Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 1 de agosto de 2006

De Niños y de OSOS


Mi jardinero iba con sus hijos cuando le dió un inesperado beso a una de las chicas. Su hermanito se lo quedó mirando y José, el padre, le pregunta, con nuestro seseado castellano heredado de los españoles extremeños, supongo:

_¿Eres celOSO?_ a lo que el chico responde:
_¡¡¡¡No, yo soy el tiiiiiiggrrrrrreeeeee!!!!!_ .

* * * * * * *

Mi hija mayor estaba en primero básico y su profesor jefe era el señor DonOSO.

Llega un día diciéndome:
_Mamá, "Donoso" me mandó a hacer esta tarea_ .

Yo le llamé la atención diciéndole que no se trataba así a su maestro, por lo que debía referirse a él como "don fulano" o el "señor sutano", entonces ella con una lógica consecuente se corrigió y dijo:
_Mamá, el señor OSO me mandó a hacer esta tarea_ .

Definitivamente, la chica era bien educada y respetuosa.

6 comentarios:

alp dijo...

Muy gracioso el post. :)

Te he invitado para la continuación de la cadena Tankas de la Paz:

http://blogtanka.blogspot.com/

Espero que te guste.

ojo humano dijo...

Besos, me alegraste el día.

Altisidora dijo...

Jejejejeje, divertido, muy dovertido.

B.B. Queen dijo...

no, pues, los niños... demasiado divertidos :D

el juego de "diga albóndiga" es un clásico :P

dan para mucho :)

cariños, te leo.

Juan Ignacio dijo...

Largas risas...

Claudia (Pampa) dijo...

jajajaja, es cierto!
Yo quede debiendote esa tarea y siempre me acuerdo, el titulo que me diste fue> cuando me quiso no lo supe, la verdad la historia existio pero me dio cosita publicarla si me animo la cargo.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas