Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



lunes, 11 de octubre de 2010

Deporte y magullones


Para jugar al fútbol hay que tener coraje. Yo sufro cada vez que veo patadas, caídas, golpes y todo lo que la adrenalina lleva consigo. Tampoco excluyo el estómago que hay que tener para caerse sobre el infaltable escupo que capturan las cámaras...¡qué asco! ¿por qué no se lo tragan como todos hacemos?

Hoy quiero mostrarles el estado casi permanente de los dedos de los pies de mi hijo menor, con las uñas perpetuamente negras por los pisotones que soporta estoicamente en aras de su deporte favorito. Es el costo por practicarlo y no tiene idea cómo es que llega todo magullado, con cortes, moretones y cojeras, ¡pero tan feliz!



10 comentarios:

Gabriela dijo...

Si, él es feliz, seguro que si. Ya sé a quién le duele más verle los pies así.
Mi mamá siempre dice que si fuera madre de algún jugador de cualquier deporte, no podría verlo por miedo a ver que se golpee.

Winnie0 dijo...

´Qué dolor Ale!!!! ¿le valen la pena tantos pisotones?....Besitos espantados para ti

Anónimo dijo...

AUCH!!! Que dolorrrr me da de puro verlo. Sarna con gusto no pica, verdad? ayayay. Los alemanes dicen "Sport ist Mord"

AleMamá dijo...

Gaby, sí, es lo que lo hace más feliz, creo yo. No le importan cortes ni uñas negras

AleMamá dijo...

Vale la pena, parece, Winnie. Tú debes haber conocido casos similares con tus hermanos y sobrinos. Son de una raza especial, jeje

AleMamá dijo...

"Anónimo" gracias por comentar....sí, no pica, dicen, jeje

Militos dijo...

Tengo una prima carnal que al morir su hijo de 18 años en un partido de baloncesto, en Estados Unidos, con todo el dolor de su alma dijo:
Ha muerto haciendo lo que más le gustaba y estaba preparado.
Tremendo ¿verdad?
Bueno, querida Ale, no quiero asustarte, por favor, lo de tu hijo no llegará más allá, pero vaya chico sufrido.


un beso con mi cariño.

Me alegro mucho por las noticias que nos llegan de los bravos mineros chilenos.

AleMamá dijo...

¡Uf!, Militos, qué tristeza... espero que al mío sólo se le pongan en tinta las uñas.

Gracias por venir

CorazónCoraza dijo...

Alemamá, porfin puedo escribirte. Agradezco cada una de tus líneas dedicadas en mi blog, dándole respuesta a cada uno de mis estados. No sabes mucho de mí, pero aún así te interesa lo que escribo..

¡Gracias!

Juan Ignacio dijo...

(Perdón que no sea el tema de la entrada, pero les deseo mucha suerte hoy con el rescate).

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas