Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 11 de abril de 2012

Aldeano de nacimiento, guerrero por error

Ahora va mi versión de esta Historia Posible, de las que suelo inventar en estos casos. 
La foto es la misma que en el post anterior, para tenerla presente. Gracias a los que improvisaron sus versiones de lo que veían en ella.



El viejo Bojan Kazurlovic sólo sabía de criar sus ovejas y cabritos en la agotada tierra que lo vio nacer y antes de él sus ancestros hicieron lo mismo hasta perderse sus historias mínimas en lo profundo del pasado. Sólo fue a la escuela para pintar su firma cuando "repicaban fuerte", cosa rara en ese rincón del mundo.

La rutina, la calma, el orden establecido -su mundo en realidad- se vio dado vuelta cuando la guerra llegó con sus trompetas a las puertas del villorrio llamando a enrolarse para defender a su nación. Los nacionalismos son cosa seria y se llevan a sus mejores hijos, cosa que vivió muy de cerca nuestro anciano, cuando veía pasar a los jóvenes que conocía de toda la vida rumbo a los hospitales y luego.... a una silla de ruedas, la fosa o la locura.
Sí, muchos de los mejores hijos de Croacia se fueron en aras de su nación, y Bojan, siendo uno de corazón bien puesto, no fue de los que partieron cubiertos por su bandera; a él le toco recibir medallas por sus actos de heroísmo y servicio, pero no tuvo tanta suerte como los que no volvieron a su aldea desolada, llena de cruces, con los campos incultos y, lo más triste, sin su mujer Desanka ni su hijo de su mismo nombre, como corresponde al heredero de  tradiciones familiares tan amadas.



9 comentarios:

ojo humano dijo...

Mira tú, la media imaginación.
?Cuándo vamos por un libro de cuentos breves?
Yo lo compraría, hasta para regalar a mis amigs.
Excelente, un abrazo.

Gabriela dijo...

Coincide en algunos puntos de mi versión.

Winnie0 dijo...

Ale ¿cómo no escribes más relatos cortos??????? un beso y sigue llenando así de maravillosamente mis minutos

Fernando dijo...

Llegué tarde al juego, Alemamá.

Me gustó tu versión. Refleja una realidad bien triste: pensábamos que las guerras eran algo del pasado, en Europa, y la de los Balcanes demostró que no era así. Gente -como el señor de la foto- que vivió los horrores de la Guerra Mundial tuvieron que volver a pasar el drama en su vejez.

Firmo la pregunta que te hace Winnie.

Cyrano dijo...

Aunque da pena este heroico sobreviviente,que hermoza entrada Alemama

AleMamá dijo...

Gracias, amigos por su aliento para volver a escribir historias a partir de una imagen. Es algo que hago bastante y lo pueden ver en el blog bajo la etiqueta de Historias Posibles. Hay varias y lo mejor de todo está en los comentarios de mis amigos, Gabriela incluída, en que ponen de lo suyo para animar la historia sugerida por la imagen.

Gracias a todos por venir y dejar correr la inspiración.

Fran dijo...

Has escrito un relato que parece verídico como a mí me gusta que sean las novelas, que te olvides de que es ficción. Como cuando estás viendo una película y, si son buenos los actores, te olvidas de que están actuando y te metes en la historia.
Enhorabuena ¡gran escritora!

AleMamá dijo...

Gracias, Fran. Me encanta cuando vienes por este rumbo.

esteban lob dijo...

Al final resultó terrible la vivencia del anciano. Dramática y despiadada.

(¿Con qué derecho le digo anciano? Debí decirle "colega" anciano. En verdad, no sé bien a que edad empezamos a ser "ancianos")

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas