Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



viernes, 18 de febrero de 2011

Cuentas, deudas y gastos


Revisando cuentas por pagar...caen como en otoño y siempre son sorprendentes....¿cómo se juntan tantos ceros con números terminados en 9?

No soy ordenada con mis gastos que, aunque los percibo como adecuados, siempre me sobresaltan. Estoy haciendo propósitos de anotar más y, salvo en señalados casos, no usar las tarjetas pagando en cuotas, por más que me respeten el precio como si fuera al contado. Así uno se anestesia un poco -o mucho- y se pilla por la cola. 


14 comentarios:

Winnie0 dijo...

Cada vez hacemos más números para llegar a fin de mes ¿verdad Ale? Yo al menos ...sí Un beso

Gabriela dijo...

Te sugiero no pagar las tarjetas de crédito por cuotas sino hacer siempre el pago total a fin de mes. Pagando por cuotas nunca se deja de pagar.

AleMamá dijo...

Gaby, los pagos en cuotas son al comprar, porque el que difiere el pagar no termina nunca con la bola de nieve. Gracias por el consejo.

Fran dijo...

Según están las cosas por aquí yo me conformo con poder seguir haciendo mis cuentas.

Fernando dijo...

Hay que vigilar los gastos, Alemamá, yo empecé a hacerlo hace mucho, cuando firmé con el banco la hipoteca de mi casa y tenía que tener cuidado con mis gastos. Con los años mejoró mucho la situación, pero desde entonces me quedó la costumbre de anotar todo, sumarlo cada mes y luego cada año.

Andy dijo...

Controlar los gastos y que te cuadren los números es algo casi heróico en estos tiempos.

Y yo que siempre me he llevado "mal" con ellos... soy mas de letras jaja.

Un saludo.

eligelavida dijo...

Ja, ja, ja... Tienes razón, por alguna extraña razón los ceros siempre persiguen a los 9!!

Un abrazo fuerte!

Miriam dijo...

Lo de no usar las tarjetas es una buenísima idea¡¡¡
Y controlar hacer cuentas... que pereza pero que necesario¡¡

Guillermo N. A. dijo...

Hola Ale...

Has puesto el dedo en una de las llagas más supurantes... (como por cierto, es tu costumbre, aunque con esa manera tuya tan cordial, tan serena y jovial que hasta se agradece... siempre...)

"Mala cosa toda aquella que se rosa con dinero" dice por ahí...
Yo el dinero (justo es marcar la diferencia con "los números", con los que tengo una reciproca y respetuosa relación)lo necesito, como todos... no por el dinero en si, sino por el mundo en el que nos movemos (con el que no estoy de acuerdo por cierto) que nos lo ha hecho necesario...
El dinero pues, lo necesito como todos... pero la verdad no me interesa dedicarle ni el mínimo tiempo...
sólo el necesario para no caer en sus garras...
Y los presupuestos, si no puedo evitarlos (nunca he usado ese concepto que a nosotros los "pobres" de espíritu nos causa un oscuro terror:
C R E D I T O)...
los presupuestos pues, los echo en ese costal, también terrible, que marco bien legible con letras grandes y negras "INCERTIDUMBRE"...

No pretendo vanagloriarme de esto, ni discutir si está bien o mal, sólo participar mencionando que en mi caso así ha sido siempre, y que he llegado a un punto en que ya no quiero luchar porque sea de otra manera...

Saludos... desde el abismo...
.

AleMamá dijo...

Guillermo, es un placer el que te hayas dado una vuelta por mi sitio. Gracias por tomarte tu tiempo, amigo.

Te leo.

Totò dijo...

Gracias por tu comentario en mi blog. En verdad lo aprecio mucho. Te mando un abrazo virtual que también vale, ¿cierto? Saludos.

Nela dijo...

Las tarjetas son una trampa mortal y en cuanto a los numeros, por más que se intenta casi nunca salen.
Besos
nela

AleMamá dijo...

Totò, me siento muy honrada por tu visita y tus palabras. Saludos, amigo, ¡y ánimo!

derechofamilia-páginas libres dijo...

Querida Ale, desde que fallació mi esposo, me doy cuenta de la cantidad de cosas que hay que pagar, y estoy tratando de ser ordenada en cuentas y gastos.
Las tarjetas son una trampita, uno no se da cuenta de lo que gasta hasta que tiene que pagar.
Cariños y feliz domingo.
María del Carmen

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas