Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 11 de noviembre de 2005

Ligeros de equipaje

Al día, con lo puesto
con el zurrón escueto
de quienes van de paso

Con el escaso lastre
de los que están
a punto de batir
las alas y volar

De paso o de vuelo;
transeúnte, caminante,
viajero...VIATOR



Estos textos son trozos en prosa muy poética de Pilar Urbano, periodista española, tanto, que le copié estos trozos de su libro "El Hombre de Villa Tévere" y me tomé la licencia de ponerlos en verso. Me hablan mucho de la inutilidad de atesorar tantas cosas materiales si al final sólo podemos usar dos zapatos cada vez y a lo más, unos siete pares en la semana y.... ¿unos ocho o nueve si fuéramos a una fiesta o nos ponemos chancletas?

*la pintura que lo ilustra es de Marcelo Góngora

4 comentarios:

Trini dijo...

Así es que inutil es atesorar materias. Pero es algo que viene con nosotros y nuestro ego.

Un abrazo

Alemama dijo...

¡Cuantas cosas que NO necesito, dijo el filósofo en elmercado de ultramarinos en Grecia! y hoy como ayer.

C@rpe Diem dijo...

Hola alemama, aquí está mi comentario como me pediste en el foro, ya tienes una seguidora más de tu blog.
Te dejo el enlace de mi blog, que es compartido con una amiga.
Un abrazo. Gem@

Alemama dijo...

Gema: desde que te conozco has cambiado ¡hasta el gif de presentación! Las mariposas están lindas, pero éste es muy simpátcico...*corazones partidos* ¡difícil decisión!

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas