Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 8 de agosto de 2008

La web es una plaza pública


Me molesta el formulario para crear entradas cuando está vacío. Me provoca, me torea, me dan ganas de llenarlo de sentimientos, de ideas geniales, de belleza, pero sólo me sale lo que puede decir alguien como yo, y generalmente me quedo con los deseos de ser cursi, de quedar mal sin pensar que me pueden leer mis amigas y conocidos, que se pueden sentir aludidos o considerar que no debí decir ésto o aquello. Eso me pasa por darle publicidad a mi blog, y no es que crea que soy muy leída; que no, que soy realista, sólo que no sé quién estará dando vueltas con un mouse sobre la dirección de mi sitio. En todo caso, creo que lo correcto es ser formal, que se debe decir acá las cosas tal como las diría de frente, dando la cara, en la plaza pública, que eso es la Web, un mercado donde se reúne todo el pueblo, amigos y no tanto, y hay que actuar en consecuencia.

Me propuse que mi sitio sería limpio, "para todo espectador" y respetuoso, por eso le puse como nombre uno que a la vez pretendía que fuera una descripción: "Despejado y Cálido", y he hecho todo por mantenerlo así, y el día que no sea posible, se acaba el asunto.


9 comentarios:

ANAROSKI dijo...

Querida alemamá:

Te noto un tanto agobiada, ¿te ha ocurrido algo?¿Cómo sigue tu madre?Espero que todo vaya bien, y si hoy tienes un día tormentoso, permiteme que te invite a mi blog a leer un par de chistecitos, que a lo mejor consiguen sacar una sonrisita.

Besos desde España.

AleMamá dijo...

Gracias, Anita. ¿Agobiada? quizás un poco, pero más que nada con ganas de hacer muchas cosas que tengo en carpeta, pero cada cosa a su tiempo. Gracias, ya pasaré a leer tus chistes, jeje

Tanhäuser dijo...

Siempre has hecho honor al título de tu blog, mi querida Ale.
Has construido un espacio donde tú y los que te leemos, podemos expresarnos libremente y donde se respira respeto, cariño y bondad.
Un abrazo grande.

Z&Z design - ChZ y Mariespe dijo...

Verdad que es dificil? hace poco Ana escribió algo así y se resolvió que puedes contar cosas pero cambiando el nombre de la gente y el lugar, detallitos... y al final te exhoneras del sentimiento de culpa jajaja Saludos!
MARIESPE

Fernando dijo...

Querida Alemamá:

Recién vuelto de la playa, leo con mucha pena tu post anterior, sobre la salud de tu madre. Voy a rezar mucho por ella y a encomendarla en la Comunión, para que todo vaya bien y siga muchos años a tu lado, apoyándote.

Vete contándonos cómo va todo, ¿vale?

F.

Terly dijo...

Hola Alejandramamá:
Pasaba a saludarte pero no sé si llego en mal momento.
No te agobies por nada, no vale la pena. Sueña, ríe, y piensa en esa madre tan guapa que nos has enseñado en tu post anterior.
Pasaré de nuevo a saludarte en otro momento.

Ana dijo...

He pasado por esa encrucijada de querer "hablar" y no poder, por miedo a ser leída por quien no tenía que leer justo en ese momento.

Al final no la resolví, simplemente traté de no pensar demasiado en ello, y de volcar lo que me pasa, con el mayor respeto que pueda (y por supuesto, sin dar nombres!)

j.a.varela dijo...

En esta plaza pública despejada y cálida, nos sentimos a gusto los que buscamos la verdad, la belleza y el bien. Y encontramos unos visitantes estupendos que también tienen unas plazas acogedoras. Se está muy a gusto en este blog chilenísimo que quiere decir buenísimo.

j.a.v.

Abuela Ciber dijo...

Preciosos sentires, la autenticidad nos cuesta a veces muhas cosas, pero es mejor asi que el arrastre de la hipocresía.
Cariños y gracias por visitarme.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas