Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 3 de octubre de 2011

Majaderenado con el cuidado del agua, pero vale.

¿Queremos ésto?
¿O ésto?


Detesto el sonido del agua....mal gastada, porque para oir el otro, el de los poetas y de la placentera relajación hay que cuidar de que no se malgaste en cosas como lavar un vaso con 5 litros al dejar el caño corriendo todo el rato mientras ponemos detergente y fregamos. Es un ejemplo fácil y exagerado, para ilustrar. 

En menos de dos días he leído dos noticias relacionadas con la escasez del agua. La primera es que en Argentina tienen montones de recursos en petróleo, oro, litio -y otras cositas lindas como esas- listas para sacarlas del vientre terrestre PERO, necesitan tanta, pero tanta agua, que es casi imposible explotarlas sin inversiones inmensas en más tecnología que haga posible ahorrar algo de este recurso.

En Chile, los viñedos se secan en el valle de Casablanca y los agricultores de hortalizas han arrancado sus cultivos por la sequía. Espero que en un año más normal en lluvias esto se resuelva, pero ¿y si no?

Los chinos dicen: "Más vale encender una vela que maldecir la oscuridad" ¿Por qué no empezamos a cuidar el recurso cerrando la llave mientras nos lavamos los dientes o limpiamos con una esponja una olla? Abrámosla sólo para enjuagar y aún así, coloquemos algo para usarla en otro trasto sucio o para regar...... ¿será posible?




9 comentarios:

Gabriela dijo...

A mí también me molesta enormemente el sonido del desperdicio de agua. Por lo menos yo, trato de usar lo estrictamente necesario. Me da no sé qué cuando veo que la gente riega su jardín con costosa, y escasa, agua potable.

Winnie0 dijo...

es uno de nuestros bienes más preciados y está claro que la mayoría de las veces del día ni lo valoramos ni lo cuidamos. Un besote Ale

ojo humano dijo...

He aprendido a regar con el agua de la lavadora, tengo un arcaico y personal sistema que me ayuda a aprovechar cada gota. Aparte que se ahorra ENE. Hice un riego por goteo bien artesa, pero también ayuda para no tener tan seco el jardín. He plantado en algunas áreas cactus y aloes que son menos consumidores de agua y son igual de lindos, en fin, a tomar conciencia y ponerla en práctica, aunque sea una, ¿verdad?
Como mi abuela decía "de uva en uva un zorzal se comió una viña".

ojo humano dijo...

Estoy de trasnoche, jejeje, así nadie interrumpe las lecturas.

Saludos.

esteban lob dijo...

Cierto.
Como entre nosotros no ha sido una escasez acuciante, no le hemos tomado el peso experimental a lo que ella significaría en caso de ausencia en todo el mundo.

Un beso.

Fernando dijo...

Éste es un tema dramático en España, Alemamá, hay regiones húmedas (las del norte) a las que le sobra el agua y regiones secas (las del sur) que andan necesitadas. Antes todo el mundo veía normal llevar agua del norte al sur, pero ahora hay grandes peleas, los años de sequía son de grandes discusiones.

Jorge S. King dijo...

Que importante lo que señalas AleMamá. Que bueno sería que los gobiernos incluyan éste tema del cuidado del agua en sus programas de educación, pero de fuerte manera.
Saludos Santiagueños.

AleMamá dijo...

Vengo llegando del laboratorio clínico. Me sacaron sangre para ver algo de esos índices de siempre, pero para un pinchazo, no sólo se lavaron las manos como corresponde, sino que después la enfermera dejó corriendo la llave todo el rato mientras sacaba la toalla de papel para secarse y lo hacía cuidadosamente. Recién, cuando se secó bien secada cerró el grifo. ¡Qué desperdicio!

susana dijo...

Hola. No sabía que teníais esos problemas con el agua. Espero que acabe pronto la sequía. Un beso.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas