Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 15 de julio de 2007

Hablando de carrozas fúnebres....

Manuel Gregorio, mi bisabuelo

Mis antepasados han vivido por generaciones en Villa Alegre de Loncomilla, en el valle central de Chile, y muchos, pero muchos de ellos, han sido transportados por la carroza de la que hablaba en otra entrada*.

He recordado una de esas historias famosas de la familia, recogida por mi madre, pues de otro modo ya nadie lo recordaría. Se las cuento:

Mi bisabuelo Manuel Gregorio era un "tragafrailes" recalcitrante que había dejado estipulado de que cuando falleciera "no lo pasaran por la Iglesia pues iba a espantar a los caballos".

Como a todos, la hora de su muerte llegó el día que estaba estipulado, y luego de su velorio en casa fue llevado directo al cementerio, pero el pueblo es una calle larga y era ineludible pasar frente a la parroquia con el cortejo, y allí es tradición hacerlo a pie, con marcha solemne siguiendo a los caballos que tiran esa magnífica carroza de madera tallada.

Nadie contaba con que , efectivamente y contra toda noticia anterior, los caballos se espantaron y corrieron los pocos kilómetros que los separaban del camposanto, con lo que en la memoria popular quedó el hecho como algo sobrenatural.

Yo no me pronuncio, no estaba allí, obviamente, pero que da para pensar, da, ¡qué duda cabe!





15 comentarios:

El Verbo Sabio y Divino dijo...

saludos
me dejastes pensando en el funeral de mi abuela.

M.

PAZ TRAVERSO dijo...

Que buena anecdota y no me digas que eres de la tierra donde se hacen los helados " Loncomilla" que son artesanales y los màs deliciosos que he comido en mi vida !!!!!
Cariñotes

Alemama dijo...

Mugget: ¿Nos contarías qué pasó en el funeral de tu abuela'
Un besote

Marina dijo...

hola Ale, gracias por tu visita, la carroza toda una obra de colección, el relato bueno casos curiosos y propio de los pueblos...

modes amestoy dijo...

guardar las historias familiares es guardar el recuerdo de los que se fueron y hacerles vivir un poco más.
Un abrazo

El Churruán dijo...

Jejeje al final el pobre hombre hizo su voluntad :)

Alemama dijo...

Paz: Sí, mi familia procede de por ahí.Han sido agricultores por generaciones. Los fundos nbásicamente han sido para viñas y cultivos anuales: trigo, maíz, hortlizas, frutales en alguna medida....y sí, lo shelados San Francisco de Loncomilla son deliciosos :P
************
Churruán: sí, tambien. ;) el viejo hizo SU voluntad. Yo espero que, sin nuestro conocimiento, haya tenido el minuto de clarividencia para hacer la voluntad de Dios en el momento del todo o nada de su vida.
*********
Modes: Mi madre es el cajón de los tesoros de las historias de nuestra larga familia. Ha oído y recopilado hiustorias que he tratado de ir poniendo acá para rsguardarlas de un olvido más rápido.

***********
Gracias a todos por su amistad blogera.

ojo humano dijo...

Intersante, muy interesante.
Tal vez sabemos muy poco del mundo espiritual, tal vez los animales perciben cosas que nosotros no. Para pensar.
¿Te acuerdas de esa burra y el profeta que se narra en el A.T.?

A ver si lo escribimos algún día ¿no?

Estoy brrrrrrrr hoy.
Me voy a tomar unos mates con poleo para ver si me desbrrrrr

Un besito.

pon dijo...

Jjajaja, qué bueno, al final el hombre se salió con la suya de todas todas. Mi padre era anticlerical también y cuando murió dejó dicho que de responsos nada. Llegamos al cementerio con el féretro y sale de la capilla el cura y se dispone a cumplir su cometido que mi madre le había encargado sin contar con los deseos de mi padre....y cuando el buen hombre, que sabía que mi padre no quería nada de nada, empieza a rezar, el coche del féretro estaba sin frenos y empezó a bajar la cuesta.....a mi madre casi le da un soponcio, el pobre cura en silencio, el chófer metiéndose en el coche a toda pastilla.....y nosotros diciéndole a mi madre "¿ves lo que pasa por no cumplir las voluntades de papá?".
Al final unas risas en medio del entierro, qué cosas, reíamos y llorábamos a la vez.

Alemama dijo...

Mirándolo bien, tiene cara de "parado en la hilacha"= soberbio; (¿de dónde saldría el dicho?) Dicen que era muy buenmozo (ahí no se nota tampoco), pero tenía unos ojazos azules que hicieron época allí, y un pelo que mataba pues no fue pelado. En fin, que en paz descanse.

almena dijo...

Pues sí que da para pensar, sí...

:)

Besossssssss

Alemama dijo...

Mientras más miro a M.Gregorio,menos deseo parecerme a él. Era tan terco, para bien y para mal, y se le nota, ¡y eso que era la foto de su matrimonio!
¡Ay, los genes...!

Tanhäuser dijo...

Como decimos aquí, "genio y figura hasta la sepultura".
un abrazo, Ale

alida dijo...

Se hizo su voluntad hasta el final, se salio con la suya
Cuando estaba pequeña uffsss tendría cuatro años me acuerdo el entierro de mi tío, lo llevaban a pie pero lo que recuerdo era la música fúnebre, muy solemne como fuera hoy, y de eso han pasado muchos años
Un beso amiga

Xuravet dijo...

Interesante relato. Me parece muy buena idea el estar recuperando la historia familiar, no dejar que se pierda, pero a veces la historia no es tan agradable y puede estar llena de sufrimientos.
Este fin de semana, visite a mi madre y en la charla de sobremesa, rememoro su infancia y muchas de las cosas que tuvo que vivir; una historia bastante triste. Afortunadamente mi mamá no dejo que esa etapa de la vida la amargara y siempre es una persona muy cálida y alegre.

Todo lo que platicó este día lo tengo grabado y lo voy a enriquecer posteriormente.

Un abrazo.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas