Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 6 de noviembre de 2010

"Los pájaros viejos" de Toro Salvaje


Los pájaros viejos se arrastran por el cielo
y con las alas agotadas van chocando medio ciegos
su tristeza con las nubes los pájaros viejos
ya hace mucho tiempo que no hacen picados sobre el mar
ni tampoco por desgracia tienen nidos que alimentar
con su pico tembloroso los pájaros viejos ahora vuelan
casi siempre en solitario y con el corazón encogido
buscan de reojo un último terreno amable
donde caerse muertos.

Yo le he comentado algo así como que los pájaros viejos han perdido su lugar de guardadores de la memoria de la comunidad porque la sabiduría ahora se busca en Internet. El plus que tenían ya ha sido superado, y he visto muchos viejos con el corazón encogido de soledad y abandono.

En mi post anterior toqué un tema que linda con ésto.



10 comentarios:

Winnie0 dijo...

Es muy duro "pasar" de esos pájaros viejo (al menos como yo lo entiendo).
¿sabes lo que me has recordado Ale? Que mi padre era como ir a internet....sabía de todo, desde su modestia y su enorme cultura general....Me encantaba recurrir a él.
Un beso y buen fin de semana

Fernando dijo...

Qué bonito poema, Alemamá, gracias por traérnoslo.

Maria Jesus dijo...

Muy bonito el poema, pero descorazonador. Yo quiero creer que nada podrá sustituir a la persona.

Tenemos al Papa en España, recemos porque sea un exito su viaje y haga resurgir la espiritualidad de mi patria... aunque sea "pajaro viejo"

TORO SALVAJE dijo...

:)

Me gusta mucho ver un poema mío en tu blog.

Besos.

AleMamá dijo...

El poema es triste y premonitorio de lo que puede ser nuestra vejez, ser apartados y terminar nosotros apartados por sentirnos incapaces. La sociedad hoy no ayuda a lo contrario.

La eterna juventud es un mito que se busca muy en serio en estos tiempos en que la ciencia y la tecnología son adorados como nuevos ídolos.

Estoy de acuerdo con Mª Jesús en que nada sustituirá a la persona, a una mano que te alienta, no es posible que lleguemos a sustituir eso, pero que los jóvenes prescinden de los viejos y no los escuchan, es cosa vieja ya.

Yo hago que mi madre escriba sus recuerdos e historias de la familia para preservarlas para las generaciones futuras, porque con este ritmo de vida, cuando lamenten no haberse interesado o sentado a escucharla ya no será posible.

Como nadie sabe el día ni la hora en que ya no será posible dejar recuerdos fijados por escrito, comenzaré pronto a reunir los míos. Desde luego, este blog hace eso, pero el medio no es eterno (tampoco el papel) pero al menos algo de lo que uno pueda aportar queda.

AleMamá dijo...

Gracias por la inspiración, Toro.

Saludos

AleMamá dijo...

Winnie, también yo debo cumplir con el papel de tu viejito, ser un libro sin hojas, pero muchas veces recurro a la Web para corroborar mis conocimientos.

Besos

AleMamá dijo...

Fernando, gracias por tu fidelidad, amigo.

Juan Ignacio dijo...

Es imposible que Internet sustituya a los viejos.
Lo hace, en cierto modo, y "de facto". Pero no lo hace realmente, sino que es otra cosa lo que da.

En Internet hay mucha información, pero obtener información allí no se compara al hecho de escucharla de la boca (y del corazón) de una persona de carne y hueso.

Incluso habría mucha diferencia entre escuchar a tu abuelo y "leer su blog".

AleMamá dijo...

Es en tono de ironía triste que lo digo, Juan Ignacio. Es verdad que información tecnológica tendremos mejor en la Web, pero las historias y las vivencias de los viejos no son traspasables, por eso me da pena que no le preseten más a tención a mi madre vieja, y le estoy recogiendo yo sus historias para la posteridad. Cuando lo snietos se den cuenta de que han perdido un afuente de las memorias de sus ancestros será tarde para ellos. Espero suplirlo. A ver si a mí me escucharán.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas