Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 8 de agosto de 2009

Delincuentes asaltaron a mi hijo


La delincuencia llegó para quedarse, me estoy convenciendo. Llegó amparada en leyes que no tocan ni de lejos a los que viven injustamente del esfuerzo y los pulmones ajenos.

Anoche quedó claro que mi familia no está inmune: dos jóvenes de su misma edad aproximadamente, asaltaron a mi hijo y un amigo en plena avenida Las Condes, cerca del Cantagallo y hemos pasado a ser parte de las estadística de chilenos con miedo, que nos hemos comenzado a atrincherar dentro de nuestras casas y a poner rejas nosotros, ya que la delincuencia que debiera estar tras ellas goza de impunidad y ocupan los espacios que debieran ocupar las familias y gente honrada.

Mi chico, que acaba de cumplir 19, iba caminando por esa gran avenida, iluminada, a pasos de las casas de sus amigos, cerca de su colegio, de los centros comerciales que frecuentan, de su universidad, etc, cuando desde las sombras al lado de la vereda salieron dos "malandras" que los amenazaron con dispararles si no los acompañaban a subir la pasarela peatonal frente a la Universidad del Desarrollo. No les quedó otra cosa que obedecer. ¿Estaban verdaderamente armados? nadie quiere averiguarlo con un forado en el pellejo. Felipe tampoco, por lo que obedeció mientras lo autos pasaban por su lado como de costumbre. No se notaba nada raro en un grupo de 4 "amigos" de igual edad.

Al llegar arriba, los revisaron y al otro chico no le quitaron nada por una sencilla razón: hacía menos de un mes que ya lo había "cogoteado" por ahí cerca y ya no tenía celular, ni documentos, ni dinero....además andaba vestido con ropa de poco valor en lo que a marcas se refiere, pero mi niño aún estaba invicto y le quitaron de un modo grosero su celular nuevo (regalo de cumpleaños nuestro, con 4 días de uso) con todos sus contactos, su música y las fotos de sus amigos. Le revisaron la billetera y le sacaron la poca plata que tenía ($1.500, unos 2 euro aprox, ¡nada!) lo desvistieron y le quitaron la ropa de abrigo, o sea su chaqueta (parka) favorita y su chaleco regalón con rayas azules y negras. No conformes con quedarse con lo ajeno, al revisar la billetera iban tirando al suelo los papeles que allí había dicendo: _"Esto no "los" gusta"_ y después, como un detalle de exquisito refinamiento, para humillar, lo hacían recogerlos con sus órdenes de _"¡Recógelo, poh!"_. Para concluír, los ladrones les advirtieron que no se movieran hasta que ellos les silvaran. Así lo hicieron, como si fueran unos perritos.

Bajaron, el amigo le prestó uno de sus chalecos mientras se quedaba con la de dentro y fueron a pedir a Raimundo que vive a dos cuadras que por favor los transportara de regreso a casa.Llegó choqueado, tiritando de frío e impotencia, asustado, enojado e incrédulo de que esas cosas no fueran sólo aprehensiones de sus viejos.

Yo espero que ya que sólo se perdió lo material sea un aviso de ser más cuidadoso en el futuro, pero tampoco quiero que sea un ser pusilánime atemorizado de todo, cosa que lentamente se está instalando en nuestras sociedades enfermas.






15 comentarios:

Ana dijo...

Absolutamente tremendo lo que está pasando en relación a la seguridad (veo que tu país también se ve afectado, como el nuestro).

Lo que sí, yo no sé si él (tu hijo y otras víctimas) pueden tener más cuidado. Porque antes sí, claramente uno sabía a donde NO ir, horarios... o por supuesto, podía tener cuidado de no andar mostrando objetos MUY costosos en la calle.

Pero ahora? Ahora (al menos en mi país) te asaltan a cualquier hora del día en cualquier lugar, para robarte NADA. Y lo que es peor, te matan.

Y yo no veo cuánto más cuidado uno puede tener frente a unos delicuentes que, mitad por su situación marginal y mitad por la droga, han perdido todo valor por la vida, propia y ajena. Un desastre!

Perdón si me explayé demasiado pero es un tema que me tiene tremendamente preocupada.

AleMamá dijo...

Gracias, Ana. Espero que si debiéramos pasar de nuevo un trance así sea sin consecuencias más graves que lamentar.
Muchos años atrás, cuando tenía 10, mi hijo Pablo de 33 ahora, fue a buscar a su prima a 2 cuadras de distancia al jardín infantil tipo 4 de la tarde. Fue en su bici de la navidad anterior, cuando un hombre se la quitó ¡y lo golpeó en la boca porque el niño se quedó paralizado al no entender qué estaba sucediendo! llegó a la casa con sangre en el labio y por años atemorizado y mirando por arriba del hombro cuando le parecía que alguien se parecía al ladrón.

Gabriela dijo...

¡Qué indignación!
A mí me asaltaron hace como 5 años, dos tipos muy mal encarados se me acercaron por la calle a las 12 del día, y entre insultos me dijeron que les entregara mi celular, que justamente tenía en la mano. También me amenazaron diciendo que tenían un pistola, cosa que no creí ni por un segundo, pero no estaba para confirmarlo.
No se llevaron nada más porque mi mochila era del color de la chompa que tenía puesta y se mimetizaba.
Después, con más insultos, se fueron corriendo. Por precaución no he vuelto a pasar por ese sitio.
Espero que esos desgraciados no hagan que tu hijo, ni nadie en tu familia, viva dentro del lógico miedo.

SergioA dijo...

A todos nos llega el día.
:(

Y esto de mantener a los delincuentes libres en la calle, lo hacen los gobiernos de izquierda en todo el mundo. Les sirve para demandar de la ciudadanía enormes cantidades de dinero para planes sociales y para convencernos de las bondades del aborto.

Cariños.

Dharma dijo...

Oh, lo siento mucho alemamá. A mí no me ha pasado nunca todavía, trato de cuidarme, me muevo en taxi si es necesario, pero es una lata vivir así, tienes razón.
El robo que comentas a tu otro hijo, que pasó según mis cálculos en 1986 me parece aún peor, porque agredir a un niño para robarle su bicicleta sí que no tiene nombre... >:-(
Un amigo me decía que este miedo es un invento de los medios y de los políticos. Yo creo que la situación de tanta delincuencia es nueva y por eso este miedo es también nuevo, pero no es ningún invento sino que hay razones tangibles para cuidarse y para desconfiar... una pena, ojalá algún día cambie esto.

AleMamá dijo...

Ana, me quedó dando vueltas lo de tener más cuidado...mira, la hora era "tarde", como las dos de la madrugada de un viernes, pero el lugar ¡es centralísimo! no es el centro histórico de Santiago, pero sí una avenida de lo más concurrida pues articula la ciudad de oriente a poniente.
Las ropas eran buenas, pero usadas y nada de marcas de culto ni cosa parecida. De hecho, la parka se la compré en un outlet y el chaleco en una liquidación. El celular era nuevo porque le tocaba recambio y es parte del equipo normal de un chico de su edad y condición; por lo demás, es tremendo andar calculando cuánto puedes arriesgar a perder en un asalto a mano armada de noche, por sorpresa, etc, y como algunos dicen acá, no pasa sólo de noche. ¿Qué hacer? no hay voluntad política, me parece para castigar de verdad a los "patos malos" como el hampa les dice acá.

Tenemos niños delincuentes famosos ¡de 10 años! y no saben qué hacer con ellos: inimputables, de familias disfuncionales, peligrosísimos, ¡y en libertad!

Es terrible.

Jorge S. King dijo...

Muy lamentable situación, pero dale gracias a Dios que no pasó de un robo. Agradece que no le hicieran nada más que golpearle en su dignidad, que seguramente le dolerá durante mucho tiempo.
Son muchos los casos donde los ladrones disparan sobre sus víctimas así porque si, vaya uno a saber la razón que tendrán, pero ya es una tendencia.

María Paz Ureta dijo...

nada que decir....

AleMamá dijo...

María Paz, te recordaba mientras posteaba ésto, recordaba lo que acababas de contar sobre los flaites en tu barrio..... hay TANTO que decir que ya da lata siquiera comenzar

Juan Ignacio dijo...

Alemamá,
Mi mensaje de ánimo en este difícil momento.
Saludos.

maria jesus dijo...

En España pasa igual, te puede ocurrir en cualquier sitio, ya no vale evitar determinados sitios y la gente vive asustada y nadie te echa una mano si lo necesitas.

Todos los dias hay muertes violentas, peleas y robos en casas y personas.

Fijate, que hasta se puede denunciar por tlfn o internet de lo colapsadas que estan las comisarias

¿Cual es el rtemedio?

misideascotidianas dijo...

Lo primero es el alivio de saber que no le ha pasado nada.

Lo segundo la rabia que siento desde aquí, así que imagino la de tu hijo y la vuestra.

Dices que ya ha visto que no son cosas que sus viejos inventan. Este es uno de los grandes temas.

Mis hijos piensan que tengo una mente retorcida que solo veo delincuentes.

Yo no quiero que sean cobardes, pero una cierta dosis de miedo les hará ir más alerta.

En cualquier caso, ante estos tipejos, no poner nunca resistencia.

Un beso para todos

Luisa

Natalio Ruiz dijo...

Horrible. En cualquier caso si la cosa empeora ni piensen venir para este lado de la cordillera porque me parece que la delincuencia que tienen se las exportamos nosotros.

Respetos y oraciones.

Natalio

j.a.varela dijo...

Alemamá:

Acá igual! Es más, como muchas veces anda de por medio droga de muy baja calidad -pasta base- están descerebrados y por un para de championes te matan.

Y hay que aguantar a la ministro populista del ramo diciéndote que es una "sensación", que la culpa la tienen los demás, siempre los demás, que somos clasistas e intolerantes.

Un saludo para vos.

Juan

Xuravet dijo...

lo primero es que afortunadamente no pasó algo más con tu hijo salvo, como ya han comentado el robo, y su dignidad golpeada.
Esto me hace hacer una reflexíon más detenida con respecto a esta problemática que de un tiempo para acá se está acentuando en nuestros países. Si bien la percepción de el aumento de la delincuencia es notorio, tambien debemos de pensar en que esta precepción es alimentada por los medios de comunicación, en mi país la televisión local se ha vuelto un pasquín amarillista que le sacan jugo a las notas de este tipo a más no poder, no digamos los muchos medios impresos que solo te ponen sangre, sangre y más sangre en todas las ediciones del día. Esto ha hecho que el miedo se apodere de nosotros y no no deje ver más allá; en lo particular si formo parte de las estadísticas, una vez fue hace varios años y lo único que perdí fueron algunos documentos, poco dinero y una chamarra y otra hace un par de semanas que robaron mi auto por la noche, pero ya lo recuperé con los flatantes normales y tengo que volver a armar ciertas cosas. Pero en nunca he sufrido de violencia en estos casos, aparte mis conocidos algunos han sufrido asaltos pero sin consecuencias.

Ya me enredé con todo lo que quisiera comentar pero es un tema que requiere una profunda reflexión, ver realmente cuales son las causas, quienes o que los responsables de que aumenten.

Un abrazo Amiga.

>Xuravet

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas