Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 1 de febrero de 2012

Pequeña Lulú, mi homenaje

Soy de las que leía tooooodas las revistas de la Pequeña Lulú, pues nuestra mamá las compraba para nosotros....¡decía!, pero a ella le encantaban.  















¡Lulú no crezcas, no cambies jamás!

6 comentarios:

maria jesus dijo...

Yo tambien las leía y Daniel el travieso y Sal y Pimienta.¡Que tiempos!

Gabriela dijo...

A mí me acompañó toda la niñez.

Winnie0 dijo...

Qué ideal era...bss

Fernando dijo...

¡¡Qué amor!! Leí muy pocas de niño, pero ahora, al recordarlas gracias a tu post, recuerdo una infancia mejor, menos adicta a la tecnología y a las cosas que los niños de ahora.

AleMamá dijo...

Este "homenaje" lo he puesto porque se lo merece por los buenos ratos con que nos acompañó, pero más que nada, para que los que busquen sus imágenes encuentren algunas. ¡No se imaginan las poquísimas que andan por la WEB!

Hilda dijo...

a mí me encantaban, creo que todavía conservo alguna, al igual que las de Archie.

Saludos nostálgicos. Hilda

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas