Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 14 de noviembre de 2005

Historia pequeña de un ser ¿insignificante?


Un gallina parecida a ésta acaba de morir hoy y estoy triste de verdad. Les contaré su historia pues es tan mínima, tan heroica y bella que merece una mención aunque sea efímera y las vean muy pocos.

Mis padres han regresado a su pueblo, ya se los he contado, y una acariciada razón era tener productos orgánicos, "como los de antes", aunque, ya saben, las papilas gustativas no son lo que fueron antaño y nada sabe tan bien como con el hambre de la juventud o niñez que es definitivamente el mejor aliño hasta para los recuerdos; pero vamos a la gallinita y sus pollos.

Bueno: Han decidido tener un pequeño gallinero mientras no llegue la gripe aviar a las costas de Chile, y lógicamente, los huevos son "con gallo" y las gallinas se encluecan y sacan pollitos que recorren libremente la huerta y el jardín algunas veces.

Una de ellas, con la intervención del amo del harem que se desentendió del lío, tenía varios pollos criándose muy felices ellos y dando alegría a mis viejos hasta que hace tres días se metió un perro del vecino que sólo sabía de carne, pero no de maternidad (¿les suena conocido?) y atacó a la clueca que por defender sus crías fue cruelmente mordida en el lomo del que quedó sólo una llaga sangrante, pero incluso mientras era atacada y sin defensa, clocaba a sus hijos para reunirlos.

Sus heridas fueron tales que no lo resistió y hoy murió, pero aún en ese trance llamaba a reunión a sus emplumados vástagos. Pobre brutita, tan noble, todo un ejemplo.

Dirán que es instinto, ¡y claro que lo es! pero para mí es además una lección de "humanidad" que supera a algunos que no saben "amar" así, hasta dar la vida por cosas que la valen....¡ni por instinto!

6 comentarios:

Alemama dijo...

ladridos entre plumas
horror de carreras
sangre caliente

alitas dijo...

Sabes ale hoy pensaba en eso, pelear por lo que vale...

almena dijo...

:-(
me ha impresionado muchísimo la historia de tu brava gallinita....
Cómo me duele últimamente el dolor de cualquier ser vivo. De cualquiera. Me ha impresionado su valor, el sacrificio de su vida para salvar la de sus polluelos.
Preciosísima y tristísima historia.

Un besito!

Trini dijo...

Pobre gallina hasta la muerte defendiendo a sus polluelos.
Ojalá todas las madres humanas fuesen tan valientes como esa gallina.
Un abrazo

alitas dijo...

Gracia por tu visita, ah y vos no lo haces nada mal.

yo! dijo...

:(

Pobre gallinita... es la de la foto?

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas