Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 26 de enero de 2010

Se fué la Isamé


Juguetes ociosos dejados por "Isamé"

Ayer viajó de regreso a su casa mi hija con su familia. Después de 7 semanas compartiendo alegrías, pero también desorden, la diferencia es notable, y en cada rincón y cada hora compruebo que han dejado un hueco grande que es difícil de llenar. Todo se va viendo como siempre, pero hay mucho silencio acá; es que nos falta la "Isamé", como Isabel dice que se llama.





12 comentarios:

Winnie0 dijo...

Esos juguetes te traerán a la mente los momentos vividos pasados y te avisarán de los futuros...que vendrán...seguro. besos ale

dimas dijo...

Es cierto, los vacios no se pueden rellenar con nada, solo queda respirar el amor que en torno al vacio se mueve.

Y gracias amiga por tus palabras de ánimo,la pana física se sobrelleva , pero que dificil es cuando toca al espíritu, pero hay estan las palbras del amigo como carícia que despeja el horizonte, muchas gracias por tu oración querida amiga,

Juan Ignacio dijo...

Creo que me imagino el sentimiento. Por cierto, aficionada a los autos la susodicha. Muy lindo el rojo.

Gabriela dijo...

A mi sobrina de 2 años también le encantan los Backyardigans...
Será inevitable extrañarla, extrañar su risa y su bulla. Pero hay que mirar el otro lado: con tanto avance tecnológico, estar comunicados es más fácil. No quiero imaginar cómo fue para aquellos que lo dejaron todo y migraron a otras tierras hace generaciones.
Pero anímate. Llámala y sé un presencia constante en la vida diaria de tu querida Isamé.

ojo humano dijo...

Qué lindo tiempo que disfrutaste. Gran regalo que lo guardarás como un tesoro.
Un beso con afecto.

almena dijo...

Seguro que "Isamé" también estará recordando lo bien que se lo pasó con su "abu".

:)

Besos!

AleMamá dijo...

Gracias por venir a acompañarme un ratito.
Isamé ya ha llegado a Alemania después de un viaje laaaaaarrrgoooo.

Juan Ignacio: sí, la chica ama los autos, igual que su papá, que trabaja en el diseño de la industria automotriz, para motores Diesel. Tan específico es, que no creo que en su vida laboral pueda trabajar en otro sitio que no sea el sur Alemania.

Fernando dijo...

Qué lástima. Pero no te apures, Alemamá, el tiempo vuela y cuando te quieras dar cuenta ya estarás otras vez viéndoles.

Más habrán sentido ellos irse: no sólo por perder tu compañía y la del resto de la familia, también por ir del verano chileno al duro invierno alemán.

Jorge S. King dijo...

Así es, después queda mucho silencio, pasa en casa luego que mis sobrinos han pasado a visitar a sus abuelos.
También nos queda una especie de vacío luego de visitarlos a ellos en vacaciones, pero como alguien lo ha dicho ya, quedan los gratos recuerdos de los momentos vividos, y eso no se va más.
Un abrazo.

maria jesus dijo...

Yo me quito el "mono" de los que estan fuera con el skipe. No es que sea lo mismo pero, al menos, los ves y charlas.

Un beso

Querubish dijo...

Sip, se fue nuestra Isamé ... la vi poco esta temporada, pero igual las pocas veces que la vi disfruté mucho con ella, es mi ahijada, hija de mis queridos Ale y Mike ...

Ahora queda la casa vacía, el silencio y el aburrido orden, vienen el "otoño" y el "invierno" para que, Dios mediante, luego la "primavera" y el "verano" nos traingan de vuelta a Isame y sus papis.


Un gran beso

misideascotidianas dijo...

Tanta paz lleven como dejan:)

Claro que estaréis como sordos. Da penica, mucha penica, pero también vuelven las cosas a su sitio¿no?

Un besazo y arriba el corazón!

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas