Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



martes, 1 de febrero de 2011

Tom A. El australiano que conocí en su prehistoria.


Conocí a sus abuelos y sus tías eran mis amigas y compañeras de colegio ,en el sur, cuando su familia decidió emigrar a Australia con sus 10 hijos, antes de que empezaran a casarse y quedara alguno rezagado en Chile, supongo.

Gracias a Facebook he retomado el hilo de esa amistad interrumpida por miles de kilómetros, y me he encontrado en Tom con los mismos ojos de la señora María Elena G-H, su abuela. La misma expresión, el mismo color de los de alguna de sus tías....¡qué impresión tan grande me han provocado! y también un post, porque su familia fue de esas que dejaron huella en mi vida. Buena semilla en un surco ansioso por recibirla, supongo, pues no los he olvidado nunca.

Tom no sabe de mi existencia. Quizás nunca la conozca, y si así fuera, hablamos diferentes idiomas. Sus genes salieron -al menos la mitad- desde Chile, pero ya debemos serle extraños: una anécdota en el devenir de su clan.

Pienso en hasta dónde irá a parar mi semilla, pues hago el paralelo con hasta dónde ha llegado la de mis antepasados, que vinieron a formar parte de la nación de Chile.





9 comentarios:

Winnie0 dijo...

¿Te puedes creer que me has hecho pensar hasta en esos abuelos que tendríamos viviendo en caverbnas? jaja El mundo Ale...ya tiene mucho de rodado..... y esas redes sociales que a mi tanto respeto me dan...son tremendas para re-encontrarse. Un beso

Marta Salazar dijo...

viste qué bueno es FB!
qué excelente es nuestro tiempo, el tiempo que Dios nos ha regalado, es el mejor de la historia!
me alegro del encuentro,
un abrazo!

almena dijo...

Hace ilusión encontrar así a alguien a quien se había perdido la pista ¿verdad?
Es uno de los aspectos positivos de internet. También me ha ocurrido.

Un abrazo!

AleMamá dijo...

Marta, el problema con FB es que hay cosas que no controlas, como por ejemplo la foto con que he ilustrado. La pude ver ¡y copiar! del sitio de su tía.Tom no ses "amigo" mío.

No he puesto demasiados detalles para cuidar la intimidad del chico, pero si no fuera así, podría hacer mucho daño.

En esto de las redes sociales hay de todo, como en la vida misma....

Saludos

AleMamá dijo...

Winnie, yo pienso a menudo en la cadena de la vida que ha debido mantenerse para llegar hasta mí sin cortarse. Viéndolo así es muy impresionante, sobre todo en América donde sabemos que somos un "coctelito" de fusiones muy amplias.

Besos.

AleMamá dijo...

Almena, me da gusto que volvieras y que sigas a tus amigos como antes.
Besos

Maria Jesus dijo...

Ale, me alegra que encontraras a tus amigos, pero , a pesar de sus cosas buenas, a mi FB me sigue dando yuyu

Fernando dijo...

Alemamá, la parte bonita de la historia es que pudiste volver a tener noticias de amigas que se fueron hace mucho de Chile, que pudiste volver a contactar con ellas y conocer a sus descendientes. Esto es algo milagroso, parece que el pasado es menos pasado si podemos volver a contactar con él.

La parte triste es que, efectivamente, en una generación se pueda perder la herencia cultural y que Tom, a lo mejor, ni se siente chileno ni habla español. Me recordó la historia de Rafael van der Vaart, un jugador holandés que jugó varios años en el Real Madrid: su madre es una española que emigró joven a Holanda, y cuando el jugador llegó a Madrid casi no sabía ni saludar en español.

poeticamente,mujer dijo...

Gracias por tu visita Ale. Fue la familia , exactamente lo que me inspiro. No lo podias haber expresado mejor.
Que tengas un feliz día

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas