Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 4 de noviembre de 2012

15 años de playas nortinas


Hace más o menos 15 años que tenemos la casa de la playa en ese lugar remoto, sencillo, pequeño y entrañable del que no teníamos noticias y que ahora es tan nuestro.

Cuando empezamos a ir, mi hermano menor era soltero aún, y solía acompañarnos, cosa que me ha encantado siempre por la afinidad que compartimos y las cosas que hacíamos en su compañía. Las he recordado porque después de 10 años de ir a la casa de su familia política ayer fue a vernos de nuevo a la nuestra (1 1/2 hora de viaje) y llegó con toda su familia más su suegra, cuñada y sobrino. Lo pasamos en grande pues juntamos 10 personas, justo la capacidad completa de la casa. Pocas veces lo logramos.

Recordábamos cuando era todo un panorama ver las estrellas, e imprimíamos los 4 puntos cardinales de los mapas estelares en un programa viejo de la universidad de Princeton, creo. Debíamos poner la fecha, hora, latitud y longitud del lugar para luego confrontarlos con las estrellas límpidas y cercanas que se ven en nuestros cielos del norte chileno, que en eso es privilegiado, y salíamos con los niños a la terraza, al lado del mar, a mostrar con el haz de las linternas las constelaciones, estrellas, y otros objetos, que en el hemisferio sur vemos al revés de lo que los veían los que les pusieron nombres. Hoy tenemos en los móviles programas como Google Sky map que nos muestra los astros con o sin niebla, sobre o bajo el horizonte, puedes buscar objetos con sólo mover el aparato, poner la elíptica, y mucho mucho más... ¡Maravilloso!

También recordábamos las veces en que nos sentábamos en noches muy frías en la terraza, a oír las comunicaciones de los aviones que pasaban cerca (no eran demasiados, Chile es terminal muy lejano) para escuchar de donde eran, para donde iban, cómo estaba el tiempo, etc. 

También ese hermano fue el primero que llegó cerca mío con un GPS, cuando nadie los conocía. Era muy entretenido todo eso.

Ojalá David pueda ahora compartir cosas así con sus hijos y el hijo de su cuñada viuda que casi es un vástago suyo por la cercanía en edad con sus propios niños. 

¿Sería mejor antes?


15 comentarios:

elsillóndepapá dijo...

Hay un dicho que dice: "cualquier tiempo pasado fué mejor", yo no opino eso, pero el tiempo pasado tiene algo... los recuerdos, y si nos quedamos con los buenos recuerdos tendremos vivencias y recuerdos, mientras que el presente solamente son vivencias, hasta que dentro de un tiempo se conviertan en recuerdos. No se si me he explicado, espero que sí. Un abrazo

AleMamá dijo...

De acuerdo, "sillón de papá", la nostalgia tiñe todo porque uno selecciona los buenos recuerdos por lo general, y eso hace que nos parezca que fue mejor.
Gracias por venir. Era tarde para ti.

Winnie0 dijo...

Los recuerdos forman parte de nuestra vida y de nuestra memoria...Precioso Ale Un gran beso

susana dijo...

Los recuerdos no te los puede quitar nadie. Un beso.

Fernando dijo...

Qué bonito, Alemamá.

Estoy seguro que cuando en Chile sea invierno y casi no puedas salir de casa, el recuerdo de tu casita en la playa, de las visitas veraniegas, del sol, de las monedas de la playa, te dará un poco de calor.

Gabriela dijo...

El pasado tiene la característica de disfrazarse y de hacernos sentir que todo era bueno. A veces es así, sobre todo cuando incluye a seres queridos que ya no están ni estarán. Pero a veces no lo es. Tal vez el sabor de la vida está en ver las cosas como son, sin esos disfraces.

AleMamá dijo...

jejeje, Gaby, y de ser mejores, con esos disfraces, andaríamos con pantalones "pata de elefante". Muy buena comparación lo de los disfraces.
Besos

dolega dijo...

No creo que sean mejor ó peor, son simplemente cosas vividas con las personas que quieres.
Además se nota que has compartido y compartes mucho con los tuyos y eso da una riqueza a tu vida muy especial.
Besazo y disfruta de la playa por mí también :D

esteban lob dijo...

Hola Ale:

Parodiando a aquel tango, las playas del norte tienen "ese no se qué".
Ellas y su entorno, resultan especiales para acumular, al paso del tiempo, recuerdos imperecederos.

Un beso.

Luisa dijo...

Para mí que antes era diferente pero igual.
La misma capacidad de disfrutar y siempre la fraternidad, el placer de compartir vivencias con nuestra familia y luego recordarlas, revivirlas, volver a disfrutarlas.
Me alegro de esos días de playa, para mi la playa es estar en casa :)

Juan Ignacio dijo...

"Nortinas" es una palabra muy curiosa. Solo su inclusión hace pintoresca toda la entrada.

Y venía muy bien, con cosas amenas, entrañables, cuando de repente nos tenías que dejar al final con esa pregunta matadora.

AleMamá dijo...

Juan Ignacio, así es, tenemos modos de decir lo mismo pero que nos suena novedoso y hasta divertido. Nortino/norteño es un buen ejemplo. Otro es santiaguino/santiagueño, jeje

Es un tópico eso de si todo pasado fue mejor. Nos lo parece a veces por las cosas que han cambiado y que amábamos como eran antaño, pero si hay un antaño es que es cosa de viejos, por lo tanto ni lo pienso mejor.

AleMamá dijo...

Juan Ignacio, mira lo que encontré:

"Variedades de gentilicios para Santiago

Es necesario cuidar el empleo de los gentilicios para lugares cuyos nombres se parecen. Por ejemplo: ¨santiaguense¨ es el natural de la provincia de Santiago, en la República Dominicana, y también el oriundo de la ciudad de Santiago de los Caballeros, capital de la citada provincia; ¨santiagueño o santiagueña¨, es el gentilicio que se le aplica a los nacidos en varios lugares como en las ciudades y provincias de Santiago del Estero (Argentina) y Santiago de Panamá (Panamá), además del pueblo de Santiago de la Espada, perteneciente a la provincia de Jaén, España; ¨santiaguero o santiaguera¨ se le dice a la persona nacida en Santiago de Cuba; ¨santiagués o santiaguesa¨ es el gentilicio que recibe la persona natural de Santiago de Compostela, ciudad de Galicia; y ¨santiaguino o santiaguina¨, se califica a los naturales de Santiago de Chile. Sin embargo, el adjetivo ¨santiaguista¨ no figura entre los gentilicios: así se dice al individuo de la orden militar de Santiago."

Cyrano dijo...

¡Cómo pasábamos el tiempo, ya fuera en la casa de playa o en la chacra, que también goza de sus pequeñas maravillas, con esos encantos crecimos en nuestra niñez!

maria jesus dijo...

Buenos´días Alemama- yo no creo que sean mejores, sólo distintos.Un abrazo

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas