Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 5 de mayo de 2013

Yo tenía un perrito....


¡Escribo con tanta pena! Ayer acompañábamos a Sofía, nuestra nieta mayor, a una plaza cercana cuando veo un pompón blanco que movía su colita y me miraba con sus ojos redondos y negros, inteligentes y simpáticos. Como me puse a jugar con él, la guardia municipal del lugar se me acercó para preguntarme si lo adoptaría porque el día anterior lo habían abandonado allí y no sabían qué hacer con él. Ni lo pensé -malo está- pero le dije que sí de inmediato. Me conquistó el animalito.

Se me subió a la falda, lo acaricié abundantemente, inclusive le vi correr las pulgas entre sus chasquillas, pues era un yorkshire pequeño de unos 5 kilos de peso, y no me importó. Yo lo cuidaría, bañaría, desparasitaría y todo lo necesario, pensaba, pero sólo alcancé a darle de comer y ponerle una ampolla contra las pulgas y garrapatas en su lomo, porque como no lo podía dejar dentro de la casa por el tema de las pulgas al ser mis hijos sumamente alérgicos y por lo que viene mi nieto de dos meses, lo pusimos en la bodega que da al patio, con la puerta abierta para que hiciera sus necesidades y no llorara de noche, ¡pero se escapó! y no tengo idea por donde, salvo hacia la casa vecina, pero no se siente por ningún lado.

¡Ay dolor! pienso en que debe sentirse traicionado y nada puede estar más lejos de la realidad. Mi único consuelo es que, tal como me pasó a mí, otro se enamore del perrito y le de un hogar donde lo quieran y respeten su ser de perro.

14 comentarios:

Teresa J. dijo...

Ojala y haya caido en buenas manos ese perrito, ciertamente no es tu culpa ,son cosas que pueden suceder,quien sabe si algun dia regrese., Un abrazo

Gabriela dijo...

Yo lo interpreto como uno de esos seres misteriosos que nos alegran la vida, aunque sea por un momento. No dudes que está en manos tan buenas como las tuyas.

Ale Jr dijo...

que pena, duro poco, pero quien sabe, quizas lo encuentren de nuevo...

jose luis samper dijo...

Querida amiga, volverá y sera alegria entre vosotros.

Un fuerte y fraternal abrazo

dolega dijo...

Estoy con José Luis, creo que anda buscando a sus dueños,pero si lo han abandonado, es muy posible que te lo vuelvas a encontrar en el parque. Volverá a donde lo dejaron.

AleMamá dijo...

He pensado lo mismo, que podría volver, pero no a la plaza donde me lo dieron porque lo hemos traído en el auto y no reconocerá el camino.

En todo caso, es tan hermoso y pequeño que creo que infundirá sentimientos de ternura a quienes lo hayan encontrado.

Gracias por venir tan rápido a consolarme, amigos

susana dijo...

Seguro que alguien lo recoge pronto. Un beso.

Fernando dijo...

Él se fue porque quiso, Alemamá, no sientas pena por él. Quizá llevara toda su vida viviendo en la calle y no quisiera someterse al orden de una familia.

Como algunas personas, vaya.

Seguro que ahora estará bien, sin duda.

Cyrano dijo...

Ahora recien me doy cuenta de la frase "perro ingrato"

AleMamá dijo...

¡No es ingrato, querido Cyrano! se debe de haber encontrado solito y salió a reconocer terreno y ya no volvió. En fin, como dice tu coterránea Gabriela, fue un ser misterioso que me alegró la vida brevísimamente. Yo agrego: una caricia de Dios.

Saludos

ojo humano dijo...

Ah!, los perritos nos roban el corazón, y claro, también lo rompen, especialmente cuando somos niños. Pero vale la pena el dolor de perderlos por la bendición de haberlos disfrutado aunque sea un tiempo breve.
Sana pronto.
Besos humanos.

esteban lob dijo...

Pobre perrito, Alemamá.
No sabe lo que se perdió.

releante dijo...

Los perros siempre intentan volver a lo que consideran su hogar, así que no te preocupes, el perro estará buscando su hogar y probablemente se vaya encontrando con buenas personas qe lo cuiden. Un abrazo

medranica dijo...

Se les coge mucho cariño,y son muy agradecidos. Ya sabes si no vielve habra que adoctar otro. Besos.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas