Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



jueves, 24 de febrero de 2011

Leyendo El Señor de las Moscas

Acabo de terminar de leer, de William Golding, el libro El Señor de las Moscas. Yo había pasado por un par de escenas de la película, pero no la entendí, por estar haciendo sólo un zapping, y sólo me quedó grabado que había un gordito al que le rompen los lentes, cosa de una violencia terrible porque al ser yo también corta de vista me espanta quedar desvalida con la falta de parte de ese sentido. 

Me encantó el libro por lo bien que muestra el modo infantil de actuar de ese grupo de niños, sus miedos y el modo de expresarlos, la irresponsabilidad, por inconsciencia, de los pequeños, y por el modo en que un lider descarriado por las circunstancias puede ir ganando voluntades para sus fines.

El libro es viejo, la película también, no les cuento nada nuevo, pero sí quiero referirme brevemente a un pensamiento por ahí que dice más o menos así: El niño no sabía que no le tiraba piedras a su compañero de desgracias  porque en el operaba, sin saberlo, el tabú del respeto que le habían inculcado en su familia, el colegio, las leyes y  la sociedad en general. ¡Cuánta razón tiene el autor! Si no tuviéramos leyes tanto divinas como humanas ¿dónde estaríamos?

Si no lo han leído, se los recomiendo.


17 comentarios:

Winnie0 dijo...

A mi sí que me cuentas algo nuevo. Lo leeré. Un beso y buen finde ALe

Natalio Ruiz dijo...

Es completamente así lo de la ley. De hecho en la palabra ley no se nota tanto como en la palabra norma (donde la norma es parámetro, lo normal, normalizado, etc.) o como en la palabra regla (regula, lo regular, lo arreglado, lo derecho, etc.).

Lo que pasa es que nuestros estados con sus leyes irracionales y antinaturales nos han hecho olvidar la necesidad de actuar y pensar conforme a la ley (natural).

Respetos reglados.

Natalio

AleMamá dijo...

Gracias, Natalio, por tu culto comentario. Da gusto el aporte. Gracias

almena dijo...

Ya está demostrado que la naturaleza humana es incapaz de convivir sin reglas. Sería el caos, la destrucción, el resultado de la convivencia de millones de egos...

Un abrazo!

Nela dijo...

Lo leí hace tiempo, pero ahora al recordarmelo tu, me apetece leerlo de nuevo.
Besos
nela

dimas dijo...

Tienes razón Alemama, ya he suprimido algunos gadgets. Por cierto, si has visto el post sobre cinco militares que fallecieron ayer en un accidente, habras visto que uno de ellos era nacido en Chile, un Sargento 1º de Infanteria de Marina.

hna. josefina dijo...

No lo leí. Lo buscaré.
¡Gracias!

இலை Bohemia இலை dijo...

me lo apunto, creo que sólo he visto retazos de la peli...
Bss

CorazónCoraza dijo...

Creo que 'El señor de las moscas' ha sido la mejor dramatización que he visto. Tuve el placer de presenciarla en el colegio, hace ya unos cuántos años. Pero, el mensaje es concreto, profundo y necesario.
Gracias por pasar siempre, te leo.
Un abrazo bloguero.

Fran dijo...

Leí este libro y me pareció tremendo el argumento sobre la condición humana.
Creo recordar que el grupo de niños se iba haciendo más salvaje detrás del líder según pasaba el tiempo lejos de las normas de convivencia que en la sociedad se han implantado.
Me impresionaba porque realmente las personas pueden ser muy manejables detrás de un líder que usa la violencia contra los que no le siguen.
Hace meditar sobre lo necesaria que es una buena educación.

Fernando dijo...

Tomo nota, Alemamá. Estoy acabando una biografía envenenada sobre la Princesa Letizia, quizá tras acabarla busque tu libro, si es que te parece recomendable.

AleMamá dijo...

Es muy entretenido, Fernando. No es muy largo y a mi me gustan este tipo de libros que pueden -y tienen- una segunda lectura.

Saludos

Andy dijo...

Me apunto la recomendación.

Un abrazo.

eligelavida dijo...

Todos tenemos la ley natural impresa en el corazón, incluso aquellos que niegan su existencia. La cuestión es si después seguimos o no el mandato de nuestra conciencia, porque muchas veces preferimos hacer oídos sordos.

Un abrazo!

Cyrano dijo...

Querida AleMamá: leí el libro hace mucho tiempo, y quedé impactado por el comportamiento de esos niños. Tiempo después, la vi en el teatro. La obra la presentaron los alumnos del colegio Humboldt (colegio alemán). Fue tan buena la puesta en escena que me impactó más que el libro. Ya te podrás imaginar.

Fran dijo...

Alemamá, he escuchado a la niña en el enlace que me has dejado,
¡es increíble!¡fantástica!
Gracias

NIP dijo...

Hola AleMamé y comentaristas blogueros,un libro interesante, es importante reflexionar sobre la necesidad de la ley, como bien dices, divina y humana.

También quiero invitaros a visitar un buen blog donde madurar la fe mediante la formación y catequesis adulta, mistagogia de la liturgia, pensamiento teológico, vida espiritual y aliento para la santidad.Un saludo.

http://corazoneucaristicodejesus.blogspot.com/

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas