Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 22 de octubre de 2010

¿Te gusta el ajo?


Comienzo otra entrada con encuesta, porque el tema del ajo en mi familia se ha convertido en un tópico por sus desagradables efluvios a azufre que te salen por cada poro y hace que este placer de muchos sea un verdadero boomerang en la vida social. 

Mi hijo menor, que cuando pequeño lo amaba, me ha pedido que ¡por favor! lo eliminemos de la dieta, porque al parecer sus entrañables amigos se lo pidieron, con todas las implicancias en inseguridad que significa ser reprendido por sus pares a esa edad. Para los amantes del condimento en casa, ha sido un tiro de gracia, y para usarlo, debemos disimularlo cosa no siempre posible.

El ajo se ama o se odia, pero indiferente no deja a nadie y soy de las que les fascina su sabor que arregla cualquier guiso por modesto que sea.

Para terminar, hay modos de sacarse el olor a ajo del cuerpo, pero si te comiste una cabeza completa no hay remedio que lo logre por completo. Acá lo encuentras*

Bueno, ¿te gusta el ajo o no?


10 comentarios:

Maria Jesus dijo...

Me encanta, salvo a la leche, se lo pongo a todo, incluso a la tostada del desayuno.

Si le sacas la parte central no huele tanto.

AleMamá dijo...

¡Ay Mª Jesús! yo se lo pondría hasta a la leche..... es lo mejor.

Besos

Gabriela dijo...

A mí me gusta, pero no en exceso. Pan al ajo... no hay cosa más rica que un buen trozo caliente.

AleMamá dijo...

¡Mmmmmhhhh! coincides con María Jesús. Yo no me atrevo, pero que me encantaría hacerlo sin remordimientos....¡así no más es!

INÉS dijo...

En casa ya ni lo compro.Le han hecho boicot total y ha sido mejor suprimirlo que pelearnos sobre si sus beneficios deben perdonar sus efectos en el aliento...así son las cosas cuando son muchos los que opinan y hay que llegar a un consenso.

AleMamá dijo...

Inés, parece que los productores de ajo están perdiendo con la modernidad. El día que algún laboratorio saque un desodorante que lo neutralize prometo hacerme adicta para comer todo el ajo que desee.

Juan Ignacio dijo...

Ah, acá está la del ajo.
Sí, me gusta, aunque lo usamos poco.
Es bueno para los vampiros, eso sí.

AleMamá dijo...

jeje, Juan ignacio, ¡y ahora que viene Halloween lo tendré en cuenta para espantar a los inoportunos!

CorazónCoraza dijo...

Reconozco que no a todos les agrada, que es tema de discusión a la hora de hacer comida para los demás, pero a mí me encanta :)
Es incomparable, tiene personalidad, es sabroso, poderoso y exquisito.

M dijo...

amo el ajo! a mi me "prohibieron" que cocinara con ajo, asi que lo que hice fue no decir que le ponia, o ponerle menos para evitar el olor pero conservar el sabor. Y yo si le pongo a la leche! bueno, no a la leche-leche, pero si al yogurth y la crema. Hmm tzatziki con ajo y pepino rallado? nam!

Yo hago tostadas o rebanadas de baguette al horno, hago una mantequilla con ajo y orégano, se la pongo al pan, un poquito de queso rallado y 3 minutos al horno. EXQUISITO! creo que mi familia olerá a ajo hoy.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas