Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 3 de mayo de 2010

Ayuda doméstica nueva


La persona que me ha ayudado en mis tareas de casa durante años ha debido dejarme por un problema de columna. ¡Cómo hemos lamentado este alejamiento involuntario! uno ya se conoce y se ha hecho amiga de la mujer que te apoya "tirándote la cola", como dicen ellas, en esas tareas más demandantes o que uno prefiere delegar, como es el planchado y el aseo general.

Bueno, al día siguiente del aviso de que ya no vendría más, hablé con mi querida amiga Cecilia B. y ya tenía solucionado mi problema con Regina, su empleada por días que tenía un par libres para mi. Es peruana, y como tal cocina maravilloso, tiene ideas por montones para preparar cuatro cosas diferentes y originales con los mismos tres ingredientes que hay en el refrigerador, hazaña que siempre he admirado en otros. Yo no tengo ese don.

Lo que uno no termina de entender es cómo siendo la misma casa, con los mismos trabajos, las mismas exigencias y facilidades hay tanta diferencia en enfrentarlo. Regina está terminando casi dos horas antes que Ana.....¿está todo bien hecho por eficiencia o por negligencia con buena cosmética? No me gusta andar pasando el dedo por los muebles delante de ellas, lo encuentro antipático y humillante, pero de pasarlo, sí lo paso, sólo que se lo indico para la próxima vez, para ir afinando y que todos estemos contentos.

Se ve una buena y esforzada mujer, con una historia triste y complicada que, como le gusta conversar, iré sabiendo de a poco. Ojalá el hecho de oirla y estimarla la alivie del dolor que significa dejar a los suyos buscando otros horizontes, y ojalá ella con su guisos sabrosos no me haga quedar prisionera dentro de mi casa por no poder pasar por las puertas.


11 comentarios:

eligelavida dijo...

Es una pena que en ciertos países la ayuda doméstica no se considere como una auténtica carrera profesional. Al fin y al cabo la labor que realizan estas mujeres es, en muchas casas, imprescindible. Que disfrutes de los guisos!

Winnie0 dijo...

Una buena y eficaz ayuda en casa es tener un tesoro...si te cocinan bien ya ni te cuento. A ver como sigue esas historia....Besos Ale

AleMamá dijo...

¡Uh, qué rapidez para comentar, queridos amigos! ¡parece que el olorcito de los guisados de Regina han traspasado fronteras!

Eligelavida: sí, para mí su trabajo es profesional, por eso puedo exigir que se haga bien y en general ellas son muy capaces y sabedoras de lo suyo. También ellaas conocen sus derechos, pero la idea es que más que lolegal sea una relación personal. Les debemos mucho en temas sensibles como es la familia.

Jorge S. King dijo...

Ahh!!! que pinta que tiene ese guiso Señora.
Seguro que debe ser muuuy rico.

ojo humano dijo...

Mmmmmmmmmmmmmmmmm, qué delicia es la comida peruana. Espero sea un hallazgo.

Gabriela dijo...

Gracias por lo que me toca, je, je.
Ya que es peruana y cocina rico, puedes elegir muchas variedades para comer. Te podría dar una lista de sugerencias, pero creo que mejor las van descubriendo juntas.
Ojalá que el problema de columna de la otra señora que te ayudaba se solucione bien.
Saludos desde Lima.

Fernando dijo...

Hola, Alemamá. Yo no tengo servicio doméstico, prefiero limpiar yo a que alguien toque mis cosas. Pero aquí, en España, casi todo el mundo tiene servicio: ha venido tanta gente del extranjero, tantas sudamericanas, tantas rumanas y polacas, tantas marroquíes, que es fácil encontrar asistenta buena y a buen precio.

Mucha gente conocida mía ha vivido tu drama: tenían alguien de toda la vida, de confianza, que de repente se va o se jubila o enferma, y es muy difícil encontrar alguien tan bueno como la anterior. A veces hay suerte, a veces no; espero que tú estés en el grupo de las afortunadas.

maria jesus dijo...

Cada uno tiene su ritmo. A mi, cuando quieren acelerarme, me hacen ser torpe.
Si cocina bien has encontrado un tesoro
Pasa por mi blog, por favor.

Un abrazo

maria jesus dijo...

Yo tuve una chioca peruana que hacía con puré de patata unas patatas rellenas de carne picada y pasas tan riquísimas que se convertían en un vicio.

Yo creo que se fué porque las aborreció

Natalio Ruiz dijo...

¡Hay tanto que aprender de esas mujeres y sus historias! Debe ser de los trabajos más propiamente "católicos". Es el servicio servicio.

Yo valoro mucho a la señora que nos cuida. Y cuando muera le rezaré porque no puede ser otra cosa que santa aguantando a las pequeñas "reducidoras de cabezas".

Santa Nilda, Ruega por nosotros.

Respetos domésticos.

Natalio

Capuchino de Silos dijo...

Querida Ale. Acabo de planchar 10 camisas y las que me quedan con la huellas que te dejan en la columna. Después de un viaje todo está retrasado.
Desde que dejé a las extrajeras, tengo una española sólo dos días a la semana, así que me toca hacer de todo un poco. Acabé de extrajeras hasta el mismo gorro. Tuve muy malas experiencias. ¡Si te contara!
Que tengas mucha suerte con Regina y ¡cuidado con el sobrepeso que los años van dejando el tercer cuerpo!

Un besazo

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas