Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 25 de febrero de 2009

Calamidad veraniega pilosa


Mi peluquera ha estado de vacaciones y sólo ella tiene la fórmula secreta de los menjunjes que me pone en la cabeza para recuperar "ese color dorado" que mi madre dice que tenía en mis cabellos cuando era pequeña.

La verdad es que un ajetreado verano --casi sin tiempo para ir a visitarla cuando estaba trabajando-- ha logrado que mi color parezca más bandera que otra cosa --por las franjas, digo-- y ya es tiempo de agachar el moño, literalmente, y que me adecenten de acuerdo a lo que soy, que así de desgreñada más me parezco al mendigo de Karlsruhe que he posteado más abajo. Cuando regrese, me sentiré como nueva, con ánimo de pelearle a los kilos veraniegos porque el conjunto lo ameritará. El ánimo, de paso, mejora cuando uno siente que te saludan mirándote a los ojos en vez del pelo.


10 comentarios:

Goathemala dijo...

No es para tanto, está bien. es que creo que las mujeres les dais mucha importancia al cabello.

--
Saludos, Goathe.

Fernando dijo...

Qué gracioso post.

Qué casualidad, a mí tambien me tocó ayer peluquería ("pelu", como dicen las chicas finas de Madrid). Me lo había dejado demasiado largo, creyendo que eso me hacía joven, hasta que el otro día, en el espejo, me vi un poco ridículo. A mi lado se puso un chico de unos 20 años, que seguro que dio más instrucciones a su peluquero que tú a la tuya: las puntas, la parte alta, la parte baja, los centímetros, el tono, el volumen, ...

almena dijo...

jajjajaaa creo que tu post está reflejando lo que todas en algún momento estamos sintiendo...

:)

¡estás guapa igual!

Chien dijo...

A falta de tiempo y de ánimo pues recurre a la "burka"... podrías decir que es lo "in" en cuanto a moda se refiere... jejeje

Es broma...
saludos

La candorosa dijo...

No hay que preocuparse por el cabello... piense que hay quienes se preocupan por no tener ni uno!!!

Saludos!!

Françoise dijo...

Ale que gusto venir por aca. Se me habia olvidado, yo estoy seguura que habia venido y no se si comente, pero me encanta. Tengo que linkearte para que no se me olvide ;)
Estaba leyendo algunos de los ultimos post y queria comentar pero estoy sin tiempo. El de las chicas de 20 anios que no se tomaban las pastillas... pfff para hablar y largo... sera despues ;)
Lo de tu pelo... ay sisi eso es un dilema, yo desde que vivo aca no me le hago muchas cosas, (es recaro), asi que andamos muy naturales en ese aspecto y todo gracias a la crisis jaja. Yo te entiendo, es terrible mirarnos al espejo y vernos la raiz mas oscurita... ay ay... que llegue tu estilista pronto para que te pongan tan bella como siempre! Un saludo calido y hasta pronto!

Gabriela dijo...

Yo me he teñido el pelo solamente una vez... y estoy casi segura de no hacerlo nunca más. Que mis canas se queden donde están, y eso que son muchas. Debe ser un caso de canas prematuras porque no tengo ni 40 años, ja, ja.
¡Saludos!

AleMamá dijo...

Gabriela: yo también soy de familia genéticamente dispuesta a las canas y las luzco (pero ocultas) desde los 20 y es muy temprano en la vida para estas nieves eternas. Ya no tengo 20, jeje, así es que me tiño de un color que --dicen-- que fue el mío. Si no lo es, L`Oreal tiene buenas alternativas, jeje

maria jesus dijo...

Mi madre dice que no hay nada mejor para levantar el animo que una sesion de peluqueria.

Cuando yo estoy como tu, mis hijos me preguntan que porque me tiño las entradas de oscuro

Ljudmila dijo...

Jaja Ale me has hecho reir. Sabes una vez lei que avanzada la edad nos ponemos joyas para que nos miren las joyas! No se como me esconderè....porque joyas no tengo ;)

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas