Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 22 de octubre de 2010

¿Ventana o pasillo?


Es el eterno comentario cuando viajamos con mi marido. Él prefiere pasillo y ojalá en las salidas de emergencia. Yo prefiero ventana y aunque deba viajar con las rodillas en la "pera" (mandíbula), me gusta tener cerca mi cartera viajera porque pongo dentro todo lo que necesito, y en la fila de emergencia debes poner todo arriba, además de que te hacen leer por obligación una cartilla terrorífica sobre ¿Que hacer en caso de....?

La ventanilla me permite una de mis distracciones más queridas, a saber: ver el mapa en directo, mejor que en Google Earth, con los cambios de luces y todo eso. 

Si viajo al norte de Chile, por la costa, trato de ver la caleta donde tenemos la casa en la playa, pero por lejos, lo más impresionante es percatarse de cosas como lo gigantezco que es Brasil cuando viajas horas y horas por sus playas y desembocaduras en deltas que de repente parecen mares y, por las noches, adivinar qué ciudades son las que veo, qué harán sus habitantes, y comprender que ellos ignoran todo lo nuestro. Si ven las luces parpadeantes del avión pueden pensar en los desconocidos que vamos ahí y que  en el fondo todos somos parecidos, con las mismas preguntas existenciales, dolores y dichas similares, y en todos los casos me voy imaginando si tendrán fe o no, si son pobres o no, y la oración por todos esos territorios me nace sola, más aún si uno sabe los problemas que se viven abajo, como cuando se pasaba cerca de Colombia en tiempos muy duros para ellos por las drogas. No se ha terminado eso, pero creo que ha mejorado, y ¿cómo saben si mi pequeña ayuda ha significado una pena menos?

Y tú, ¿ventana o pasillo?




16 comentarios:

Winnie0 dijo...

Suelo pedir pasillo por comodidad de poder estirar un poco piernas y salir antes que en ventanilla tardas una eternidad. Pero como bien dices Ale...es impagable los paisajes que se pueden ver......¡Yo quiero ir a Chile!!!!! Ya llegará. Un beso y buen finde

ojo humano dijo...

Pasillo, definitivamente.
Tiene un poco que ver con algunas situaciones incómodas que sucedieron alguna vez cuando viajaba pegada a la ventana.
Un beso.

Que pases unos lindos días de calorcito primaveral en este fin de semana.

Jorge S. King dijo...

Depende del tiempo de viaje. Viajes largos, pasillo. Viajes cortos ventana.
Buen fin de semana!

Anónimo dijo...

a mi me paso una vez que tenia un asiento a la ventana, se me sentó un tipo al lado que no hizo mas que instalarse en su asiento y quedarse profundamente dormido. Olia espantosamente a ajo y ademas roncaba como camion repartidor. Por suerte el avion no iba lleno y pude cambiar mi asiento, ya no me importó no poder mirar para afuera! Pero a mi me gusta ir a la ventana, definitivamente.

Juan Ignacio dijo...

Por mis largas piernas, prefiero salida de emergencia.
Por mis escasos vuelos aéreos, nunca lo he conseguido.
¿Ventana o pasillo? Ventana, sin duda. Sólo pasillo en caso de saber indefectiblemente que voy a necesitar frecuentemente el baño.

Xuravet dijo...

Ventanilla definitivamente.

Suelo ser un pasajero muy tranquilo, una vez que me siento no vuelvo a levantarme hasta llegar al destino y literalmente ha sido así.

Recuerdo la vez viaje a Europa, entre por londres y este viaje lo pase sin omoverme del asiento. Mi organismo se adecúa a estos viajes y otros bastante largos que he tenido, por lo que no me molesta con cuestiones de emeergencia.

*********************

¿Y la encuesta del ajo?,

la tengo en el reader per ha desaparecido.

Un abrazo Amiga.

>Xuravet

Gabriela dijo...

Definitivamente y sin dudas, pasillo. No me gusta sentirme presa de las personas que tengo al lado. Incluso en el cine, me gusta sentarme en el primer asiento de la fila que escojo (por lo general atrás... no me gusta que me pateen el asiento).

AleMamá dijo...

Estamos más o menos empatados. Auan Ignacio no lo cuento porque usa ambas posibilidades.

Las dos son válidas, pero mirar por la ventanilla me encanta aunque pasar sobre dos compañeros de viaje para ir al baño no me guste nada. Al menos ahí es uno la que pide permiso para molestar y el del pasillo debe dejar pasar de ida y vuelta a los de dentro.

AleMamá dijo...

Winnie, ven cuando quieras; tienes un país que te espera.

Saludos

AleMamá dijo...

Toyita, ¡pusiste un avatar! y es muy en tu onda del gusto por los sombreros y la moda. Me gustó.

AleMamá dijo...

Anónimo, uno suele encontrar terribles los olores de las comidas de otras culturas y es bien terrible en viajes largos, como venir de la India (yo no lo he hecho, me contaron) con sus pieles pasadas a la comida con tantas especias como ellos usan.

Gracias por venir.

AleMamá dijo...

Xuravet: tienes un organismo de ángel, parece. Yo me he levantado de mi asiento hasta con turbulencias, era absolutamente necesario y aunque me llamaron la atención, igual me paré. Luego, tranquilita. Soy paciente.

Lo del ajo fué "un dedazo", como dice mi hermana. Es un borrador que ya elqaboraré un poco.

Saludos

Maria Jesus dijo...

yo, rincon donde enroscarme y cerrar los ojos, mientras rezo y espero que "aquello" baje de una vez

Marta Salazar dijo...

depende de si hay algo bueno para ver o no ;)

M dijo...

ventana definitivamente. A la hora de arrancar, o arrancamos todos o no se salva nadie, así que no le veo mucho sentido al pasillo, jeje. Además que no soy de levantarme mucho al baño ni nada :)

MIC dijo...

Ventanilla siempre. Aunque me da miedo volar, pero si hay que volar se vuela y puestos a pasar miedo que sea con vistas al cielo y la tierra.
Un beso Ale
Luisa

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas