Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 3 de noviembre de 2010

El puntapié inicial es lo más difícil


Tiendo a procastinar, diferir, aplazar (chutear, en chileno) las cosas, y debido a mi ideal de vida -de hacer lo que debo y estar en lo que hago- es algo contra lo que lucho y la inercia, que debo partir quebrando para comenzar, es todo un desafío Los naturalmente diligentes no saben lo que es moverse para un perezoso que lucha por lograr la virtud necesaria.

Me ha pasado ahora que no estoy con ayuda en casa. ¡Vaya que me cuesta encender la aspiradora y tomar el sacudidor, ponerme los guantes de goma y el delantal! lo mismo para planchar . Cuando ya estoy en facha de ama de casa tradicional, las cosas me salen bastante bien. Trabajo con eficiencia y termino a fondo lo que debo hacer. 

Como dije, el puntapié inicial es lo más duro. Estar conscientes de que lo que no haga ya no se hará, y eso que mi marido me ayuda montones, pero lo justo es justo: él trabaja en la oficina y yo "me gano los porotos" (el sustento) con mi trabajo en casa.




11 comentarios:

Anónimo dijo...

es realmente dificil empezar, a mi tambien me cuesta mucho. Suelo darme muchas vueltas hasta que por fin me decido y sorpresa! las cosas suelen tomarme menos tiempo del que he pensado. Tambien una vez comenzado ya me dedico a hacer mas cosas y ya me cuesta dejarlo...! La inercia va para los dos lados. Animo.

Winnie0 dijo...

Pues yo valoro muchísimo ese trabajo de la mujer en la casa....y sí, el arrancar, calentar motores cuesta....pero seguro Ale que tú lo resuelves a la perfección. Un besote

Gabriela dijo...

Hay cosas que me dan una flojera... pero qué bien me siento una vez que me decido a hacerlas.
Ah, acá decimos ganarse los frejoles.
Saludos.

AleMamá dijo...

Gaby, tienes toda la razón. Es una satisfacción directamente proporcional al esfuerzo.

Ganarse el sustento, pan, frejoles, porotos....en la China hablan de ganarse su arroz.....

hna. josefina dijo...

¿Qué es procastinar? Lo busqué en el diccionario y no lo encontré tampoco.
A mí me cuesta empezar, pero también seguir y terminar. Sobre todo en las cosas de la casa; porque con lo de las personas me pongo y me olvido hasta que acabé.
¡gracias!

AleMamá dijo...

Josefina, esa palabra significa "diferir, aplazar" y edité la entrada para dejar su significado más claro. Efectivamente no está en el diccionario dela RAE, pero no es que no exista.

Cariños

Edit dijo...

Como te comprendo amiga. Comparto tu flojera, sobretodo en esta epoca del año.
A mi me toca laburar la profesión y hacer todo lo de la casa, a pesar de que somos todas mujeres.
Si bien me ayudan bastante, tengo que estar dando las directivas y eso me molesta, porque como mujeres todas estamos en condiciones de ver que hay que hacer.
Pero bueno, el ser la jefa del hogar es todo un trabajo.
Esta en la casa, haciéndolo todo es mas cansador que trabajar fuera.
Te mando un beso.. y fuerza.
Cuando estoy como vos, me pongo los auriculares con la mejor música y enfrento la montaña de ropa y platos.
Un besote amiga.

AleMamá dijo...

Gracias, Edit. En estos temas nos hermanamos las mujeres. Los hombres pueden ayudar y de hecho mi esposo es mi mejor compañero en los quehaceres, pero tienen otra sensibilidad, no es lo mismo que una mujer....¿será así o es puro machismo disfrazado?

Un besote

Maria Jesus dijo...

Te confieso que ¡odio limpiar el polvo! De las tares caseras , sólo me gusta cocinar, el resto, cuando lo tengo que hacer lo hago, pero intento no tener que hacerlo, de lo último que prescindo es de alguien que me ayude.

La verdad, me santifico poco con la limpiezan de la casa

Fernando dijo...

Me siento muy identificado con tu post, Alemamá. Yo tampoco tengo servicio doméstico, me lo podría permitir por los euros pero no me da la gana que nadie toque mis cosas. Yo limpio mi casa, tengo una tarde reservada para ello, y hay veces que te apetece y otras que no, como tú explicas en el post. Por ello, me puse una tarde fija, la de los martes, para crear un hábito, ya cuando me levanto empiezo a decirme "hoy es el día de la limpieza", si no es así es fácil que pase de limpiar y me ponga a leer.

AleMamá dijo...

Fernando, eso del día de aseo está muy bien. Luego viene lo peor: ¡cumplirlo! ahí es donde me pasan estas cosas que relato.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas