Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



miércoles, 21 de julio de 2010

Cosas que come un niño ¡y se intoxica!



En el campo, teníamos muchas posibilidades de hacer cosas peligrosas del modo más inocente. No nos matamos porque Dios es grande, pero también se pasó susto con otras comiditas originales. En este caso fue otro de mis  hermanos, que por impresionar a Slatta, una chiquita yugoeslava, sobrina del cura de Huerta de Maule de la época, preparó un "chancho en piedra" de caléndulas (en Chile las llamamos "chinitas") muy coloridas, como las de la foto, porque parecía ají. 

Las puso sobre una piedra y las machacó y se las comió con pan. Saben horrible y por lo visto,  y pese a sus cualidades terapéuticas archi reconocidas, comidas así y en esa proporción son tóxicas, porque debieron partir con él de urgencia al hospital de Villa Alegre de Loncomilla,  que hoy no sólo es un puesto de auxilio primario o posta, donde le hicieron un lavado de estómago y lo dejaron en observación. Creo que nunca más presumió ante otra niñita comiendo, porque hacer el payaso delante de la Chofi  fue otra historia.... ¿Se acordará? no lo sé, pero nosotros si, jejejejeje



RECETA DE CHANCHO EN PIEDRA
El chancho en piedra es exquisito, muy veraniego. Les dejo una receta entre muchas encontrada en la WEB. Cada uno hace la suya y están bien todas.


INGREDIENTES (Para 6 personas)


* 1/2 Kg. de tomates maduros que estén rojos y firmes, pelados.
* 1 cebolla mediana cortada en cuadritos pequeños
* 3 ajíes verdes sin pepas cortados en cuadritos
* 1/2 ají cacho de cabra sin pepa cortado en cuadritos (optativo)
* 3 dientes de ajo picado fino
* Aceite
* Sal a gusto.


Preparación


Moler todo en la piedra o mortero. Si no tiene mortero de piedra, puede molerlo en la juguera o en la máquina de moler. Servir en el mismo mortero, o en un pocillo de greda.

7 comentarios:

Gabriela dijo...

Pobre tu hermano. Y... ¿logró impresionar a Slatta

ojo humano dijo...

Hay una de cosas que hicimos! , vaya, qué épocas. Hoy parece que los niños no son tan así, tal vez la tele los ha cambiado, bueno y ahora todos esos adminículos modernos de los que no tengo mucha ilustración.
Hoy los niños se aburren con mucha frecuencia si no hay electricidad.

Winnie0 dijo...

Que no Ale, que yo no he hecho semejante atrocidad!! jaja Vaya comilona...Besitos asustados

AleMamá dijo...

De ellos nunca más supimos. Pienso que la niñita debió quedar impactada del efecto de las chinitas. Deben de haberle dicho en su idioma que no se comían.

AleMamá dijo...

Sí, Ojito, había que inventar para no morirse de lata en esos días eternos.... hoy hay más facilidades, pero se latean igual y exigen que los entretengan. Si no, mira los panoramas de vacaciones no más.

AleMamá dijo...

Winnie, las caléndulas son unos cicatrizantes fenomenales, pero par ahacer un guiso, me parece que no son ideales. ¿Cómo no nos morimos haciendo tanta estupidez?

derechofamilia-páginas libres dijo...

Bueno los niños ahora como bo están tan cerca a la naturaleza y ven tanta TV, son más avispados, pero nos contaba mi madre que ella de pequeña se había metido una arbeja, creo que también le dicen abichuela, es pequeña de color verde,en uno de los orificios de la nariz, y no pudo sacatla, no dijo nada a mi abuela, que notaba que tenía la naricita roja, y creía que se había golpeado.Hasta que una noche que fue a verla mientras dormía, !oh sorpresa!, le salían unas ramitas de hojitas por una de las fosas de la nariz, había comensado a germinar la arbeja. El médico se la sacó.
Como ven todos los niños son terribles.

Cariños querida Ale.

María del Carmen

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas