Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 23 de junio de 2010

Cepillos dentales: en la duda ¿abstente?


Cepillo de dientes verde: de Felipe. Rojo de mi marido. Azul, del pololo* de mi hija, que lo usa cuando se queda a comer con nosotros (el pololo, no la Tere, jeje), ella usa uno  eléctrico, que me cargan. No me gustan.

Amarillo usa acá mi hermana, comensal frecuente en casa. El mío no tiene color específico, sino de una marca "porque me deja más blancos los dientes y fresco el aliento"....nooooo, la segunda afirmación es del dentífrico....en fin, cada uno tiene asignados sus colores para evitar que toda la familia, muerta de asco, los tirara al basurero día por medio, pero nuevamente están sucediendo cosas raras. Les cuento.

Tenemos los cepillos en los baños del primer y segundo piso, o sea, series repetidas. Además, siempre tengo de repuesto por las confusiones de antes, es ya una costumbre, y todo para reponerlos sin que nadie quede con olor a ajo a las horas en que ya no es tolerable. 

El problema es que hoy me encontré con DOS de los que se supone que son míos arriba y otros abajo, y los que estaba usando eran color naranja abajo y celeste arriba, pero ahora han aparecido duplicados y cambiados de tonalidad y ya no sé cual es el mío.....¿qué hago, si estaban nuevos?

Se aceptan sugerencias, tips, consejos, nombres de insumos para desinfecciones ¡lo que sea para por fin poder ordenar el asunto y lavarme los dientes sin pensar que otro se los ha lavado con mi cepillo! ¡Waj!



*Pololo/a: novio/a informal, antes del compromiso matrimonial


21 comentarios:

Winnie0 dijo...

Si puedes pásate hoy por mi blog que hay un cariñito para ti. Besos

Gabriela dijo...

Solución radical: bótalos TODOS y empieza una nueva serie de cepillos para todos, incluido el eléctrico.
Me causa gracia: en casa, llueve o truene, mi cepillo es y ha sido siempre el azul.

maria jesus dijo...

Lo de los cepillos de dientes es como la bolsa de los calcetines desparejados, parece que los duendes caseros, de vez en cuando, se materializan en cepillo o calcetin para volver a uno loco.

Hay crisis. Lava el cepillo bien con jabon y tenlo un ratito en un vaso con agua oxigenada y ya puedes usarlo con tranquilidad. A fin de cuentas, cuando lo compras, no viene esteril.

Cosas de las familias grandes

Edit Liliana Ciotti dijo...

ja, ja, ja...
En casa pasa lo mismo.
Hace poco llevé a mi hija a la dentista, y como tiene que ir con su cepillo, llevó el mío en lugar del de ella...
Reitero el consejo de María Jesús.A mi me enseñaron a dejarlos un rato en agua caliente con una gotitas de lavandina o cloro.
Si si sigen las confusiones, no va a quedar otra que ponerle nombres a los cepillos, je , je, je...
Cariños

Fernando dijo...

Alemamá, tu post me llevó a los años felices de la infancia, en casa también éramos 5 hermanos, mis padres y la abuelita. Igual que vosotros, cada uno tenía su cubito y su cepillo de colores distintos. Según fuimos creciendo, cada uno empezó a comprar el suyo y ya no sólo los reconocíamos por los colores, también por la marca que cada uno compraba.

Ahora, cuando veo en mi baño sólo el mío, siento a veces un poco de nostalgia de los ocho cubitos, como supongo que te pasará a tí.

((Cuando os visita el yerno alemán ¿le poneis uno con los colores de su bandera?))

Marta Salazar dijo...

en la casa de una de mis más grandes amigas (en Con-cón), había montones de cepillos en cada bano... yo le pregunté de quiénes eran, ya que, en invierno no vivía nadie en esa casa y ella me contestó que sus primos y sus hermanos (duenos de la gran casa familiar, espectacular, con vista al mar), usaban cualquiera de los cepillos ;) Eso es una gran familia!!!

Marta Salazar dijo...

para lavarlos, los puedes meter a la máquina de lavar platos ;)

AleMamá dijo...

Gracias, Winnie, linda iniciativa. Hacía mucho que no me daban una mención honriosa.
***
Gabriela: me he gastado una fortuna en estos adminículos de aseo personal. Ya quiero una solución efectiva y permanente.

AleMamá dijo...

Mª Jesús: en mi casa es rarícimo que haya calcetines "guachos" (desparejados) como era común en la de mi madre.

Tengo un truco: cuando salen de a uno, les hago un nudo flojo y lo pongo en su lugar habitual. Muy pronto llega el otro de igual modo y los junto. Fin del problema.

AleMamá dijo...

Edit: Si, pasa en todos los hogares, creo. No ha faltado que te encuentras con tu cepillo ¡mojado! cuando debiera estar seco a esas horas. Alguien lo cambió por error o se lo llevó en su necesaire...wácatela...
****

La verdad Fernando es que hay muchos indicadores así de como cambian las circunstancias. Ojalá algçun día puedas tener alguno rosado a tu lado.
Un abrazo.

AleMamá dijo...

Marta, y los demás que me han dado ideas para estar tranquila, ¡muchas gracias por ellas! lo del agua oxigenada, cloro y lavavajillas lo encuetro muy bien.

Ana dijo...

la solución, un cepillo uevo para quien no esté absolutamente seguro del propio!
y el que no va mas, usarlo para limpieza, para esos lugares que es dificil llegar!

un beos

Militos dijo...

Querida Ale: aunque sea fuera de tema, desde Espsña:
¡Qué gane el mejor!! jajaja...
Un beso con mi cariño

Juan Ignacio dijo...

Lo del cepillo del pololo me sorprendió.
Hay que ser muy sano con sus propios dientes como para tener un cepillo en cada lado que uno va.
Bien por el pololo.

Juan Ignacio dijo...

Me parece que si no entiendo mal el color tuyo abajo es distinto que el color tuyo arriba.
¿No sería mejor que todos los cepillantes tengan el mismo color arriba y abajo?

Tenes que usar cepillos eléctricos con clave de acceso.

Tanhäuser dijo...

Ufff. un dilema de los difíciles.
¿Has probado a escribir el nombre decada uno en el mango con un rotulador permanente?

AleMamá dijo...

JEJE, Juan Ignacio, no me gustan los eléctrico e ignoraba lo de la clave, pero es un buen candado para baxterias ajenas.
***

Tanhäuser: Sí, em la casa de la playa los tenemos con un gran etiquetón.
Qué bueno tu regreso.

Fernando dijo...

Querida Alemamá:

¡¡Felicidades por la clasificación!!

Cuando España marcó su segundo gol me puse muy nervioso por Chile: parece ser que si llega a marcar Suiza os habría echado. Y cuando Chile marcó su gol y Suiza no lograba marcar, me volví a tranquilizar.

Muy injusta la tarjeta roja a vuestro jugador, no hubo agresión sino un tropiezo de Torres.

¡Viva Chile!

AleMamá dijo...

Igualmente, amigo Fer, ¡nos vemos de nuevo en la final! ya no puede ser contra Brasil pues les ganaremos y dejaremos afuera, jeje

Mae dijo...

Felicidades por la clasificacion.
Un saludo.

Hilda dijo...

Me alegra Ale que Martita diera una solución buena, yo no sabía, solo recordé que hace unas semanas una cucaracha salió de la coladera, entró al baño y se paseó de lo lindo por nuestros cepillos de dientes. Los tiramos! me fue imposible pensar en alguna técnica antiséptica :p

Abrazos. Hilda

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas