Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



sábado, 2 de octubre de 2010

¡Bajen la tapa del baño, por favorrrrrrrrrrrrr!


Pocas cosas hay más desagradables que caerse -literalmente- dentro del baño porque los varones no bajan la tapa cuando han terminado su alivio corporal.

Queridos amigos varones, ¿es mucho pedir esta delicadeza con nosotras? ya sé que con tanta estupidez de feminismos absurdos (también los hay justos y necesarios, no se lo salten) estamos muy tontas algunas, pero háganlo por las que aún necesitamos usar el inodoro en forma tradicional.


16 comentarios:

Winnie0 dijo...

jaja tengo una amiga que tiene 4 hijos y los 4 varones....¡es una lucha perdida!!! jaja Besos ale

Juan Ignacio dijo...

Hay que ponerle resorte con cierre automático.
Cuando uno ocupa el trono, la sostiene con la espalda. Cuando se va, se baja.
Perdón, no es muy fino, pero dado el tema...

Fernando dijo...

Oooh!

¿Cómo te va a caer ahí? ¿Entraste a usarlo con la luz apagada?

AleMamá dijo...

Fernando, que me va acaber ¿qué,ah?

Si es lo que pienso, sí, cabe lo suficiente como para dar el salto a tiempo, pero la sensación de sentirme como Alicia en el país de las Maravillas, cayendo por un túnel, no se la doy a nadie.
Saludos

AleMamá dijo...

Winnie, el pololo (novio) de mi hija es de una familia con 4 hijos hombres....ahí, la democracia debe cortar por lo sano y la pobre madre deberá hacer el trabajo completo.

Bss

AleMamá dijo...

Juan Ignacio, el tema no es fino, pero hay que hablar de estos tabúes que hacen la vid más llevadera, jeje

La tapa que necesitamos abajo es la con un hueco al centro. La otra sería deseable mantenerla cerrada por estética, pero esa, la perdono.....

Saludos

Gabriela dijo...

Es peor cuando vas a un baño de mujeres en un sitio público y el baño es un asco... tanto la tapa del baño como el propio baño.

ojo humano dijo...

No amiga, lo peor no es que no la bajen, lo peor es que "no la suban" y dejan todo mojado ¡ayayay!, esto de la convivencia pacífica es más difícil que las guerras cruzadas y del golfo juntas.
Y como dice Fernando, si entraste con la luz apagada ¡Dios te pille confesada!

AleMamá dijo...

Gaby, lo de los baños sucios es una asco añadido, pero ahí no es culpa de "ellos". Justicia, señoras, jeje

AleMamá dijo...

Toyita, ¿no crees que el problema que expongo es porque les enseñamos DEMASIADO bien a subir la tapa luego de tener que revisar vez por vez antes de usar el inodoro? (¡Uy! que fino suena así y no decir nuestro coloquiál "guate"). Aprendieron a subirla pero ahí se quedaron.

Besos

Jorge S. King dijo...

Uy! parece que en todos lados pasa.
Bueno, pero te enojes...diría el Chavo del ocho.
Saludos Santiagueños

Mónica Alvarez Lama dijo...

Ja,ja,ja.La tapa del W.C es todo un tema aunque suene prosaico.Me ha pasado especialmente cuando voy media sonámbula en medio de la noche.La letrina igual era peor y en pleno campo.

Saludos desde Ñuñoa

Gabriela dijo...

Cierto AleMamá. En esas circunstancias ellos no son culpables. Justamente por eso traía a colación el punto.
Saludos.

Eschinefa dijo...

Me gustó lo de Juan Ignacio....eso que es varón..jaja

Marta Salazar dijo...

lamentablemente, este no es sólo -ni en primera línea- un mal varonil... las personas que más dejan la tapa levantada, al menos en Alemania, son mujeres y viejas ;)

kop_op dijo...

Leí este post recién hoy, como consecuencia de esas casualidades cuando uno sigue enlaces hasta en la enésima potencia. Espero Alemamá, que también todos tus lectores que han aportado comentarios puedan ver este clip que recibí recientemente.
Vale la pena. Es breve, bueno y sobre todo: ¡pertinente!

Saludos,

Federico


97e591677b5a87129898f62a03d07bd1SG9uZCBEcmVzc2VyZW4ud212_1.wmv

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas