Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 7 de junio de 2010

Recordando, releyéndose, extrañando


He estado releyendo antiguas entradas de este blog. De algunas ni me acordaba, es que ya van como 700. Otras las tengo presentes por alguna razón particular. Algunas las suscribiría hoy de nuevo y otras....bueno, quedan ahí como testimonio de algún estado de ánimo o circunstancia que ya pasaron pero que no es malo tener en cuenta. 

Este sitio ya entró en su temprana madurez. Es de los blogs en que toda mejora habia que hacerla a mano, ayudados por foros, páginas de ayuda como El blog de los blogs, Gem@ o Daleclick , de eterna memoria por su paciencia conmigo (y con Gem@ también, pero ella salió aventajada).

Es impresionante la mortandad de sitios que fueron tan cercanos en su momento. Claro, uno tiene sus temas y sus cosas que a la larga cansan y los amigos se alejan un poco o mucho, y está bien, ¡viva la libertad! pero si me meto en una antigua entrada a visitar a esos comentaristas del comienzo (año 2005 en mi caso) ya muchos no actualizan, cerraron, cambiaron de estilo, en fin se alejaron o se perdieron, y da pena. Los extraño.

Un blog con trayectoria tiene su cuento y es bueno profundizar un poco, pero el tiempo es escaso. Cuando hacemos ese ejercicio de ir tan atrás, tanto como podamos, en un blog amigo encotramos tesoros escondidos, poco comentados y vamos de verdad conociendo la médula de sus motivaciones para escribir




14 comentarios:

Gabriela dijo...

Y a veces hasta encontramos palabras de amigos que ya no están.

AleMamá dijo...

¡Así no más es, Gaby! hay muchas historias en los blogs.

ojo humano dijo...

Casi nunca miro hacia ese pozo profundo que llamamos pasado. Pero me picó la curiosidad y recordé mi primer post (abril 2004), recién había muerto mi madre y estaba aprendiendo una vida nueva, sin hermanos, sin padre, tú sabes, ese camino de hija única. Y los amigos me animaron y me animan hasta hoy, entre ellos siempre tu palabra positiva.
Ah, sí, fue hermoso escribir y experimentar herramientas nuevas.
Creo que somos privilegiadas de Dios, lo digo con harto respeto, sin presumir de nada. La oportunidad fue nuestro gran regalo y bendición.
Como lo dijo nuestro poeta Lihn:
"tuve esta rara certeza,
la ilusión de tener el mundo entre las manos".

Winnie0 dijo...

Coincide que publicas esta entrada justo cuando yo llevo unos días reflexionando la cantidad de gente que vamos dejando en el camino de la blogosfera....¡qué cosas! Un beso Ale

Capuchino de Silos dijo...

Tienes mucha razón en lo que dices.
A veces, me entran ganas de cerrar para siempre, pero cuando me acuerdo de todos vosotros me pongo a escribir con la misma ilusión que el primer día.
Tengo una amiga que lo está pasando fatal, en el día de ayer le dieron cuatro convulsiones y sigue, y sigue. Es un roble.¿Cómo la voy a dejar? Ni pensarlo.
A...¡seguir!

Gracias, un beso

Fernando dijo...

Hola, Alemamá. Tu post me dejó un poco triste, porque es verdad: uno vuelve a sus primeros posts, ve gente que comentó mucho al inicio y cuando intentas entrar en su blog la conexión se ha cortado o el blog está abandonado. Es como intentar llamar a un amigo del colegio o de la universidad y comprobar que cambió de casa.

¿700 ya? ¡¡Viva la perseverancia!!

Xuravet dijo...

Ale:

Me ha dado mucho que pensar tu entrada. Si bien estoy presente en el espacio virtual, lo hago de manera todavía más virtual pues todavía sigo muchos blogs de amigos pero ya he dejado de comentar como lo hacía antes. Mucho ha sido por falta de acceso pues no tengo mucho tiempo para ello y en los periodoen en que puedo, que son generalmente en el trabajo, no tengo acceso a las páginas de comentarios. Los leo mucho en el google reader, pue ahí se concentran todas las actualizaciones.

Sigo por acá, aunque no se note ni en mi blog.

Un Abrazo.
>Xuravet

AleMamá dijo...

Xuravet: eres de los amigos blogueros más misteriosos. Sé que estás ahí, pero posteas poco.Ojalá no cierres nunca.

AleMamá dijo...

Ojo Humano: ¿sabes cómo supe de tu existencia? por un blog católico argentino (no recuerdo cuál) en que te tenían en una lista como valioso y advertían que eras evangélica, jeje

¡Y van tantos años de amistad! gracias por seguir en la brecha

AleMamá dijo...

Mi fiel amigo Fernando: un día apareciste y hemos seguido en contacto. Ojalá no dejes tu sitio nunca.

TORO SALVAJE dijo...

Cuando leo comentarios de blogueros que ya no están me da un ataque de nostalgia.
Con algunos compartí momentos muy felices y con el paso del tiempo se han ido yendo.
A veces pienso que pronto me iré yo, ojalá que no pero algún día será.
Ahora melancolía... si es que no tengo remedio.

Besos.

AleMamá dijo...

Winnie, siempre presente. Con razón tienes tantos amigos, con esa perseverancia para postear y comentar eres de las que siempre están atentas. Gracias.

AleMamá dijo...

Capuchino, ¡no se te ocurra moverte de acá! Ya se han ido demasiados amigos y la pérdida es muy triste.

AleMamá dijo...

Toro, con el éxito de tu sitio debe ser más dificil abandonarlo. Tus viudas y viudos serían decenas o centenas. Saludos

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas