Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 1 de abril de 2007

Las olas generacionales.

Alguna vez, escribí ésto: Como las cosas han cambiado, creí oportuno reciclarlo
:)
Cuando mi hijo mayor nació, me regalaron el típico álbum para poner cada mínimo adelanto con sus "gracias" que yo iba anotando con dedicación y primorosamente.

En un lugar muy destacado estaba este poema de Gabriela Mistral, chilena, premio Nobel de literatura 1945, que me caló hasta los tuétanos del espíritu. Quién no ha sido madre no lo puede captar quizás, y no hablo de biología, sino de MATERNIDAD eso que no se transfiere por inefable.

Apegado a Mí

Velloncito de mi carne,
que en mi entraña yo tejí,
velloncito friolento,
¡duérmete apegado a mí!

La perdiz duerme en el trébol
escuchándole latir:
no te turben mis alientos,
¡duérmete apegado a mí!

Hierbecita temblorosa
asombrada de vivir,
no te sueltes de mi pecho:
¡duérmete apegado a mí!

Yo que todo lo he perdido
ahora tiemblo de dormir.
No resbales de mi brazo:
¡duérmete apegado a mí!


Hoy adulto, poco sabe de estos sentimientos. Es hombre y no ha puesto aún lo mejor de sí como semilla de futuro en otro ser de su sangre. Quizás algún día lo entienda. Yo, esperaré lo necesario.




Bueno, el ciclo de la vida no se detiene y hoy, con su esposa Mariana, esperan ese anhelado nieto/a que le está haciendo ver las cosas desde el otro lado de la zanja.

10 comentarios:

alida dijo...

Que bello poema de verdad que hace llegar a lo más profundo, felicitaciones por esa nueva semillita, ellos ahora verán que la vida es diferente
Un gran abrazo amiga

El Churruán dijo...

Un poema precioso, amiga. Felicidades a los papás y a la orgullosa abuela.

Lindisima dijo...

Hermoso poema, yo tengo dos pequeñines y se me erizo la piel de leerlo

B.B. Queen dijo...

lamentablemente, uno no se percata de las cosas hasta que las vive. y digo lamentable, pues sobre aquellas experiencias de las que podemos ser advertidos nos arrepentimos de no haber escuchado.
aquellas hermosas vivencias hay que esperarlas con alegría.

saludos, te leo.

Carina dijo...

me acorde de un verso que le resitaba siempre a mi mamá...

"soy chiquitita, como una pepita de ají, pero tengo el corazón grande, para quererte a tí"

jajjaja


aun no soy madre...asi q solo puedo ver todo desde lo que soy "hija"

Irantzu dijo...

Qué bonito poema.
Y qué bonito poder ver pasar el tiempo por nuestros hijos.

bajamar dijo...

Las olas generacionales son las mejores olas...siempre se renuevan orillando el tiempo..precioso recuerdo.

Gabriela Mistral en esa ternura suya es todo un prodigio si miramos su historia y un misterio para los historiadores literarios...(qué triste sería que fuese cierto que fue vetada su maternidad y su femeneidad por el orden social de su época)...pero que más da, si está ahí su ternura e intensidad en cada linea y respiro...y pone palabras al amor más tierno del mundo...felicidades de nuevo por el crecimiento de la familia y del cariño

un beso a la niña del peral :)

Marina dijo...

Ale, querida hermana: me encantó tu último post, ya lo sabíamos pero a veces El nos permite comprobarlo ;): El Amor tiene la última palabra. Te deseo la Pascua que Jesús necesite en vos para hacerte crecer en santidad. Un abrazo.

Alemama dijo...

Gracias, Marina, tanto tiempo sin pasar por acá. Siempre eres muy bienvenida. Lo mismo te deseo :)

tatacatito dijo...

Yo conozco ese texto ;)

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas