Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 24 de abril de 2012

Hojas de otoño



Bueno, finalmente lo tenemos aquí. Ha llegado el otoño y con él las hojas, que me encantan. No estoy segura de si mi hermana paisajista estará de acuerdo conmigo cuando debe hacerlas retirar para trabajar los jardines.

Sí, me encanta ver hojas secas tiradas o que vuelen por todos lados, pisarlas y contemplarlas como giran y caen lentamente sobre el pavimento o en mi jardín. ¿Qué afán será eso de sacarlas de las calles en cuanto caen? y parece que en todas partes se cuecen habas porque Fernando dice que en París también las sacan y todo se ve muy ordenado y limpio. En eso, no estoy de acuerdo con él. 

Un pintor alemán avecindado en Chile, don Pablo Burchard, correteaba a los barrenderos de hojas con su bastón y les decía ¡Salvajes! 

Y a Uds. mis  amigos en primavera u otoño, ¿qué les parece?



12 comentarios:

Cyrano dijo...

De acuerdo con lo de las hojas de otoño,amiga. PREFIERO el otoño...

Winnie0 dijo...

Adoro las hojas de los arboles, cuando no están porque llegarán, cuando brotan verdes porque me dan color al paisaje...cuando se vuelven doradas porque adornan las calles....Un beso Ale

esteban lob dijo...

Hola Ale:

Las hojas que caen de los árboles, debe ser parte de lo más encantador del otoño.

Un beso.

Gabriela dijo...

No me llevo muy bien con el verano, por lo tanto estoy contenta con tener días menos calurosos. Por acá sigue saliendo el sol, pero es notorio el descenso de la temperatura.

bajoparaguasvioleta.wordpress.com dijo...

Me fascina el otoño, y las hojas cuando giran alrededor de los troncos de los árboles en remolino... y las alfombras de hojas. ¡Qué lindo!

hna. josefina dijo...

Soy como vos.
Me encantan las hojas de otoño. Y los colores en general que tenemos por estas latitudes.
Pensar que hay países tropicales y ecuatoriales que no tienen esa maravilla que son los paisajes otoñales...
Y si no es sobre asfalto, creo que no hay que limpiar las hojas, incluso para que fertilicen la tierra.

ojo humano dijo...

Mis hibiscos florecen y florecen. Yo le agrego a mi mate todos los días una flor de las que se van muriendo. Tiene un sabor ligeramente ácido. Todavía en mi jardín no se nota el otoño, en la calle ya llegó. Me gusta, es agradable la brisa fría y la variedad de colores. También me gusta la primavera, en fin, cada época tiene su qué...

Fernando dijo...

Siempre tan generosa, Alemamá.

Me gusta el efecto de las hojas de otoño caídas en la calle, pero me parecen peligrosas: si llueve la calle se convierte en una pista de patinaje, no apta para gente con muletas.

Dísfruta de la estación, Alemamá, su color es -en mi opinión- más bonito aún que el de la primavera.

AleMamá dijo...

Fernando, la diferencia de opinión debe ser porque acá llueve poco, pero en eso tienes razón, si se mojan y son muchas pueden hacerte resbalar y caer y quebrarte la cadera y...y...y.... jejejeje

Sí, tienes razón, sólo bromeo con la edad.

Andy dijo...

Por contra, nosotros estamos disfrutando de la primavera y ya tenemos a las puertas el verano... ¡qué ganas de playa!

Un abrazo.

Irantzu dijo...

Yo las adoro, son los colores más hermosos del año!

fgiucich dijo...

Me encanta el otroño. Abrazos.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas