Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



domingo, 24 de enero de 2010

Nacer a la bruta en el siglo XXI


Ha nacido en Alemania una hija de Rolf, un amigo de mi yerno. Su mujer -checa- tuvo un embarazo de lo más normal y llegó la hora de su parto. Como primeriza se demoraba, por lo que el personal decidió que no valía la pena que el marido se quedara y se fue. Por su inquietud y deseos de acompañar a su esposa, Rolf regresó a la maternidad, y no tuvo ni un duda de donde encontrar a su mujer, por los alaridos que ella daba. Sí, estaba en la sala de partos en plena recepción de la niña y, para variar, no le administraron anestesia pese a las horas y horas de trabajo de parto que llevaba, debiéndole hacer la correspondiente episiotomía cuando emergió la criatura "a sangre de pato", como decimos -no sé por qué- los chilenos cuando las cosas se hacen sin sedante alguno.

En las maternidades normales de Alemania los partos son atendidos por el personal de turno. Podría o no tocarte con la persona que te controló el embarazo, pero nadie lo garantiza, por lo tanto la confianza o empatía con el que te toca no existe, y si se produce, es en el peor momento.

¿Por qué tanta "barbarie"? Tienen una medicina que es referente para todo el mundo en muchas áreas; me parece estupendo que no abusen de las cesáreas (y pudiera ser justo por lo de que atiendan por turnos); las enfermeras son espectaculares en eficiencia, etc, pero....¿para qué hacer sufrir tanto teniendo los medios para ayudar a evitar un  dolor que no aporta nada -o poco- al que va a nacer?

Tienen campañas para aumentar la población, y la aplaudo, pero sé de varias mujeres en edad fértil que no quieren repetir la experiencia. Por suerte, mi hija fue atendida dentro de un razonalble término medio de dejar actuar a la naturaleza y llegado el momento se le administró la anestesia para ayudarla, pero me contaba de los gritos y lamentos de algunas madres que estaban dando a luz sin anestesia en los pabellones del lado del suyo. Particularmente recuerda a una turca que gritaba desesperada.

En todo caso no es algo exclusivo del país germano, pues conozco el caso de una chilena muy próxima que las vió negras en Luxemburgo al nacer su primera hija, y también del parto de la hija de otra amiga en Inglaterra. Un festín para Drácula, así la cosa.





14 comentarios:

Winnie0 dijo...

Yo espero que se actúe con más cabeza...¡sufrir por sufrir...NO! Besos ale

Gabriela dijo...

Me has hecho acordar a un artículo que traduje hacia diciembre 2008 para Global Voices Online:
http://es.globalvoicesonline.org/2008/12/23/serbia-madre-coraje/
Tiene una continuación:
http://es.globalvoicesonline.org/2009/06/07/rusia-bloggers-recuerdan-hospitales-de-maternidad-sovieticos/
Me impresionó mucho leer que hay mujeres para quienes el cumpleaños de sus hijos no son ocasiones felices, sino más bien el recordatorio de los peores momentos de sus vidas.
Saludos domingueros AleMamá.

Gabriela dijo...

Acá te paso mejor los enlaces:

Me has hecho acordar a un artículo que traduje hacia diciembre 2008 para Global Voices Online. Tiene una continuación.
Me impresionó mucho leer que hay mujeres para quienes el cumpleaños de sus hijos no son ocasiones felices, sino más bien el recordatorio de los peores momentos de sus vidas.
Saludos domingueros AleMamá.

AleMamá dijo...

¡Uf, Gabriela! gracias por el enlace. Por suerte no siempre es así y en esos países en guerra o a punto de estar no deben andar con ternezas, por desgracia.

Ser madre es tan maravilloso que todo vale la pena, pero me parece horrible que haya esa insensibilidad, esa falta de empatía, ese acostumbramiento con las mujeres parturientas sólo porque es tan normal dar a luz. Cuando le comenté a un hombre algo sobre este tema su respuesta fué: "Las mujeres han perdido rusticidad". Lamentable.

Soledad dijo...

Me llama la atención que todos los casos nombrados son corresponden a señoras de otros países u otras razas.

No hay ninguna razón, y menos en estos tiempos, de parir con dolor.

Esto me recordó haber escuchado de niña y en Villa alegre, de una enfermera muy fanática que a las madres solteras las cosía sin anestecia 'para que aprendieran'

AleMamá dijo...

Es para todas igual, Sole, si hubiera alguna diferencia en los porcentajes pudiera ser por mayor información de lo que hay que pedir, cómo pedirlo y qué firmar. La Ale firmó todos los papeles que le pidieron para asegurarse de que no le negaran la anestesia como a su amiga de Luxembuergo, que la atendieron con fórceps y sin nada de analgesia.

Julia dijo...

Me ha gustado este post. Hubo, y digo hubo porque mi parto fue hace seis años y no se como andará el tema ahora, que donde yo vivo, se puso "de moda" el seguro privado para parir. Bueno, pues la mayoría de partos eran programados, es decir, te decían el día tal a tal hora ingresa, y al día siguiente por la mañana a parir, por supuesto con la epidural para no escuchar ni un solo lamento, y depués una buena cesárea sin contracciones ni nada, y después una buena dosis de calmantes que a mi me dejaron dos días sin fuerzas siquiera para atender al niño... Todos los extremos son fatales, no exagero si digo que tardé meses con los dichosos entuertos. Siempre me quedó la duda si ese realmente era el día en que tenía que nacer mi hijo. Un día tan hermoso no debería dejar de serlo por unas decisiones tan absurdas.
Gracias por tus comentarios tan acertados y saludos.

Marta Salazar dijo...

Pero Alemamá! se nota que eres del tercer mundo!

en Alemania es PECADO!!! sí, pecado, me lo han dicho sras. y srtas. muy cristianas tener ninos con anestesia!!!

no ves que le haces mal al nino!

no ves que los sufrimientos te los manda Dios y "nuestras madres" también nos tuvieron sin anestesia!!!

pero por favor, no nos vengas a contaminar con tus ideas norteamericanas!

las matronas son quienes tienen que recibir a los ninos, como ha sido siempre en la historia de la humanidad, los doctores, hombres, varones, esos NO tienen nada que hacer!

y por favor, nada de maquinas en la sala de partos!

y no te quejes del dolor que para eso están las mujeres: para sufrir!

Además, "necesitamos tus dolores", para que sepan cuando empujar...

Todo, todo me lo han dicho a mí en Alemania, no he inventado nada...

triste realidad, gracias a Dios, la globalización ayuda a salir de la edad de las cavernas en las maternidades de Alemania.

Y da gracias a Dios que no es Holanda, donde se acostumbra a tener los ninos en la casa...

Saludos!

Fernando dijo...

Hummm... A lo mejor estas tremendas prácticas alemanas explican que muchos de ellos sean tan cabezones (en sentido literal y en sentido metafórico).

AleMamá dijo...

Marta, esperaba tu comentario pues te he leído algunas cosas sobre ello. Me parece increíble que en ese país tan querido y admirado por tantos sigan estando en la edad de las cavernas en este tema. ¡Está reforma para la igualdad de "género" exigiría yo! que salvo una petición en contrario la analgesia en los partos sea la norma.

Sí, parir con dolor está en la Biblia, y también trabajar con sudor, pero parece que los biblistas se quedaron en una parte no más, pues hay hartas máquinas que nos alivian del chorreo de la frente, ¿o no?

Saludos

zocadiz dijo...

Ay que dolor para la madre!!!!
Me parece que debe hacerse lo más natural posible pero procurando hacerlo lo más llevadero posible.
Nos leemos.

misideascotidianas dijo...

Yo he dado a luz tres-de cuatro- veces sin anestesia. En ninguna de las tres ocasiones grité. Creo que el grito provoca un nerviosismo mayor que no contribuye al parto.

Desde luego la diferencia de Sin a Con es abismal.

Entre matronas o médicos, me quedo con matronas, que tienen más práctica en asistencia a partos-siempre que no haya complicaciones-

No sé. También las anestesias tienen sus contra indicaciones.

Desde luego, en España en la Seguridad Social, no te asiste "tu médico" sino el médico o matrón de turno.

Un beso

AleMamá dijo...

Luisa, ¿tres partos SIN anestesia? ¿es lo normal allá en España, mujer?
Chile será lo que quieras, pero en general los partos en maternidades son asistidos y con anestesia, salvo, claro, que pidas lo contrario que es muy bueno para la que se anima, como mi madre, que recién al tercero de seis partos pidió anestesia porque temía hacernos daño....¡uf! conmigo estuvo en trabajo de aprto más de 24 horas y así no más.

Lo de gritar, creo que depende de cada mujer. ¿Es ayuda o no? hay que preguntarle a María Sharapova si el gritar le aumenta las fuerzas, jeje

Marta Salazar dijo...

menos mal que las cosas están cambiando en Alemania, donde... igualdad de géneros? qué es eso?

chiste de un amigo mío (de la nobleza, o sea de esos a los que todos siguen cuando habla):

"qué hace mujer en el living de la casa?

"le dejaron la cadena muy larga",

ja ja, risas de todos... el problema es que es lo que yo veo que pasa aquí...

Claro, por "parir con color" es que no tienen ninos!

y resulta que (date una vueltecita por mi blog de eduecación) el este ateo de Alemania superó ya en número de hijos por mujer al "cristiano" occidente...

Claro, acá hay muchas cosas que son como en el s. 14 ;)

Un abrazo!

PS: sobre Espana, la mamá de una amiga (ginecóloga chilena) estuvo con una beca en Espana, hace siglos eso sí, y me contaba que allá (en aquel entonces) les ponían cloroformo inmediatamente antes de dar a luz...

Muchos saludos!

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas