Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



jueves, 25 de diciembre de 2008


Acabo de entrar desde nuestro jardín. Todo está sereno y fresco, sin viento que agite los sonajeros ni las hojas del tulipero. Después de un día algo agobiante por el calor, ha sido muy rico salir a contemplar como se levantaba la Cruz del Sur sobre el horizonte de Santiago. Sí, aún se puede mirar estrellas en medio de mi ciudad, son bellas y siguen ahí, tal como las debe haber visto don Pedro de Valdivia cuando llegó desde la tierra de Terly a conquistar para España, para la Cristiandad y para Occidente este lejano territorio de Chile que casi se cae al océano Pacífico.

Pareciera que muchas veces la tierra que nos cobija deseara deshacerse de nosotros como un perro que se trata de sacar las pulgas agitando su pellejo, pero a pesar de los terremotos y volcanes que nos mueven el piso, acá seguimos aferrados a la piel de la tierra en este angosto país en que nos tocó la suerte de nacer y de trabajar para hacer rendir sus riquezas y posibilidades.

Tengo sueño, estoy hablando algo deshilachado, pero es que está tan linda la noche, que me dan ganas de que Neruda, mi compatriota que debe haber escrito sus versos en una noche como esta, no los hubiera creado para poder decir yo, como palabras recién estrenadas:




9 comentarios:

Fran dijo...

Dices bien. Tenéis suerte de nacer y vivir en ese bello y gran país.

Terly dijo...

¡Qué bonito y qué romántico post! ¡Cómo me gustaría poder disfrutar de una noche así en tu tierra! ¡Qué suerte tuvieron algunos paisanos míos, como bien dices, que debieron disfrutar de ellas cuando eran noches totalmente vírgenes y las estrellas en el firmamento se deberían contar por miles de millones. Y... ¡Qué suerte la de tu paisano Neruda por haber sabido contar todo esto de la manera tan poética como lo hizo.
Un besito navideño, Alemamá.

yeste lima dijo...

Querida amiga, me he sentado hoy por primera vez después de algunas semanas, a leer y escribirle a los buenos amigos como tú.

Gracias por tus comentarios y sobre todo por haberme echado un poquito de menos.

Un fuerte abrazo.

Yeste.

María dijo...

Feliz Navidad, y a mí también me gusta Neruda...y el autor del cuadro que no recuerdo cómo se escribe "Van Gogth"...Besines

j.a.varela dijo...

Alemamá:

Nuestros mejores deseos para vos y tu familia en estas Navidades. Que sigas haciendo tanto bien como haces a través de tu blog. Por aquello de inundar el mal en abundancia de bien. En eso no hay duda de que eres catedrática!

j.a.v.

Profeballa dijo...

FEliz Navidad! Disculpa la tardanza y que no te visito y comento con frecuencia, estoy pasando por un un período de excesivo trabajo que no sé si tiene fin.
un abrazo
ProfeBalla

zocadiz dijo...

las noches estrelladas son inspiradoras...aunque en el D.F. cada día vemos menos.

Hilda dijo...

a veces yo también siento que la Tierra nos quiere sacar a patadas con tanto que le hacemos.
A mí no me gusta mucho la poesía pero Neruda es de los que admiro mucho.
En San Luis Potosí hay noches muy lindas, es lo que me gusta de vivir aquí, en el día el cielo es azul claro y en la noche está lleno de estrellas.
Saludos. Hilda

Marta Salazar dijo...

y ahora, citas a Neruda!

je je, es broma

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas