Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 29 de enero de 2010

Contenerse y NO ordenar


"Contenerse y no ordenar" es el mensaje del papel que mi hija dejó pegado en su puerta al partir a la playa. Y es que nos conoce, porque el ver esos caóticos closets, pisos, sillas y cualquier lugar donde pueda sostenerse una prenda, cuaderno o aparato por la sola acción de la gravedad, se nos hace insoportables y nos baja la tentación de ordenar, para tener paz nosotros con mi marido, y el resultado es que no encuentran nada. Su desorden viene siendo un orden también. ¡Qué paradoja!






8 comentarios:

TERE dijo...

ja, ja, ja, qué risa me ha dado Ale. ¡Qué ocurrencias las de tu hija!
Ojalá se me hubiera ocurrido algo así en mi juventud.
Yo también tenía mi habitación como si hubiera caído una bomba. Pero encontraba rápidamente las cosas que necesitaba. Sin embargo, cada vez que la arregleba, perdía muchísimo tiempo buscando las cosas que me hacían falta, pues no podía recordar dónde las había guardado.

dimas dijo...

Ja,ja amí tambien me ha dado risa porque mis hijas son iguales y he tenido que reeducarme para contemplar el desorden sin perder la calma

maria jesus dijo...

Yo cierro la puerta, y ojos que no ven....

Pero cuando la cosa se hace crónica puedo ponerme bastante desagradable.

Lo que no hago nunca es recoger yo, claro que no tengo marido

Gabriela dijo...

¡Qué ocurrente tu hija!
Pues no te hagas problemas (paltas, como decimos acá). Hazle caso y cero estrés.
Saludos.

Winnie0 dijo...

jajaja Genial tu hija...hay quien sólo se entiende en el desorden...jaja Beos y feliz sabado Ale

Marta Salazar dijo...

ja ja, qué buena !
Un abrazo!

Fernando dijo...

Es verdad, Alemamá, eso pasa mucho con los niños, que tienen SU orden. Llega la mamá con buena intención, les ordena todo y todo es un nuevo desorden para el niño, ¿dónde está el cromo de Pellegrini?, ¿dónde la peonza del tío Jaime?, no se ha tirado nada pero hay cosas que se han perdido para siempre.

Hilda dijo...

jajajajaja, buenísimo!!! mi mamá después de darse por vencida, logró entender que dentro de mi desorden había orden y yo logré entender que si no encontraba algo era mi problema y tenía que resolverlo puesto que la culpa era mía por ser tan desordenada jajaja
Esa táctica de tu hija para pedir respeto por su desorden es simplemente genial.
Gracias por compartirla. Abrazos. Hilda

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas