Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 28 de septiembre de 2012

En búsqueda de la almohada perfecta


No estoy embarazada, pero creo que lo que necesito se parece a ésto, y no es broma.
Alguna vez, ignorante de mí, me reí de una persona que viajaba en avión y en vez de un bolso, colocaba su almohada en el compartimiento de arriba. Hoy la encuentro una sabia persona. También encontré una exageración un hotel de sepetecientas estrellas que entre sus servicios dejaba que el cliente escogiera entre algo así como 6 tipos de almohadas. Me muerdo la lengua por haberlo dicho en voz alta.
Y es que el tema de la almohada perfecta se va transformando en obsesión cuando van pasando los años y el cuello de cisne se transforma en un tronco de difícil flexibilidad, y duele, y cansa, y no encuentra posturas, y....y.....y..... Por eso ya perdí la cuenta de cuántas almohadas he comprado para probarlas, y nada, aún no doy con ESA almohada,  y la más cercana que he tenido debajo de la oreja es una de marca Implatex que ya no existe o, si aún respira, su página es un desastre que sólo ofrece bolsas de plástico en variados colores.
Eran unas almohadas blandas al tacto, de látex, si mal no recuerdo, pero que no se deformaban bajo tu blonda cabellera despeinada, porque NO TE DESPEINABAS, dormías casi sin moverte, no como ahora que amanezco con cada pelo en direcciones diferentes.
Buscando esa perfección inexistente y para este estudio he probado:
  1. De plumas naturales: se mueven y quedas con la cabeza sobre la tela exterior y poco más.
  2. De lana de oveja, hecha por mi madre: al principio era enorme de alta, y luego que se aplastó ya me hace doler el cuello.
  3. Anatómicas, de espuma plástica con una forma asimétrica: no te dejan cambiar mucho de posición si te queda mal, porque te sales del "riel" que te dejan entre el cuello y el hombro.
  4. Unas muy "cacareadas" de J.C. Penny....igual, se apachurró al poco andar, pero debo reconocer que era de lo mejorcito.
  5. Ahora me compré unas de látex, "con memoria" y hasta acá vamos bien, pero....si lees apoyando algo más que la cabeza, se aplasta de tal modo que queda como esas cosas que te ponen en las camillas de quirófano hasta que de a poco, muy de a poco, se inflan de nuevo. En unos meses más me preguntan y les cuento qué tal.
En fin, no sigo porque me duele la espalda, el cuello y los hombros de puro pensar.

Y tú, ¿conseguiste la almohada de los sueños bellos?

12 comentarios:

Maria del Rayo dijo...

Toda la razón Ale.
Es algo esencial.
Hoy tengo una almohada que me gusta.
Pero quien sabe cuanto dure, la verdad no se de que es.

Gracias!!
DTB!!

Julia dijo...

Yo sigo en la búsqueda, y soy de las que viaja con almohada, de esas de bebé, porque nunca encuentro "esa" que recoja bien el cuello... Si la encuentras serás muy afortunada.
Saludos

Gabriela dijo...

Me has hecho acordar a mi mamá: si no es con SU almohada, dice que no puede dormir. Yo no me hago problemas a la hora de dormir, y en el fondo es mejor porque duermo nomás. Espero que eso no cambie.
Suerte en la búsqueda de LA almohada.

Cyrano dijo...

Muy buena entrada, estimada Ale, yo la chunte el dia que consegui un rollo asi de largo, pongo el cuello en el y el Señor me bendice por cuatro horas exactas con un sueño tan profundo que no me despierta ni un tren. El calvario se inicia luego de las cuatro horas pues me despierto y tambien despierta Mr.Park iniciandose los temblores que parecen terremotos.
Lo bueno es que no siento los sismos que eventualmente hay en la ciudad

susana dijo...

Me costó mucho pero ahora uso anatómicas de latex y me va bien. Comprendo lo del avión. En Alemania ponen unos almohadones cuadrados en las camas que no hay quien se amolde. Un beso.

Fernando dijo...

Soy de buen conformar, Alemamá: uso una totalmente normal y me parece mejor que si estuviera llena de plumas de pavo real.

chusa dijo...

Interesante anàlisis de diferentes tipos de almohada Ale; yo, que padezco de cervicales, también soy exigente con la almohada aunque por una noche duermo en cualquier sitio. Pero qué difìcil encontrar una almohada còmoda y que no te despeine!
un saludo desde Venecia,
Chusa

AleMamá dijo...

Chusa, parece que somos del mismo club.... Gracias por venir.

AleMamá dijo...

Fernando, me ha encantado eso de que duermes mejor que en almohada de plumas de pavo real....¡muy gráfico!

AleMamá dijo...

Julia, gracias por venir. ¡Es tan lindo que amigos nuevos se detengan al pasar por tu sitio para dejar huella!
Besos

yeste lima dijo...

Pues somos muchas con el mismo problema, yo también he probado varias hasta que al final dí con una de látex y microfibra algo cara pero desde luego estoy notando la diferencia, duermo mejor, pero lo que es el cuello cuando dice a molestar, ten por seguro que lo consigue, y cada vez más a menudo.

Ojalá ésta sea la definitiva y duermas bien, un beso.

esteban lob dijo...

Te comprendo. No sabría explicar qué tipo de almohada me acomoda, pero más de alguna me ha dejado con pesadillas.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas