Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 30 de septiembre de 2006

Historias de supermercados.


Debí ir, a una hora en que no acostumbro, a la lavandería del supermercado Líder cerca de mi casa, y los sitios del estacionamiento cercanos a ella estaban bastante ocupados, pero había muchos sin uso por todo el lugar. No había problemas.
De inmediato encontré el lugar ideal para los cinco minutos que me tomaría el trámite; lentamente viré a mi derecha y en una sola movida del volante quedé perfectamente....un poco en diagonal, jeje, pero dentro de las rayas delimitadoras. ¡Feliz yo! hasta que apareció una joven mujer en un impresionante 4x4 gritándome insultos como energúmena mientras hacía maromas para estacionar su nave espacial virando a la izquierda suya necesitando retroceder para ello si yo no estuviera ahí.

Me sentía bastante enana ante sus gritos de ¡te voy a romper el auto!, pero no en falta, pues las reglas del tránsito y la buena educación corren también dentro de un establecimiento comercial y la verdad es que ¡ni la ví dar vueltas esperando su ansiado lugar que era el que usé yo!

¿Pueden creer que me esperó afuera hasta mi regreso que pudo tardar la hora y media que no es raro que yo ocupe en esos menesteres? Fue una casualidad increíble que sólo fuera por la extrema urgencia a buscar un traje que me lavaron en una hora _y me cobraron por ello, por negligente, eso me pasa_ y cuando salí ahí estaba de nuevo, aullante y grosera, pero no dije ni pío.

Me subí a mi auto, puse reversa para irme en paz y dejar el espacio, cuando la "dama" se me pone por detrás sin permitirme la salida. Perro del hortelano total.

¿Qué hacer? ¿Llamar al guardia? ¡qué lata y capaz que la mujer llegara a hasta la agresión! pero Dios ayuda al inocente, y aunque tenía un auto al frente, nariz con nariz, y otro por la derecha, la salida me quedaba al lado. Con aparente calma apagué el contacto, moví uno de esos aparatos que indican arreglos o peligros en las calles: uno grande, cuadrado, no un cono; me subí a mi vehículo ¡ salí por el lado y me fuí tranquilamente, tal como entré y como debí partir!

La pobre mujer aún debe estar rabiando o avergonzada por un mal momento, pero yo no ceso de pensar en los niveles de agresividad en que nos movemos a pesar de la educación y nivel social general del sector. También pienso en que "el que ríe último ríe mejor" ¡Qué mala soy!

12 comentarios:

bajamar dijo...

Hola, es cierto la agresividad, los estados de tensión, sobre todo en las grandes ciudades, es insólita, lo peor es que es impredecible, reacciones como la tuya son el ideal, debe haber quedado muy desconcertada esa persona porque al parecer está todo mundo acostumbrado a lo irracional...te felicito por la templanza.

Ha sido muy grato descubrir tus blogs, y muy ilustrativo, aún no termino de recorrer todos los espacios de tu acogedor sitio, es como una cajita de pándora, muy grato.

Gracias, te agrego idem y te seguiré visitando

saludos desde Chiloé

almena dijo...

Así, dominando la situación
:-)

y dominándote tú (o casi)

un beso!

hna josefina dijo...

¡Me imagino el fastidio que le habrá quedado!¡Pobre el siguiente con que se topó!

Cristian dijo...

Menos mal no reaccionó como la mujer que protagoniza "Tomates verdes fritos" jajajaja. Ella, cuando en un centro comercial le ocurrió lo mismo que a la mujer con la que tuviste el altercado, las emprendió con el auto de las otras mujeres que habían ocupado el estacionamiento. Cuidate mujer; tu mismo me confirmas que el nivel social, ni el "barrio - bien" van de acuerdo con el ser mejor o peor persona. Bendiciones.

Namasté dijo...

Ahora es que la gente no aguanta nada. Aquí en España han cogido al hombre que mató a otro por una discusión de tráfico. Cuando salió la noticia, hace unos meses, se veía a la viuda, una chica joven, llorando al pie de su marido que estaba tapado con una sabana. Tenían un bebé. ¿tu te crees que hay derecho romper así la vida de una familia y la de sus seres? Y e mundo está girando en esa linea, que es lo malo...

Ya contaremos una de amor para la proxima ¿Verdad? TAmbién hay que explicar estas cosas que pasan

Bss.

Alemama dijo...

Amigos: Cuando se abre desde el post, hoy aparecen montones de links que pertenecen a otros sitios o jamás se han hecho. No puedo borrarlos, no me deja. Debe ser una jugarreta BETA, perdón :( Ojalá pasé pronto :verde:

alida dijo...

Me alegra que salieras airosa de esa situación tan incomoda, uno se encuentra cada loco tras el volante, sin educación
Un abrazo

La hormiguita dijo...

Qué mal momento. Menos mal que el Cielo te alumbró para encontrar la salida.
Saludos

Alemama dijo...

Sí, fue el motivo del problema y la suerte mía el quedar al lado de la calle de "escape". Debe haber tenido un mal día. Gracias Alida y Hormiguita por su solidaridad.

Alemama dijo...

P. Cristián:
Me ecantó esa película, pero yo no tengo tan buen seguro. En este caso puntual debe ser ella quién pudiera chocarme sin dolor del bolsillo.

Tere dijo...

Es increíble a qué extremo pueden llegar algunas personas en un momento de agresividad, con otra persona totalmente desconocida. Si te soy sincera no he tenido nunca ese tipo de reacción sin motivo con una persona desconocida, hasta ahora. Espero que nunca, porque eso no indicaría nada bueno...

Gem@ dijo...

Bendita paciencia la tuya...

(Llevo días que alucino con lo que te está pasando, me refiero a BETA, crees que al final tendremos todos que migrar? Sabes para cuando? Yo estaría tirándome de los pelos)

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas