Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 27 de agosto de 2012

Cartas intergeneracionales. No soy la única

Usé la misma imagen de Gabriela para unir los dos posts


Gabriela, en su último post, ha contado de una postal de verdad, por correo, que le mandó a su sobrina desde Amsterdam. Me hizo recordar de inmediato que no es la única que hace estas inversiones de tiempo y dinero extra para mantener en el recuerdo de una generación más la alegría romántica que es recibir una carta a la antigua, que lleva algo del remitente pues la toco, dejó su manuscrito y se tomó muchas molestias para hacerlo aunque tenga Whatsapp al lado para estar en contacto, pero ¿cómo se pueden comparar ambas cosas?

Me carteo con mi nieta Isabel de Alemania. Es divertido, porque le fascina recibir cartas que digan SEÑORITA, porque lee, y la abuela chilena (yo) se derrite cuando le llegan las suyas llenas de stickers y dibujos, más los consabidos dichos amorosos como "te quiero, Moma" decorados con corazones, estrellas, Hello Kitty y otros íconos tal como se espera en estos tiempos de tanto sentimentalismo. 

Cuando por fin llegan las cartas a uno u otro lado del océano, nos mostramos lo recibido...¡por Skype! instantáneamente; enseguida nos ponemos a pensar en la próxima, porque todas las implicadas sabemos que pese a ser anunciadas y llegar siempre con cosas añejas será lo mejor del día. Qué contradicción, ¿o no?


15 comentarios:

Winnie0 dijo...

Si por algo más me gusta la Navidad es porque todavía llegan christmas por correo!!! Qué bueno Ale!!! Un beso

dolega dijo...

¡Que va a ser contradictorio! para nada.
Nuestra generación se muestra encantada con la inmediatez de los adelantos técnicos, disfruta de ellos, les casa provecho, pero necesitamos poder guardar en nuestra caja de tesoros esas muestras concretas que nos recuerdan a los que queremos.
Seguramente que para estas generaciones su caja de tesoros será un disco duro externo, pero para nosotros sigue siendo esa caja de madera de habanos ó esa lata de galletas con algún motivo que nos guste especialmente.
Besazo

susana dijo...

Las cartas permanecen. Los mensajes desaparecen inmediatamente. Nunca será lo mismo. Un beso.

Gabriela dijo...

Qué linda historia... gracias por la mención.
DEbo confesarte que prefiero la sorpresa: si alguien me manda algo por correo, prefiero que no me lo adelante. Igual hago con la correspondencia que yo mando.

AleMamá dijo...

Gaby, tratamos de que sea sorpresa, pero no nos resulta mucho porque se le sale contarme o porque me cobra por falta de correspondencia.

AleMamá dijo...

Winnie, por acá, salvo tarjetas institucionales, y pocas- nadie te manda saludos de fin de año. En casa era uno de los adornos fijos eso de juntarlas todas arriba de la chimenea. Hoy no se puede.
Besos

AleMamá dijo...

Susana, í, permanecen, pero cuando se ha acabado la tradición les hemos tomado el peso al valor que tienen, y ya he tirado demasiadas. Una pena.

AleMamá dijo...

Dolega, siempre tan divertido y realista tu punto de vista. Sí, pronto vamos a tener un disco para guardar los tesoros. Ahora se van a corromper los archivos como antes se patinaban por la antigüedad.
Besos

Ale Jr. dijo...

a Isabel le encantan y no me quiere pasar las cartas para que yo se las guarde... las mira, las re-mira, las vuelve a mirar, saca los tesoros que le han llegado de lejos, se ilusiona pensando en lo que va a escribir o mandar después.

Es todo un tema la cosa, ahora Felipe le dijo que le iba a escribir y está esperando para mandarle despues ella un dibujo que hizo del gato "peludo" jajaja.

MIC dijo...

Para mi gusto no hay nada más entrañable y personal que una carta.
Me das mucha envidia amiga, yo soy más perezosa y he sustituido la carta de siempre por estos mails de locura que tan rápido conectan pero que despersonalizan.

Tu nieta siempre recordará este juego como algo muy especial en su vida.

Enhorabuena

Fernando dijo...

Qué bonito, Alemamá.

Yo estoy empezando a vivir esto con las cartas que me envía mi sobrino, que está empezando a escribir: la firma (PABLO) es tan grande como el resto de la carta junta, debe ser algo de afianzar la personalidad.

Cyrano dijo...

Formulas magicas que nunca debemos olvidar...

ojo humano dijo...

Lo más maravilloso que podemos hacer es dejar esos recuerdos tangibles, las cartas, tarjetas, saludos.
Me encanta mandarlas, todavía voy al correo a poner mensajes más permanentes, aunque no desprecio el mail.
Un abrazo...ay, qué preciosodad de primavera que nos espera. Disfruta.

AleMamá dijo...

Que bueno es tener de nuevo tus visitas, Fernando.
***
Gracias por venir, Cyrano. Aprecio tu amistad y el esfuerzo que debe ser escribir para ti, amigo mío.

Miriam dijo...

ja ja ja genial lo de enseñarse la carta por Skype Es lo más¡

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas