Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



jueves, 15 de abril de 2010

Un desahogo con mis amigos

La vida universitaria no es fácil, ya lo sabemos, más cuando la carrera y  establecimiento son de excelencia, y caros, por añadidura. Los  padres muchas veces dejamos jirones de piel para pagar las colegiaturas, para asegurar un futuro más apacible, dentro de lo asegurable que pueda ser la frágil vida de cualquier ser humano. Se intenta, al menos. Si vas a vivir, hijo, te doy el fruto de mi trabajo, de mi tiempo -que en definitiva es mi vida- sin más esfuerzo ni mérito que el que seas  mi hijo.

¿Por qué, entonces, cuando te pido algo, o supones que necesitaremos de tu ayuda te escudas en lo  es tu deber? Ya sabemos que debes estudiar, pero siempre es JUSTO cuando te necesitamos, luego, ya hay tiempo para ir al gimnasio, salir con los amigos y descansar leyendo los deportes. Papá, mamá o los hermanos saldrán adelante con la emergencia. 

Claro que si la necesidad es tuya, ¡todo es urgente, impostergable, imprescindible! y cuentas -como no- con la eterna disponibilidad de los demás. ¿Que tu papá me niegue irte a dejar a kilómetros de distancia? Impensable, se sacará el pijama a media noche e irá, seguro, lo conozco. 

Te ha pedido que laves el auto....._¿a qué hora?  dices con escándalo  _Debo estudiar con mis compañeros que vendrán a casa. Nunca vienen, pero esta vez sí  _ El auto debe esperar.....

_No vinieron mis compañeros, que raro ¿ah? y me quedé sin lavar el auto otra vez, pucha, viejo, perdona.

Hoy es culpa del estudio, pero puedes ponerle cualquier supuesta actividad para el mismo resultado. Mañana, cuando seas hombre maduro ¿tendrás alguna deferencia con nosotros? Como estoy triste y molesta, me parece oír un futuro: _Viejo, no me pidas ese "favor", tengo familia y mucho trabajo_ ¡arréglatelas solo! y papá lo hará, estoy segura, lo conozco: SIEMPRE estará ahí para servirles en bandeja lo que sistemáticamente le han negado.

No hemos sabido educar, va quedando claro. Quisimos hacerlo con el ejemplo, pero parece que no era el camino. Lástima que no conocemos otro. Estoy desalentada. Perdón. Mañana será otro día y capaz que borre este desahogo.



16 comentarios:

Gabriela dijo...

Espero que lo que motivó este desahogo pase pronto.
Saludos.

Winnie0 dijo...

Ojala se te pase pronto el mal rato...Ya sabes dónde estamos. besos

ojo humano dijo...

Ay!, los hijos nos hacen sufrir, oh, sí. Dios te ayude, lo pido de verdad, no hay otra manera de vivir, agarrada de Él siempre.
Ánimo, lo estás haciendo bien.

almena dijo...

No te desalientes. Yo creo que no es que nieguen su colaboración, sino que piensan que los padres todo lo pueden y se arreglarán bien sin ellos...
Pero madurarán.

Un beso

Fernando dijo...

Querida Alemamá: como diríamos en España, ¡se te entiende todo!

No estés triste, ni enfadada, porque todo tiene su tiempo. ¿Tú nunca ignoraste algo que te pidieron tus padres, nunca les fallaste? Yo sí con los míos, con el paso del tiempo me arrepentí mucho e intenté ser mejor hijo, con obras.

Todo tiene su tiempo y cada edad tiene sus debilidades.

TERE dijo...

Mis hijas aun están pequeñas y todavía no llegan esas experiencias. Pero sí te puedo decir que yo las hice cuando joven. Todo lo que me pedían era un problema, una lata. Poco ayudé en casa. Ellos pudieron darme todo lo que necesitaba y más, por eso es que dificilmente me exigieron en el momento adecuado que cooperara con las cosas de la casa.
Hoy, cuando ya soy mayor y han pasado los años de adolescencia y primera juventud, me doy cuenta de las cosas. Algunas veces creo que ellos son responsables por no enseñarme ni exigirme, otras tantas, entiendo que era cuestión de la edad y otras veces, reconozco que personalmente, fui una adolescente dificil.
¡Ánimo Ale! Esto, también pasará . . .

soledad dijo...

Para apoyar a grupos de niños agredidos hice un curso llamado 'Desarrollando Gente Capaz'. Allí nos dieron lecciones de vida lo que muchas veces, para ayudar realmente a otra persona, no se debe hacer todo por ella.

¿Se les quedó la merienda, la tarea, los libros en la casa? Asuman su irresponsabilidad y no salga un papá o una mamá corriendo a dejarle las cosas a su hijo. ¿No hizo lo solicitado? No se hará algo que a él le guste para pagar con la misma moneda pero por supuesto sin llegar al ojo por ojo y No es NO, nada de no, bueno, ya.

Es duro pero enseña. Ya llegará a la casa dando patadas a media humanidad pero con una sola vez ya se cuidará de no repetirlo.

La pareja debe tomar esta determinación COMO PAREJA, TIRANDO PARA EL MISMO LADO y no jugar al policía bueno o al malo transmitiendo el mensaje que si mamá no lo hace papá si.

Natalio Ruiz dijo...

Cosas peores le hacemos día a día a Dios. Lo digo con amor y cariño, a veces nos sirve mirar a Dios.

Por eso Cristo nos enseñó a decir: "como también nosotros perdonamos...".

Y no achaque todo a la educación. Los padres dan, el hijo elije qué tomar.

Ya volverá.

Respetos afectivos.

Natalio

AleMamá dijo...

Hoy es otro día y sigo meditando el tema, porque es generalizado, no sólo de un personaje. Natalio tiene razón en que a Dios, que es Padre, se lo hacemos todos los días y a cada rato...

AleMamá dijo...

En el post anterior hablaba de las maravillas de la maternidad, tan olvidad de si misma, y es verdad....quizás por eso mismo contrasta tanto con ésta otra cara de la moneda.....porque ambas caras tienen mucho de cierto.

No lo borraré, pero daré rápidamente vuelta la página. Me carga la auto compasión.

AleMamá dijo...

Almena: creo que has dado en el clavo, sí señora: no creen (ni les conviene creer) que su ayuda sí importa.

AleMamá dijo...

Gracias por ser mis amigos. Yo sé que están acá con sus oídos para escuchar estas endechas de madre frustrada.

MIC dijo...

Consuélate Ale, que el problema es mundial:)
Como hija, me fastidiaba que me pidieran, que me dijeran, que esperasen de mi.
Ahora como madre, me desaliento como tú y pienso en mis padres y entiendo que mis hijos se parecen a mi y yo, ya me parezco a mis padres:)
¡Ánimo!
Luisa

AleMamá dijo...

Gracias, Luisa....así es

Marta Salazar dijo...

mano dura no más! la casa no es un hotel, sino responsabolidad de todos!
;)

Marta Salazar dijo...

Tere! qué empiecen ya a trabajar, si no empiezan / aprenden desde chicas, después será muy difícil!

saludos!

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas