Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 29 de noviembre de 2011

Los médicos de antes están de regreso....creo



Esteban Lob, periodista y amigo de Bloguilandia, ha subido un post en que habla de los médicos de antes, de esos personajes que eran casi integrantes de las familias pues algunos -como don José Ilic Toro en Villa Alegre de Loncomilla- recibían a los niños en los partos y ayudaban con su ciencia durante toda la vida, cualquiera que fuera su etapa. ¿Se habrán ido para siempre?

Sí y no, pues aunque la medicina tan tecnológica ha dejado por el camino el contacto humano aún hay médicos que nos ven como una entidad y no sólo presas independientes como ser "extremidades inferiores" o meros sujetos con riñones (sólo uno en mi caso).

Hoy hay una especialidad llamada Medicina Familiar que apunta a una medicina más completa, con una mirada más humana, integral y más barata, usando los recursos técnicos donde se necesite sin necesidad de ir de Herodes a Pilato, porque tu médico te habrá hecho una excelente anamnesis* y te derivará al especialista cuando corresponda y se necesite, y luego él tomará todos los datos para medicarte sin acumular remedios prescritos por varios galenos que inclusive pueden ser contraindicados entre ellos.

En Chile los tenemos en los consultorios de la Universidad Católica, por ejemplo, pero en general se encuentran en los consultorios de los servicios de salud en los lugares periféricos, y es una lástima no poder tenerlos más cerca y conocerlos mejor. Parece que ha costado sacar la idea de que para todo hay que recurrir al especialista.



9 comentarios:

Gabriela dijo...

Como comenté en el post de Esteban, para mí no hay médicos más confiables que los médicos viejos, los de antes. De esos que diagnostican con sus conocimientos y sin tanto remilgo.

Winnie0 dijo...

Y lo bueno que es poder acudir a veces a un medico de Cabecera o de familia que nos orienteeeee.....bsitos Ale y buen día

Juan Ignacio dijo...

Buen signo, buen signo...

Fernando dijo...

En España es un poco triste, Alemamá: los médicos de la medicina pública tienen cada vez menos medios y los de la medicina privada siempre te dejan con la duda de si no te estarán estafando.

Mejor no tener que ir.

ojo humano dijo...

Y por cada consulta...¡paga!
Y pot cada exámen... ¡paga!
Al final quedas sano (a veces) pero con una tremenda deuda que te vuelve a enfermar.
Es mejor ser sanita ¿no?, cuidarse, tener una vida disciplinada...en fin, eso.

Winnie0 dijo...

Hay una cosita para ti en mi blog. Un besote

Andy dijo...

Aquí en España cada persona tiene asignado un ambulatorio en el cual se encuentra su médico de familia, también llamado médico de cabecera.

Normalmente siempre se acude a él primero, pues posee tu historial médico y conoce tu caso, para que te examine y juzgue que es lo más oportuno.

Según el caso te derivará al especialista aunque, con esto de la crisis, se ve que no quieren derivar mucho, jaja.

Un abrazo.

mientrasleo dijo...

Me gusta que haya medicos especialistas, pero también de familia, tienen que estar para un primer contacto y decirnos donde ir.
Me ha gustado lo que vi por tu blog, son buenas reflexiones. Para meditar.
Me quedo por aquí.
Besos desde entre montones de libros

Miriam dijo...

Mi padre, médico, se queja mucho de la medicina actual
Dice que antes un médico te miraba todo, te escuchaba, no era tan especialista.
Y así,con menos pruebas y más escuchar y chequear todo, encontraban , dice mi padre, la causa real de los dolores

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas