba pensando en su desprotección en la ciudad que de por sí es peligrosa, pero cuando comencé a encomendar sus caminos a sus ángeles, me he quedado más tranquila. Ellos llegan donde yo no puedo, y duermo en paz.

10 comentarios:

Gabriela dijo...

Dice mi mamá que cada noche, antes de quedarse dormida, manda angelitos a cuidarme a mí, a mi hermana, a mi cuñada, a mi sobrino y a mi sobrina. Recién se duerme cuando los ha repartido a todos.
Como ves, es una tradición extendida y llena de amor.

Winnie0 dijo...

Me encanta cómo expresas lo que yo también siento...Ya sabes....nuestros ángeles nos cuidan, sin ninguna duda. Un beso

Fernando dijo...

Ay, Alemamá, ojalá fuera verdad que siguen, pero me temo que para muchos católicos (e incluso para muchos sacerdotes) devociones tan dulces como los ángeles de la guarda o los santos son cosas del pasado, cercanas a la superstición.

Una lástima.

Natalio Ruiz dijo...

Amén.

De las cosas más lindas que ocupan mi vida diaria es escucharlas por la noche rezar, en especial al ángel de la guarda (en el facbook personal tengo un video con una de las gorditas rezando).

Y, por cierto, no es nada ñoño (que es como a veces se muestra a los ángeles de la guarda) lo que Cristo dice al respecto. Es más, a veces me da miedito.


Felices Pascuas! Respetos pascuales.

Natalio

Cyrano dijo...

Yo a mis 62 tambien digo mi oraciones.por las mañanas y por las noches y de vez en cuando el angel de la guarda,como para no olvidarme el trabajo que tiene conmigo.

Juan Ignacio dijo...

Enseñandole a los niños se pone a prueba nuestra fe...

eligelavida dijo...

Es mucho más que una tradición. Así sabemos que los nuestros están en buenas manos.

Feliz Pascua de Resurrección!!

almena dijo...

mmm tengo los mismos temores que Fernando.
No estoy segura de que aquéllos nuestros diarios momentos para que mamá nos enseñara a acordarnos de "ellos", de nuestro ángel, se repitan también hoy entre las mamás...

Un beso, Alemamá

ojo humano dijo...

Ningún hábito es màs reconfortante que colocarse en las manos de Dios mientras dormimos o cuando salimos de casa y estamos expuestos a no se sabe qué.
Los evagélicos promovemos mucho la oración.

Un beso

Miriam dijo...

Cuando daba catequesis a los peques, les gustaba especialmente la clase sobre el angel de la guarda.
Oir que tenian a alguien que los cuidaba siempre, les encantaba
Gracias por recordarlo¡

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas