Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



jueves, 14 de octubre de 2010

Chile, isla geográfica de corazón grande


Chile es una isla geográfica aunque esté pegada al continente americano.Así nos hemos sentido siempre, como viviendo en el fin del mundo. Las tecnologías han hecho que las montañas y océanos ya no sean una barrera para nadie, pero tardaremos varias generaciones en asumir la globalización en ese sentido al menos.

Por eso tendemos a pensar que somos "un país pequeño donde termina la tierra" aunque -dicen- muchos nos encuentran atropelladores y prepotentes. Yo no puedo decirlo, pero de serlo debe ser por defensa. El alma chilena, en nuestro sentir, es más bien apocada,....dicen también, y yo creo que tiene mucho de verdad.

Las únicas veces en que nos sentimos verdaderamente orgullosos y enderezamos nuestra figura es ante la adversidad. ¡Somos expertos en salir adelante con pocos medios pero mucho corazón e ingenio! Con el rescate de los 33 mineros a tanta profundidad, sin escatimar recursos materiales, humanos ni de confianza en Dios, lo hemos logrado una vez más y creo que es legítimo hinchar el pecho y gritar a todo pulmón un sentido  

¡CÉ-HACHE-ÍÍÍÍÍÍÍÍ! ¡CHÍ!  ¡ELE-É! ¡LÉ! ¡CHI-CHI-CHI!  ¡LE-LE-LÉ!  
¡VIVA CHI-LE!





19 comentarios:

AleMamá dijo...

Ese minero al salir se arrodilló. Su mujer abrazaba a la Virgen de Guadalupe. Otros, evangélicos, igualmente alababan a Dios con gratitud.

¿Cómo los encargados de los contenidos de los medios de comunicación no se dan cuenta del sentir de nuestro pueblo y ofenden tanto a los cristianos? Tenemos actualmente un asunto pendiente con un canal que ha hecho mofa -una vez más- de nuestra fe y nuestros símbolos.

pon dijo...

Conozco chilenos y chilenas entre los que tengo amigos, y nunca me he encontrado con ninguno atropellador ni prepotente. Más bien al contrario, personas gentiles y delicadas, muy educadas, grandes de corazón. No sé de dónde vendrá esa fama absurda, pero los tópicos son algo tan extendido y tan difícil de eliminar que es mejor no hacer caso. Las personas se retratan por sí mismas.

AleMamá dijo...

¡Gracias, Pon!

Winnie0 dijo...

Creo que el pueblo chileno y el resto del mundo ha elevado oraciones por esos mineros. Creo realmente Ale que Dios existe, siempre lo he creido...creer para mi es la vida. Bravo por tu país, bravo por el rescate y bravo por la FE de los que confiamos. Un beso

Jorge S. King dijo...

Muchas Felicidades!

ojo humano dijo...

Hay personas que se ríen de los creyentes, pero espérate que les llegue una enfermedad o alguna tragedia, pobres, tienen que "matar su propio piojo", solitos. Yo tengo lástima de ellos, no saben lo que es la vida y el sufrimiento y lo bueno que es Dios en los momentos de crisis.

Gabriela dijo...

Felizmente todo acabó bien. Espero que todo siga bien para estos 33 valientes.

AleMamá dijo...

Gaby, esa es la interrogante ahora. De simples mineros bajo tierra a famosos, puede hacerle perder el norte. Ojalá se centren en lo importante.
Besos.

AleMamá dijo...

Winnie, así es, y es bueno confesarlo para que nos respeten también. Gracias por decirlo acá.

hna. josefina dijo...

Por un lado pienso que no se puede dejar pasar esto sin poner una entrada alusiva. Por otro ¿qué se puede decir?...
Sólo agradecer a Dios, alegrarnos inmensamente con ustedes y con ellos, y por mi parte también estar agradecida de vivir en esta época que nos da la oportunidad de vivir -aunque sea por TV- cosas que hace poco hubieran sido impensables.
Un abrazo grande.

Maria Jesus dijo...

Lo que dices no es la idea que yo he tenido siempre de los chilenos, todo lo contrario. No conozco Chile, pero tengo amigos que han vivido allí y han vuelto enamorados del pais.

Lols medios de comunicación se dan cuenta, por eso hacen lo que hacen, saben de su poder e intentan cambiar las mentes de la gente.


¡Viva Chile y su gente! por aquí se decía que hoy somos todos chilenos

Fernando dijo...

¡¡Viva Chile!!,
por este rescate que ha enamorado al mundo,
por la forma tan ejemplar de recuperarse del terremoto,
por la admirable transición presidencial de hace unos meses.

Me conmovió ver al último en salir, abrazado al Presidente, cantando el himno nacional: en España no tenemos ni letra que cantar.

AleMamá dijo...

Gracias por sus palabras. No creo que sean por decir.

Fernando dijo...

Querida Alemamá:

Hubo un programa en la tele sobre el rescate de los mineros, la gente podía enviar mensajes con su celular y aparecían en la parte baja de la pantalla. Varios pusieron "Queremos a Piñera de presidente del gobierno".

Umma1 dijo...

La verad, amiga, ha sido una epopeya.

Ya no están los tiempos para escribir poemas homéricos, nos hemos vuelto muy cínicos y descreídos, para deleitarnos con las resistencias y empecinamientos de los hombres frente a la adversidad.

De haber pasado en otro momento, estos 33 hombres, habrían sido la masa de un mito.

Y, sí, el pueblo chileno tiene esa cualidad de combatir la adversidad.

Cuando todavía no se los sabía vivos, yo repetía para mis adentros, "Andes nuestros, no te tragues a tus hijos". Porque si bien los mineros eran chilenos, por encima de todo eran personas...
Así padecimos y nos alegramos con su historia.

Viva la victoria de la vida.

Abrazos

AleMamá dijo...

Fernando: he reenviado tu comentario a mis hermanos para que lo leyeran. No son asiduos a mi blog, jeje

AleMamá dijo...

Umma, como bien dices, acá era un tema de humanidad, no de nacionalidades.

Y sí, ha sido una gesta que en otros tiempos hubiera tenido su propia saga.

Un beso

dimas dijo...

"Agimus tibi gratias omnipotens Deus pro universis beneficis tuis"

Juan Ignacio dijo...

Un poco tarde pero quiero que sepas que me alegro.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas