Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 2 de noviembre de 2010

¿Estafados o con mucha suerte?


Estando ayer, día de Todos los Santos en el cementerio, se nos acercó un hombre cojeando y con un ostensible bastón, bien vestido y de hablar educado, para preguntar cómo podría salir del camposanto porque se le quedaron las llaves y todos sus documentos en su Mercedes estacionado dentro del lugar. Raro, porque ese día sólo los funerales entran movilizados, pero tenía respuesta para todo...."es que al andar con muleta....". Iba exactamnete donde no tendría ayuda para llegar a Vitacura, a su departamento, y como justo veníamos saliendo para acá, mi buen esposo le ofreció traerlo en nuestro auto.

Todo el trayecto -que no es poco- se dedicó a hablar de sus hoteles en La Serena y Tongoy, sus viñedos de cepas pisqueras en Ovalle, y mucho más. Nos ofreció hospedaje gratis en sus dominios, traernos pisco del mejor, mientras insistía en pedirnos nombres, tarjetas con direcciones y teléfonos, y ofrecer dejarnos la suya "en cuanto pudiera abrir su piso y sacar la copia de las llaves de su vehículo".

Como supuestamente TODO se le quedó en el Mercedes, no tenía dinero, y ya cerca de bajarse se puso a mascullar, hablando como para sí,  que no tendría cómo irse de nuevo al cementerio. Cuento corto: nos pidió unos $2.000 ó $1.000 cifra que le pasamos y se fue con el nº celular de mi esposo y sólo su nombre de pila; a esas alturas desconfiábamos mucho.

El punto es que nosotros conocemos bastante la zona de la Región de Coquimbo, también a mucha gente de ahí. Mi marido es agrónomo, y le hizo preguntas técnicas sobre sus plantaciones de uva pisquera, y yo sobre la capacidad de su hotel, etc. Respondía con aplomo, y seguía ofreciendo regalos..... 

Recién ahora he caído en la cuenta de que con mucha astucia logró que los que aportáramos datos, nombres, lugares y detalles fueramos nosotros, él se limitaba a asentir y decir ¡claro, claro!

O estoy juzgando MUY mal, y el hombre aparecerá llamando para traernos su pisco especial, o nos hizo tontos y se llevo "luca" (US $2, aprox). En todo caso, eso de  levantar extraños, aunque digan que andan visitando a su difunta madre y sean cojos, no se debiera hacer jamás. ¡Qué terrible no poder confiar a ciegas!





11 comentarios:

ojo humano dijo...

Hacer el bien no es algo fácil de definir y a veces tiene un precio.

Sin embargo es la mejor inversión que podemos hacer.

Bien por ti.

Winnie0 dijo...

Yo tambien digo que bien por vosotros Ale. Tú siendo buena gente y el otro....¿por dónde saldrá?...Un beso

Juan Ignacio dijo...

Creo que han logrado conjugar las dos cosas: ayudar (si era un verdadero necesitado) y ser astutos (para evitar ser engañados si era un estafador).

Quizás aunque fuera un estafador lo han ayudado, quizás era un pobre loco que además de buscar dinero nunca tiene nadie con quien hablar, o nadie que se preocupe de él, y lo obtiene por estos métodos poco comunes.

Roberto dijo...

Sí hay que ayudar hay que hacerlo, pero sin olvidar que, de vez en cuando, también nos hemos de ayudar a nosotros mismos, en ese largo camino en favor de la virtud.

Gabriela dijo...

Creo que se toparon con un estafadorcillo de poca monta, al estilo del par de "Nueve reinas". Por acá hay muchos de esos, y lamentablemente para el que está en una seria necesidad, ya no le creo a ninguno.
Saludos desde Lima.

Julia dijo...

Pues no le des muchas vueltas, hicisteis lo que os salió del corazón. Para pensar mal siempre hay tiempo, así para qué estropear esta buena obra.
Saludos

Jorge S. King dijo...

Que situación!
El tema de la información personal, es delicado.
Lastimosamente son tantas las cosas que pasan que uno endurece su guardia y terminan pagando los inocentes que si necesitan de nuestra ayuda. Todo un tema.

AleMamá dijo...

Lo de menos fue la plata. $1.000 chilenos (2 dólares de EEUU) no es nada, pero la desconfianza, eso de saber que pudiste ponerte en verdadero peligro por no sopesar más las cosas, es lo que da pena.

Yo no sé si ese hombre nos engañó, pero sí sé que Dios que todo lo sabe lo tendrá en cuenta. Nosotros sólo tomamos nota para no caer de nuevo en un posible engaño que esta vez no fue nada más que una sensación de haber sido estafados en muy poco.

இலை Bohemia இலை dijo...

a veces no nos podemos fiar ni de nuestra sombra, pero es complicado a veces no hacerle caso a nuestra condición si es noble y buena...bss

AleMamá dijo...

Cuando digo ¡qué terrible, Bohemia, es justo por eso. Dejamos de ayudar a los verderos necesitados por algunos sinvergüenzas qeu nos han quitado la inocencia de servir desinteresadamente.

Fernando dijo...

Hola, Alemamá.

Me resulta asombroso que llevarais a un desconocido en vuestro coche. Lo de darle $$ es, quizá, lo de menos. En España hay tanto loco, tanto malvado, que no creo que nadie lleve a un desconocido en su auto, ni siquiera si va vestido de rico.

Me alegro de que no hubiera problemas, de que todo acabara bien.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas