Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 11 de junio de 2012

¿Cuánto me quieres?



Los niños de hoy definitivamente no son como solíamos ser. Ya no bastan los brazos abiertos hasta tener una distensión muscular severa para demostrar el amor que se tiene, hoy las comparaciones son más científicas, cultas e informadas como esta anécdota de Isabel de 4 años:

El otro día mi hija le dijo que la quería de aquí a la luna y ella le dijo:  "¡¡pero yo te quiero de aquí a PLUTÓN!!" y con eso le ganó de una vez por todas jajajajaja.



9 comentarios:

dolega dijo...

¡Y ademas de verdad!
Es que hoy día hay que tener cuidado porque los niños de hoy nacen sabiendo.:)
Besazo

Winnie0 dijo...

Yo quería a mi madre ida y vuelta hasta el cielo.....Un besote

AleMamá dijo...

Winiie, yo me desesperaba por no poder dar la info correcta de cuanto los quería.
Besos, qué bueno es que sigas viniendo.

Gabriela dijo...

Yo decía "hasta la Luna y de vuelta", y un día me contestaron: "y yo, hasta donde está Dios".
¿Qué más se puede pedir?

hna. josefina dijo...

¡Genial!
Un abrazo.

Miriam dijo...

Con los sobrinos jugamos a querernos infinito, infinito dos veces, tres veces...
Los niños aprenden rápido, y es difícil ganarles en creatividad. Yo puedo una vez, pero a la segunda ya han aprendido, y me ganan¡

susana dijo...

Qué mona. Y sabe mucho para ser tan pequeña. Un beso.

Fernando dijo...

Ahí se ve el buen nivel de la educación en Alemania, Alemamá: una niña española no habría tenido muy claro si Plutón está más cerca o más lejos que la Luna.

Muy tierno, en todo caso.

elsillóndepapá dijo...

Hola AleMamá, muy gracioso... porque Plutón está muuuuuyyyy lejos y hay que saber dónde está. Te comento, hubo un problema con tu comentario, lo tengo en el correo pero no sale en el blog, por lo tanto la gente no puede llegar a tu post.. y es una pena. Un abrazo

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas