Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 3 de diciembre de 2011

Camino a la Libertad



¡Qué poco sabemos de los terribles sufrimientos en los Gulags, campos de concentración soviéticos de los cuales hubo más de 450 repartidos por toda la ex URRS! Mucho se habla de los campos de exterminio alemanes y casi nada de éstos otros horrores que ocurrían simultáneamente. Les debemos hacer justicia y no olvidarnos tampoco de ellos. 

Ayer fui a ver una película llamada Camino a la Libertad, que va en ese sentido. Es de Peter Weir, el mismísimo de Sexto Sentido y otras más muy conocidas. No es un tema nuevo y quizás entre los parecidos no sea el de mejor factura, pero lo que me queda es que está basado en un hecho real. Algunos otros prisioneros de las purgas de Stalin han vivido para contarlo, como fue el caso de un polaco que entrevistaron los del film para informarse de las inhumanas condiciones en que los tenían.

Si pueden verla, háganlo. Vale la pena.


13 comentarios:

Andy dijo...

Me apunto tu recomendación. El tema me interesa muchísimo.

Un abrazo.

Cyrano dijo...

Como no recordar los "campamentos" en la epoca de Stalin,los alemanes al lado de ellos se quedan chicos ,voy a ir a verla. Gracias por la recomendacion

maria jesus dijo...

Creo que la he visto, la trajeron mis hijos y la cogí empezada; de todas maneras, voy a asegurarme.

Un beso

paterfamilias dijo...

Muy buena y, como dices, un tema muy olvidado.

fgiucich dijo...

Gracias por la recomendación. Abrazos.

Angelo dijo...

A mí me encantó. Un abrazo

Mónica Alvarez Lama dijo...

Ale:
vale la pena leer Archipiélago Gulag,obra del escritor ruso Alexander Solzhenitsyn quien denuncia la estructura de represión del estado estalinista en la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.El escritor narra su propia experiencia y la de más de dos centenares de testimonios orales de aquellos compañeros de campos de concentración, prisión, «reeducación» y exterminio (gulag) que depositaron en él la triste historia de sus vidas.

Pienso que todas las dictaduras,de la orientación política que tengan,están rodeadas de muertes,torturas y crueles excesos para con los seres humanos,las cuales tenemos que repudiar siempre.

Saludos desde Ñuñoa

AleMamá dijo...

Mónica, lo he leído y lo tengo en mi blioteca. Hoy es difícil conseguir a Solzhenitzin; pareciera que las editoriales lo están tratando de acallar. Espero que no lo logren.
Saludos a Ñuñoa :)

Gabriela dijo...

Supe de la historia y sé que es un relato real, lo que la hace más sobrecogedora.
PD: ¿Sexto sentido no es de M. Night Shyamalan? Peter Weir es el de La sociedad de los poetas muertos, entre otras.

esteban lob dijo...

Con antepasados víctimas de los campos de concentración de Hitler, no tengo dudas que en este tipo de masacres los extremos se tocan.Coinciden.No generan diferencias.

Cariños.

Fernando dijo...

Así es, Alemamá: sólo ocurrió lo que recordamos, todo el mundo sabe que Hitler mató a 6.000.000 de judíos pero nadie sabría decir si Stalin y, antes, Lenin mataron a un solo pajarito del campo. Por eso es importante este tipo de películas o de libros.

Gracias por la mención en el post anterior. Contesto en mi blog, aunque sea tarde.

ojo humano dijo...

http://www.fondosypantallas.com/wallpaper-fondo-paloma-con-corona-15275/

palomas con corona, bellas ¿verdad?

Tinta dijo...

La he visto.
Me gustó.
Un beso Alemamá, veo que sigue Despejado y Cálido, yo como ves tengo a Dios en mi calle :)

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas