Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 28 de agosto de 2011

Reencuentros familiares


Uno se va haciendo más vieja y va comprendiendo que cuando las generaciones van pasando de algún modo se toma el bastón y sigue la posta por conservar las tradiciones y recuerdos, anécdotas y más cosas menudas entrañables. Nos va pasando en las dos ramas de la familia, y mi madre es la depositaria de montones de cosas, fotos, genealogías, historias recopiladas de los abuelos que dejaron Europa para venir a este territorio que hiciernon suyo sin cortar con los orígenes, y eso es lo que nos gustaría a todos comprender, rehacer, dejar fija de algún modo la memoria de los que nos precedieron, sabiendo que cada año que pasa la hace más frágil y escurridiza. 

¿A quién más que a nosotros nos importa saber de donde venimos para entender cosas tan simples como el porqué a mi padre le gustaba comer huevos a la copa del modo que lo hacía y que sólo a él se lo vi hacer? Es que los habitantes de este lado del mundo somos tan mezclados que es un verdadero puzzle ir sacando la hebra de nuestros genes y antepasados repartidos por todo el mundo. Me emociona cuando me llega una lucecita nueva o hago una relación de fechas con un dato sobre mi bisabuela, por ejemplo. 

Ayer fue un primo de mi padre, con el que hemos tenido poco contacto, a hablar con mi vieja por estos temas, y por Facebook me he enterado de que ellos también andan con esta inquietud y ya va pasando a otra generación. Nos estamos poniendo de acuerdo todos para ir confrontando info y de paso ella nos unirá más cmo familia.

No sé si alguno de mis amigos que lleguen acá lo comprendan. Alguna vez he dicho que siento como una nostalgia de algo que nunca viví, pero que llevo incorporado a mi ser de un modo que no sé decir. 



13 comentarios:

Gabriela dijo...

Recopila todo lo que puedas y documéntalo. Cuando mi abuelo murió, a los 99 años, fue como si se perdiera una biblioteca entera.

esteban lob dijo...

Cómo comprendo, AleMamá, tu inquietud. Habiendo nacido en Alemania y traído por mis padres a Chile con tres años en 1939, fui creciendo con el conocimiento de que mis familiares más directos y los lejanos también, estaban diseminados entre EEUU, Argentina, Portugal, Australia, entre otras naciones. Los que se quedaron en Alemania, terminaron también diseminados. Pero se trataba de sus restos, en Dachau u otros campos de similares características.Tantas décadas después, todavía es complicado reconstruir el árbol genealógico.

Cariños.

AleMamá dijo...

Esteban, es un honor el paso por acá, como cada vez.

El caso tuyo es más complejo aún, con guerra de por medio y tantas complicaciones históricas que poner en orden antes de poder sacar el hilo.

Saludos

ojo humano dijo...

Facebook ha venido a contribuir con los reencuentros.

Andy dijo...

Hoy las nuevas tecnologías facilitan mucho las cosas como, por ejemplo, la comunicación con familiares que se encuentran físicamente más alejados.

De este modo es mucho más fácil recopilar información.

Por cierto, ¡qué bonita foto!

PD: Me ha gustado mucho el final del post, muy poético.

Fernando dijo...

Qué bonito, Alemamá.

Es así: en la medida en la que uno conserva las tradiciones familiares (o las de la ciudad o las de la Patria) la vida es mejor, uno no es un eslabón perdido sino una cadena que se mantendrá en el futuro.

En España, claro, no se da el fenómeno de que la gente venga de otros países, pero sí que gente que vivía en el campo, en pueblos con muchas tradiciones, emigraron a las ciudades en la mitad del siglo XX, y allí en la gran urbe perdieron esas costumbres. Una lástima.

Cyrano dijo...

Tengo una prima hermana con la que intercambiamos fotos de la familia cuando los mayores,que ya partieron, eran jovenes.Se trata de reconocerlos a ellos y su historia personal.

Marta Salazar dijo...

qué bueno!

Juan Ignacio dijo...

"Es que los habitantes de este lado del mundo somos tan mezclados". ¡Por cierto!

A mi me gustaría conservar los árboles que armaron dos mujeres de las dos familias pero aún no lo hice...

AleMamá dijo...

Juan Ignacio, ¡pues apúrate!, siempre quedan detalles que nos gustaría rellenar con información de los viejos y no sabemos cuando callarán para siempre.

Natalio Ruiz dijo...

Es tan cierto.... Todos debiéramos interiorizarnos con esa familia porque nosotros "somos", metafísicamente hablando eso. Lo somos desde un punto de vista físico (cada gota de nuestra sangre, cada gen, cada célula, etc.) proviene de allí y también desde un punto de vista espiritual (desde el idioma a las costumbres a las mañas a los sueños a los miedos a la religión).


Y si no entendemos eso nunca vamos a entender el pecado original. Porque si no nos vemos en nuestros padres siempre sentiremos que nos culpan por otro que no somos nosotros.

Respetos genelógicos.

Natalio

Totò dijo...

Yo casi no sé nada de mi familia. Lo único que sé es un vago comentario de que por ahí mi bisabuelo era italiano pero nada más. Igual algún día tengo planeado sentarme a investigar y comenzar un árbol genealógico :)

Te vengo a invitar a mi página de fb: Es mi página :D

Saludos!

Totò dijo...

http://www.facebook.com/pages/Salvatore-Lazarini/110765505640193


Creo que el link que pegué no sirve así que te lo pego así nada más :P

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas