Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 9 de julio de 2007

Mínima caminata

Paseando por ahí, cerca del Apumanque, con un frío sabroso, estimulante y no agresivo, me encontraba feliz. El viento me movía la melena recién arreglada en Spejo's y sonaban los chimes de los edificios.

Estoy viva y sé que lo estoy, cosa redundante, pero no todos se dan cuenta de que hay que aprovechar hasta los paseítos minúsculos como ese entre la iglesia y el hogar para sentir latir la sangre en las venas, y los pulmones rítmicamente inflándose cada tanto. Si me pongo a esperar el nuevo paso del cometa Halley para disfrutar, estoy perdida.




8 comentarios:

Gabriela dijo...

Muy cierto querida amiga!..debemos aprender de esos pequenos momentos y que en determinada situacion, a veces se convierten en pequenos milagros!
Aprovechemos lo que la vida te presenta..

Abrazos

Tanhäuser dijo...

En las pequeñas cosas, en esos instantes humildes, es donde está la magia de nuestra existencia.
Un abrazo, Ale. Es siempre tan hermoso el leerte.

modes amestoy dijo...

efectivamente, hay que vivir.
Brindo por ello.
Un abrazo

El Churruán dijo...

Aleeeeee, he vueltooooo. Me escapé de los "secuestradores", fue horrible, un viaje de puro placer jejee.
Me alegro de pasar por aquí, he leído algo de una sorpresa, me tienes intrigado :) Sigo leyendo...
PS: Estoy contigo, estoy aprendiendo a disfrutar de los pequeños momentos, que componen uno más grande.

Juan Rubio dijo...

"Vivir cada momento como si fuera el último instante de nuestra existencia", bueno sin llegar a obsesionarse, simplemente disfrutándolo.
Cuídate,
PD. Gracias por alojar mi viñeta en este blog, la veo muy bien arropada. Yo también enlacé tu blog.

Marina dijo...

Ale, cuanta razón en eso que escribes en las cosas sencillas encontramos mucho y apreciamos poco, especialmente eso que dices de apreciar y agradecer el simple pero imprescindible aire que entra en nuestros pulmones... Gracias por recordarnos eso...

botón dijo...

Ciertamente, son esas pequeñas cosas las que se entrelazan para formar nuestra "felicidad".

Abrazos

alida dijo...

Esos momentos tan breves hay que vivirlo al máximo, cuando salgo sabes veo cada cosa como si fuera la primera vez y siempre le consigo algo nuevo
Un beso

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas