Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 29 de mayo de 2009

Mi ausencia se ha debido a algo muy grande

Mi ausencia se ha debido a algo muy grande que he mantenido en silencio en mis sitios por lo entrañable de todo lo que ha pasado en la vida de nuestra familia estos días, y lo pondré acá: Han ordenado sacerdote católico a mi tercer hijo en Roma el 23 de mayo de 2009 ?Cómo no contarlo cuando ha sido todo tan hermoso y estamos tan felices, comenzando por el receptor de este sacramento? Cuando te dicen que es una bendición algunos creen que es ironía de tan poco corriente es que algo así suceda en las familias, pero ES una bendición, absolutamente enorme.

No vacilen en aceptar una vocación religiosa de sus hijos, pues si es libremente elegida equivale al estado matrimonial, algo que compromete toda la vida en tiempo y entrega, tanto en uno como en el otro camino y si se vive bien, de acuerdo a lo que se han comprometido el día solemne en que han dado el gran SÍ serán muy felices pese a todas las dificultades, luces y sombras que toda vida conlleva y ser sacerdote no es la excepción; nadie tiene asegurada la falta de lucha, al contrario, en cualquier compromiso es la regla.

Bueno, durante mucho tiempo he postergado contar en el blog esta gracia tan grande y ya era hora de participarla. Alégrense conmigo.



16 comentarios:

ARCENDO dijo...

Por supuesto que nos alegramos, y MUCHO. Que gran gracia para tí, para tu familia y para todos nosotros. Gracias a Dios, le doy por esa bendición, rezo porque se conserve fiel y santo y enseñe el camino del Amor y de la Luz a quien se acerque a él. Enhorabuena de corazón. Un beso enorme.

Jorge S. King dijo...

Esa si que es una gran y buena noticia. Muchas felicidades y felicitaciones AleMamá!
En estos tiempos tan necesitados de vocaciones sacerdotales, es una magnifica noticia que alguien se ordenara de sacerdote. Bendita sea la Obra de Dios!
Saludos Santiagueños.

Terly dijo...

Tienes más que justificada tu ausencia en este blog. Me imagino la enorme alegría que se habrá apoderado de toda la familia. Le felicito a él, te felicito a ti y nos felicitamos todos por tener un nuevo sacerdote Católico.
Un beso.

Gabriela dijo...

Realmente, como dices, se debió a algo grande. Imagino la emoción y la felicidad de todos ustedes.
Gracias por compartirlo con nosotros.

Juan Ignacio dijo...

¡Pues enormes felicitaciones!

Siempre es una alegría inmensa conocer familias católicas que aprueban la vocación religiosa de sus hijos. Debería ser lo más normal del mundo para una familia católica pero lamentablemente muchas veces vemos que no es.

Fernando dijo...

Querida Alemamá:

1º- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Felicidades!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

2º- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Bienvenida!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Te hemos echado mucho-mucho de menos. Bienvenida, de corazón te lo digo.

misideascotidianas dijo...

Dios mío Ale, qué alegría,que orgullo y qué bendición.
¡Ah! ¡Y qué envidia!:)
Un beso grande, como tú.
Luisa

silvi dijo...

¡Hola Ale,muy buen domingo para ti !
Desde que comencé a leerte ,allá por fines de marzo,notaba algo especial en la preparación de este viaje.
Dejabas entrever una emoción distinta en los preparativos.No solo era la eleccion de los regalos,la economía en los pasajes,o la preocupación por las doce personas que viajaban.
Sentía como que no querías decir en ese momento porqué viajabas,y en tu post "Temores de sudacas",relatas que van a una ceremonia entrañable.¡Qué alegría saber que esta era la ceremonia!¡Ni lo imaginaba!
En el colegio donde me educaron(Hnas esclavas),hablando de las vocaciones,recuerdo siempre nos decían,que los padres que eran tocados con la bendición de tener un hijo,llamado a servir a Dios,debían sentirse contentos ,agradecidos,y apoyarlos incondicionalmente.Veo con grande felicidad que eso es lo que has hecho tu y toda la familia.
Hoy en mis oraciones lo tendré presente y pediré para que tenga la fortaleza de saber llevar este ministerio,con amor y entrega.
Ale,tu corazón debe estar exultante por tanta felicidad.Que disfrutes mucho con todos los tuyos.
Te deseo una espléndida semana.
Cariños y mi mejor sonrisa.

Yuria dijo...

Me congratulo con vosotros y os felicito enormemente. Esto es una bendición, y todo un lujo para una madre.

Besos.

j.a.varela dijo...

Felicidades Alemamá! Como hemos escuchado tantas veces, es muy bueno ese "orgullo santo" de tener un hijo sacerdote. Le encomendamos y pídele su bendición para tus lectores que tanto la necesitamos. Y ya sabes que a una madre no se le niega nada.

franco dijo...

Muchísimas felicidades!!!!

zocadiz dijo...

Muchas felicidades!
Debes ser una madre muy orgullosa!!!!
:) En hora buena!

Guillermo N. A. dijo...

Hola Ale...

Que noticia tan sorprendente y agradable... Muchísimas felicidades para él, para ti, para tu familia, y por súpuesto para todos los Católicos...

Y quepa aquí la pequeña observación de que es un hecho que muchas personas, en su juventud, en su adolecencia, cuando se manifiesta esa "reveldía redentora", sienten el impetuoso llamado a grandes empresas, entre ellas la vocación sacerdotal... lo que sucede después...

Saludos...
.

bibliobulimica dijo...

¡Muchas felicidades! ¡Claro que es una bendición muy grande! debes sentirte muy contenta.

hna josefina dijo...

¡¡¡Felicitaciones!!!
Un abrazo muy grande.

Hilda dijo...

Llego un poco tarde a la celebración jejeje, pero desde aquí, desde tierras mexicanas, mis más sinceras felicitaciones, que orgullo tan grande debes estar sintiendo!! abrazos y que Dios acompañe a tu hijo para que sea un digno representante de ese sacramento!!! (que siendo hijo tuyo,no lo dudo, la calidad moral se hereda) Hilda

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas