Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 17 de abril de 2012

Protegidos por la inocencia

Acabo de oir en un reality de mucho éxito en Chile a un grupo cantando "Para hacer bien el amor", de Rafaella Carrá, éxito total de más o menos los años '70. Recuerdo que también yo lo cantaba a voz en cuello porque me encanta la Carrá, con su simpatía y energía que, gracias a las letras pegajosas, hacían las delicias de las fiestas. También cantábamos canciones de Tormenta, cantante argentina bastante hippie, y así por el estilo.

Cuando  ya era una mujer casada, me di cuenta del sentido de lo que cantábamos con toda ingenuidad, porque las letras de esas canciones no lo eran, pero jamás fueron tan directas y vulgares -de pura carne y cero sentimiento- como muchas de ahora que hacen perder la virtud con sólo oírlas. Realmente no puedo comprender cómo algo así era posible oírlo en clave limpia, salvo que con tanta mugre en la que nos movemos uno se ponga maliciosa, cosa que no excluyo.

Vino la diva a un programa de T.V. y había un sacerdote presente junto cuando la italiana cantó la canción que comento pero le cambió la letra por una que dice: "Para enamorarse bien hay que venir al sur", y el cura le dijo que él cantaba sus canciones mientras se afeitaba y ante ese comentario la mujer se puso roja-roja y se cortó, lo que me habla de pudor de su parte, pese a haber popularizado esa y muchas otras canciones con doble lectura.

Mi marido, que es muy despistado, de repente pone la radio sin fijarse en la temática de las canciones y yo le debo cambiar la estación porque francamente no soporto tanta bajeza y llamado a los bajos instintos. Una cosa es el ritmo y otra la vulgaridad evidente y buscada.



10 comentarios:

Gabriela dijo...

Supe del temblorazo de anoche. Espero que ya los dejen tranquilos.

Winnie0 dijo...

jaja Completamente de acuerdo contigo Ale. La Carrá en España tuvo muchos años de gloria....Un besito y hoy te espera en mi blog una tonteria

susana dijo...

Son peor las canciones en inglés que, por suerte muchos no entienden, pero dicen toda clase de barbaridades. Un saludo.

PiliMªPILAR dijo...

Las músicas, que no canciones siempre, pueden caer en las mismas o peores vulgaridades aun no teniendo cuenta la moralina/desmoralina de las letras.
De todos modos, la mediocridad está generalizada en TODOS los campos. Hasta el punto de haberse instaurado ya como la 'in virtus'/carta de presentación.
Por si acaso no estoy libre de pecado, tiraré la primera piedra!

Un saludo. Te he conocido vía Winnie

José Antonio del Pozo dijo...

es muy verdad cuanto dices, qué de recuerdos la Carrá, cierto, la vulgaridad de ahora es intragable, están pervirtiendole el gusto a la gente en pro de una chabacanería inaguantable
saludos blogueros

Fernando dijo...

Así es, Alemamá. No hay peor propaganda de la mala vida que las canciones, las pelis de la tele, las pelis del cine, la vida de los famosos. No hace falta que la gente lea libros-basura, basta con oír las canciones y ver la tele e ir la cine y leer las revistas de famosos para que cosas monstruosas te acaben pareciendo de lo más natural.

Andy dijo...

Estamos absolutamente rodeados por la mugre. No hay cosa que guste publicitar más que el sexo y la anarquía moral.

A veces uno no es consciente de todo esto, precisamente porque el ambiente comienza a calar en nuestro interior.

Con todo,reconozco que me cae muy bien la Carrá y que si suena sus canciones las tatereo ,jeje.

Un saludo.

AleMamá dijo...

Jose Antonio, gracias por venir. Ua pasare a conocerte pues edtoy respondiemdo con el movil.

Cyrano dijo...

...otros tiempos, querida amiga...otros tiempos.

bajoparaguasvioleta dijo...

Tal cual. A veces se me pega una canción en inglés y cuando descubro la letra: oh no!

Muy lindo tu blog! Te invito a conocer el mío:

bajoparaguasvioleta.wordpress.com

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas