Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 10 de julio de 2011

Cumplir sesenta años


Hemos celebrado los 60 de una amiga muy querida. En este caso coincide su cumpleaños con sus 40 años de matrimonio también. Con un grupo de amigas la invitamos de sorpresa al café Mozart de Vitacura y lo pasamos sensacional. Ella nos respondió con este correo que publico acá por lo simpático y por lo real. ¡Qué jóvenes nos casábamos entonces!

Queridas amigas: se pasaron de amorosas, me hicieron sentir como una reina!; no saben como les agradezco el acompañarme en estos momentos tan especiales de mi vida!, cumplir sesenta es una multitud, un chorro de años, jamás pensé que llegarían tan pronto y lo peor son los extras que se aumentan....las arrugas, la piel fláccida, las lineas de expresión....nunca me había dado cuenta lo expresiva que era...! la piel seca , la piel delgada, y las bolsas del supermercado que pesan TAAANTOOO!! etc, etc. Las manos!! ni que decir, entre las manchas, uñas que se quiebran (solo uñas cortas ahora) y además como he bajado de peso no puedo estirar las arrugas y si me miraran el anverso (de la mano se entiende) pareciera que no me las hubiera planchado; he descubierto que no son como las camisas wash and wear. Bueno cosas de la vida, las quiero mucho Cecilia

Hablar de la vejez inminente no es demasiado grato, pero ahí está, nos acecha y es mejor enfrentarla. Yo le temo más a la vejez del alma y del intelecto que a la de la belleza física.




9 comentarios:

derechoyfamilia-páginas libres dijo...

Hola querida Ale,
Me ha gustado mucho tu entrada, felicidades a tu amiga, es hermoso cumplir 40 años de casada junto al ser amado, yo me quedé viuda a los 39 años de matrimonio, este año hubieramos celebrado 41 años.
Estoy completamente de acuerdo contigo en que los años que se tienen están en el alma y la mente, mientras nos sintamos con el espíritu de quince años, y la mente jóven, no interesa el físico.
Hace mucho que no te veo por mis blogs, hay nuevas entradas en el Jardín de Cristal y varias en Mis escritores y poetas, cuando tengas tiempo pásate por esos rinconcitos.
Con mucho cariño, feliz domingo y linda semana.
Maricarmen

AleMamá dijo...

Maricarmen querida, ¡también hacía mucho que no dejabas huellas acá!
Cariños para ti. Ya iré.

Gabriela dijo...

Qué bueno que tu amiga se sintiera rodeada de tanto cariño. Linda sorpresa la que le dieron.

Winnie0 dijo...

Querida Ale qué bonito lo de tu amiga...y a la vez ¡cuanto miedo tenemos a veces al paso de los años!
Yo estoy contigo. La edad del ALMA es la que temo...saber envejecer es un ARTE. Un gran beso

Fernando dijo...

¡Qué bonito!!

Me ha dado un poco de melancolía, sobre todo lo de "jamás pensé que llegarían tan pronto". Se me ha ocurrido que hace muy poco yo celebré con una gran comida mis 40 años y que dentro de poco voy a cumplir 45 y que dentro de poco estaré celebrando (espero) los 50.

Anónimo dijo...

envejecer parece que es como mal visto por la sociedad... todos quieren ser jovenes y se les va la vida en botox, cirugias varias, cremas, masajes... hay que llevarlo con entereza, todos vamos para allá mismo

Nela dijo...

Que hermosos estar rodeada de tanto cariño.
Besos
Nela

Cyrano dijo...

Hola Alemama:cada cosa tiene su tiempo, y cada edad sus gratos momentos. Yo tengo 62 añitos,debo decir que mas me afecto cumplir 21 que 60.

Santisiembra dijo...

El relato de tu amiga debieran leerlo todo aquel que rinde culto al cuerpo que hoy son muchos, estoy de acuerdo con tu acotación en cuanto a que temerle. Eso de que los años pasaron rapido es como una invitación a vivir bien, vivir viviendo como dice el lema de una campaña por estos lares. Vivir con intensidad y es notorio que tu amiga asi lo ha hecho, 40 años de matrimonio de alguna manera lo confirman.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas