Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



jueves, 2 de febrero de 2012

Mi marido ¿me engaña?



Mi cuñada trabaja en un banco y nos contó una anécdota de una colega que merece un post por lo divertida...una vez que ha pasado todo, claro. 

Una clienta llegó muy complicada y triste a hablar confidencialmente con su ejecutiva de cuentas, a preguntarle si sería posible que viera a qué negocio correspondía un cargo de la cuenta de la tarjeta de credito de su marido que decía "Casa del Amor". La mujer, con mucha diligencia, buscó a qué correspondía la clave del negocio, pensando que le tocaría confirmar una infidelidad marital por lo menos, pero, ¡cuál no sería su sorpresa al comprobar que se trataba de la Casa del Amor....tiguador! En la cartola no cupieron todas las letras, como suele suceder. Me imagino el alivio y el rubor de la esposa "engañada".

13 comentarios:

Soledad dijo...

buenisimo el cuento

Gabriela dijo...

Muy gracioso.
Por lo menos esta vez, eso de "piensa mal y acertarás" no acertó.
¡Bienvenida de vuelta!

Jorge S. King dijo...

Que chasco. Pobre Señora.

Que bueno que has regresado AleMamà.
Saludos Santiagueños.

maria dijo...

qué vergüenza quedar en evidencia frente a mi ejecutiva !! es mejor ser directa y preguntar con " cartola en mano" ...esas son las ventajas de las ctas bipersonales .. no hay nada que ocultar

ojo humano dijo...

Sip, a veces nos pegamos los medios "tortazos" al juzgar sin saber.

Besos

Winnie0 dijo...

ja ja Un besote Ale

Fernando dijo...

JAJAJAJA.

Bueno, a lo mejor el marido le engaña con el automóvil: a partir de cierta edad, puede ser más lesiva para el matrimonio la infidelidad con el auto o con el fútbol o con el póker que con las mujeres.

Cyrano dijo...

La casa del amor,mas bien me suena no a una sola niña,sino a varias. Esta bien son varios los amortiguadores los que usa un vehiculo.
La anecdota,pues buenisima...

Nela dijo...

jajajjaja, buenisimo y encima demuestra, ¡que las apariencias engañan!
Besos
Nela

Santisiembra dijo...

Menudo susto, averiguar primero, reaccionar después, creo que seria la enseñanza. chistoso

Miriam dijo...

ufff. Una amiga que tb trabaja en un banco me contó una historia distinta pero similar
Una anciana, viuda, preocupada porque iba a dejar flores a la tumba de su marido, y siempre encontraba otras flores.
Y no eran de nadie de la familia ni amigos ¿sería una amiguita?
Hasta que un día vieron quien las dejaba. Era un matrimonio mayor, que confundido, dejaba las flores allí pensando que era la tumba de su hermano.
Glups

Hilda dijo...

quizás fue mejor que enfrentar al marido, no lo sé, por lo menos averiguó antes de hacer un escándalo en casa y por fortuna para ella, no había nada que temer. :D

saluditos. Hilda

esteban lob dijo...

jajajaja.

La rabia, imagino, debe haber quedado bastante amor...tiguada.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas