Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



jueves, 3 de abril de 2008

¿Elegancia o moda?

Yo no sé casi nada de moda. Sólo me interesa la "elegancia" --de SABER ELEGIR-- pues está claro que hay una tendencia importante al feísmo y mostrar más de lo prudente y puede ser moda, pero no elegancia, que a mi juicio es discreta, algo misteriosa, muy personal, un je-ne-sais-quoi.

Este tema importa más de lo que se suele creer. Se puede negar, como muchos niegan su gusto por los culebrones de la T.V, pero que está en el aire, está. Me interesa en la medida que me interpreta o no, pues toda moda es adaptable, y pienso que si no lo fuera seríamos realmente lo que se suele llamar esclavos de ella, nosotros, nuestra sociedad que tanto gusta de ejercer su libertad, salvo en algunos puntos en que ni somos conscientes de la manipulación a que se nos somete, y éste es uno, y no sólo en lo tocante a los trapos, también hay ideas, poses, opiniones y dietas de moda, ¡de cuanto hay!

Por naturaleza es pasajera, si no, nadie andaría demodé jamás, y acá quisiera apuntar, a la rebelión contra esos tan bien llamados dictadores de la moda, muchas veces rivales de las mujeres a quienes dicen vestir para gustar a los hombres --y a sí mismas-- agrego yo.

La moda uniforma a personas diferentes, y lo más increíble es que si nos preguntamos con honestidad, nos gusta ser individuos y no masa, sin embargo ni chistamos ante el brochazo que nos deja de los mismos colores y el mismo concepto.

A todos nos gusta el cambio. Es muy rico variar de pinta, pero ¡por favor!, conservemos nuestra identidad, nuestra dignidad, la belleza de nuestro sexo de por sí portador del misterio de la vida que cobijamos y nuestras vestimentas y complementos debieran manifestarlo de un modo adecuado.

La moda se ha democratizado, es más accesible y más barata, aunque muchos todavía pretenden distinguirse por el costo (no el valor) o por las marcas, que es lo mismo.

Las personas verdaderamente elegantes suelen tener un estilo muy personal; su buen gusto hace que sean percibidas como inteligentes, marcadoras de tendencias que a su vez son imitadas por admiración. Tampoco se verán pasadas de moda ni disfrazadas pues lo que se lleva lo conocen perfectamente, pero lo han adaptado a su modo de ser y vivir. No hay quiebres en su vestuario pues los cambios serán graduales, y de paso, ahorrarán dinero.

Una persona elegante lleva la ropa, el perfume o los accesorios de un modo muy natural; nada que use se ve fuera de contexto como sería el caso si se sigue una moda ciegamente, sin pensar en su propia condición. En esto se puede pecar por defecto o por exceso. Si hay que vestir según el lugar y momento que nos corresponde-- si jóvenes, como jóvenes; si deportistas como tales, y no iremos a un matrimonio de jeans ni a la playa de largo-- ¿por qué entonces usar cosas que nos hacen ver patéticas por seguir la tendencia? pienso en una anciana con minifalda o en una niña vestida de travesti como se ven por ahí, o --en otra vertiente del asunto-- mujeres anoréxicas o semi desnudas expuestas a ataques sexuales o a un resfrío de proporciones.

Literalmente, hay mucho paño que cortar.



11 comentarios:

Irantzu dijo...

Te voy a comentar con una declaracion de principios de Bjork (que me identifica al 100% por eso la pongo, of course):

"Si tuviera que elegir una cosa que influencie mi estilo de vestir seria LIBERTAD. Si eligiera otro seria, DIVERSION. Y si eligiera aun otro mas, COMODIDAD."

Y eso es!
Para mi, la ropa debe ser y hacerme sentir comoda, y por ejemplo, cada vez que veo a las ninias con pantalones como a la mitad de la cadera, apretadas, que se sientan y se les ve TODO pienso que eso PARA MI no es comodidad... Ponerte ropa que te tengas que estar sujetando y subiendo (o bajando) para que te tape y te sientas comoda o no te apriete no es mi ideal.

Viva Bjork! XD

almena dijo...

Entre muchas otras, una forma más de esclavitud. Sí.
¿Y por qué permitir que cada año el capricho de unos pocos diseñadores marque nuestro estilo?
En fin...

:)

anamorgana dijo...

Hola, yo de moda no sé nada y de elegancia menos, diría que soy un desastre vistiendo, pero es mi modo de hacer en libertad.Supongo que algunas/os les da por el feismo o por enseñar medio cuerpo yo solo de verlos me dan escalofrios, pero es su forma. No todos pueden ser elegantes por mucho dinero que tengan.
un abrazo alemama besos
anamorgana

anamorgana dijo...

Alemama,no habia podido leer tu anterior post, lo he hecho y creo comprender.Te abrazo con cariño
anamorgana
P.D.Estoy segura que algun día nos reuniremos todos en otro lugar de paz

Alemamá dijo...

"Si tuviera que elegir una cosa que influencie mi estilo de vestir seria LIBERTAD. Si eligiera otro seria, DIVERSION. Y si eligiera aun otro mas, COMODIDAD."


Está MUY bueno esto, Irantzú. ¡Pero MUY bueno! es verdad, lo lúdico y lo cómodo ya es algo muy libre. Gracias.

Alemamá dijo...

Disculpen si los pongo en un aprieto, pero me interesa mucho la opinión de los hombres sobre este tema.
Si una madre le trata de explicar a algunas niñas el impacto de la mala moda sobre los hombres, la tildan de exagerada y otros términos más duros.
Por otro lado, también hay modas de trapos masculinos que se pueden unir a este post referido más que nada a las mujeres, pero nada impide cambiar el sexo de los destinatarios principales. Quizás me anime a decir algo sobre ello algún día.

ojo humano dijo...

Pienso que la moda es el arte de la ubicación. Todo puede ser adecuado en el momento y la cultura donde nos encontremos.

Por cierto, Frutillar es un pueblo apacible, natural, como muchos de los pueblos sureños, ese encanto de vivir acorde con la naturaleza,la paz que nos quitan las ciudades grandes, en fin, un viaje muy agradable y el lago impresionante. Todo habitante de Chile debería darse una vuelta una vez en su vida por lo menos por esa zona, tal vez en otra ocasión lo haga con más tiempo, porque eso sí, tiempo hay que darle.

Saludos y bendiciones.

Peque dijo...

Alemamá....ufff...la moda...acá como es playa es muy escotada....demasiado para mi gusto y no es tan fácil así , no es cómoda ni es para todas....
Totalmente de acuerdo con la elegancia, cada uno tiene su estilo y dentro de lo que está de moda algo será de nuestro agrado....
Me encantó el post...
Un abrazo
Peque.

PD: te conteste el comentario...

maria jesus dijo...

Me horripila la moda. Estoy totalmente con Irantzu. En cuanto a la moda de los jovenes, si consigues que te escuchen, pasame la receta, por favor, es uno de mis caballos de batalla.

Alemamá dijo...

Mª Jesús, no hay recetas, creo yo. Lo que más debe funcionar es empaparse de un sentido de la estética y la dignidad que nazca del ejemplo, pienso. Me he demorado años en encontrar un estilo que me haga sentir cómoda, y cuando lo he hallado pasa que cambia la moda que permitió el lujo de encontrar ropa pensada para personas no muy delgadas ni tan jóvenes, que hacemos una vida variada y necesitamos sentirnos cómodas y seguras; que no se nos salga un tirante de una prenda interior, por ejemplo, en un momento complicado.
En fin. Lo que hago es que cuando por alguna razón hay en el comercio un tipo de prendas que me vienen y gustan compro las más que puedo, pues pueden pasar años sin que regrese la posibilidad. ¿Un ejemplo? jerseys larguitos, que no me marquen el "ecuador" de mi generosa anatomía.

alida dijo...

Ale, lo mas importante para estar a la moda y ser elegante a la vez es que este acuerdo a la edad de cada quien
Besos
Estoy un poco lejos y por eso tarde en responder

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas