Un rincón para detenerse con buen clima en general. Como en todos los sitios, acá no faltarán los nubarrones, pero con que pasen, ¡todo en su lugar!



jueves, 15 de septiembre de 2011

¿Comunicar peleando?


Es indispensable comunicarse. Somos una especie social, y además mantenemos el contacto con la familia de origen para siempre. Es lo ideal, lo esperable, lo deseado. Muchas veces entre generaciones, esta anhelada buena onda no se da fluidamente, no por mala voluntad explícita, generalmente, pero ahí está la gran roca de la incomunicación, de los silencios que se pudren dentro y terminan en malos modos, agobios y otras cosas indeseables......y más silencios..... de esos que portan veneno, que emponzoñan la sana convivencia por no decir lo que pasa, lo que se siente, lo que se espera del otro.

También a mi me pasa. En mi familia, como en todas, pasan cosas así, y hay un punto en que si no se ha hablado oportunamente, se termina dicendo las verdades  -o lo que creemos que son verdades- en medio de una discusión que, como quieras que lo tomes, al fin y al cabo es comunicación. Hay un expresar lo de dentro, y eso es bueno, algo es algo.

Anoche hemos tenido un round con mi retoño menor en que sacamos bastantes cosas de esas. Las estoy procesando pues el chico tiene razón en varios puntos. Supongo que también yo he podido decir mi sentir y pensar que me debe haber escuchado desde el instante en que sacó de mi nariz  el insolente dedo acusador -parece que lo veo delante de mis ojos- para darme un abrazo. Sí, no es fácil este tema cuando tienes 40 años de diferencia en un mundo que cambia por completo cada diez, pero creo que, como dijo en Chile Juan Pablo II:  "el amor es más fuerte".






16 comentarios:

AleMamá dijo...

No se si a todos los implicados les gustará que cuente algo tan íntimo, pero para mi, que tengo esta necesidad de echar para afuera lo que me quema dentro, es algo que me alivia de un modo nada menor.

Gabriela dijo...

A veces pasa: lo no dicho durante años aflora en un momento que nada tiene que ver. Por eso es mejor decir las cosas cuando ocurren y no guardarlas inútilmente.
Como sea, qué bueno que tu hijo y tú terminaran dándose un abrazo.

ojo humano dijo...

Hay un consejo del A. Pablo "no se ponga el sol sobre vuestro enojo".
He tratado (por mi salud mental y estomacal) de practicarlo. No siempre resulta, pero ayuda a evitar que pase a mayores.
Que pases unas hermosas fiestas.
Dios te guarde de todo mal, asimismo a tu familia.
Con cariño.

Winnie0 dijo...

Muchisimas veces la comunicación entre padres e hijos es DIFICIL. Pero siempre es NECESARIA Ale, a pesar de malos ratos. Un beso

maria jesus dijo...

A mi me consuela mucho que cuentes estas cosas porque me siento totalmente identificada. Yo me llevo cuatro décadas y media con mi "bebé" y me cuesta comunicarme porque hablamos idiomas distintos.¡Menos mal que el amor es más fuerte!

Fernando dijo...

¡¡Qué post tan bonito, Alemamá!! Gracias.

Sí, tienes razón, en la familia y fuera de ella no conviene hablar cuando uno está enojando, pues suelta cosas que son duras, aunque sean ciertas (o, sobre todo, si son ciertas). Mejor esperar para hablar.

Pero también te digo que creo que esto es mejor que el extremo contrario. En mi familia siempre hemos sido demasiado prudentes, y cuando murió mi padre yo quedé con la pena de no haber discutido con el ciertos asuntos, que ya no habrá nunca ocasión de aclarar.

Miriam dijo...

Soy de las que intenta negociar y callar
El problema es que las pocas veces que salto lo hago en caliente, pierdo mi capacidad negociadora y digo cosas que quizás no debería. El resto me miran alucinados por el cambio de papeles
Me da miedo algún día pasarme

Gloria dijo...

Alemamá siempre paso por tu blog y me parece muy interesante, porque hablas desde tu experiencia de vida y eso se agradece....
El tema de hoy es muy común, sobretodo porque muchos evitan las discusiones,pero como tú bien dices a veces aunque se acaloren los ánimos,hay que hablar...
Yo soy de las personas que opta siempre por conversar los problemas y hay una cancion de Piero muy linda que se llama"Soy pan, soy paz, soy más" sobretodo esta, estrofa que hago mia,aqui la comparto
"Vamos, decime, contame
todo lo que a vos te está pasando ahora,
porque sino cuando está tu alma sola llora
hay que sacarlo todo afuera, como la primavera
nadie quiere que adentro algo se muera
hablar mirándose a los ojos
sacar lo que se puede afuera
para que adentro nazcan cosas nuevas"
Esto es muy cierto y la vez muy sano....
Saludos y Felices Fiestas Patrias, aunque a mi parecer este año no hay mucho ambiente festivo... ¿Será por todo lo acontecido ultimamente?
( Tambien soy de Santiago de Chile )

Gloria dijo...

Alemamá siempre paso por tu blog y me parece muy interesante, porque hablas desde tu experiencia de vida y eso se agradece....
El tema de hoy es muy común, sobretodo porque muchos evitan las discusiones,pero como tú bien dices a veces aunque se acaloren los ánimos,hay que hablar...
Yo soy de las personas que opta siempre por conversar los problemas y hay una cancion de Piero muy linda que se llama"Soy pan, soy paz, soy más" sobretodo esta, estrofa que hago mia,aqui la comparto
"Vamos, decime, contame
todo lo que a vos te está pasando ahora,
porque sino cuando está tu alma sola llora
hay que sacarlo todo afuera, como la primavera
nadie quiere que adentro algo se muera
hablar mirándose a los ojos
sacar lo que se puede afuera
para que adentro nazcan cosas nuevas"
Esto es muy cierto y la vez muy sano....
Saludos y Felices Fiestas Patrias, aunque a mi parecer este año no hay mucho ambiente festivo... ¿Será por todo lo acontecido ultimamente?
( Tambien soy de Santiago de Chile )

Cyrano dijo...

A veces sucede, AleMamá, que los hijos pueden tener razón en algunas cosas.

Hilda dijo...

Alemamá, me ha pasado con amigas que en el momento de pelear me dicen muchas cosas que han guardado por mucho tiempo. Eso me frustra. Quizás porque yo soy muy claridosa y cuando algo no me agrada lo digo desde antes, sin pelear, no me espero a que haya un disgusto para sacarlo.
Es por eso que dices bien que es indispensable comunicarse y yo creo que debiésemos hacerlo a tiempo.
Saludos.

Marta Salazar dijo...

Bien! Besos a los dos! No se queden con nada adentro! cuando el amor es más fuerte, lo aguanta todo ;)

Y -mi consejo, pero ya lo sabes- no pierdan nunca el buen humor y la capacidad de reirse de sí mismos :)

Adelante, besos a los dos!

Marta Salazar dijo...

"No se si a todos los implicados les gustará que cuente algo tan íntimo" Esta bien, es un buen ejemplo para todos! Sabes que hay mucha gente que siempre trata de mostrar su familia como perfecta y esto es una falsedad, ninguna familia es perfecta. Lo imperfecto es lo mejor que hay :)

Pienso que Gabriela ("lo no dicho durante años aflora en un momento que nada tiene que ver. Por eso es mejor decir las cosas cuando ocurren y no guardarlas inútilmente") tiene toda la razón!

La comunicación padres hijos NO es difícil, simplemente ES ;)

De acuerdo también con Gloria ;)

La voz "claridosa", la acabas de inventar? Jajaja

Andy dijo...

Precisamente ahora he tenido un momento tenso con mi padre y mi hermana.

Estas cosas son inevitables y, como tú dices, es mejor echarlas fuera para que no se enquisten dentro de nosotros.

eligelavida dijo...

Palabras muy inteligentes. A veces perdemos la paciencia o la pierden con nosotros pero, efectivamente, el amor es más fuerte. Lo puede TODO!

Yo procuro contar hasta diez. Bueno, miento, la mayoría de las veces no llego a ocho... y eso que cuento deprisa!

esteban lob dijo...

La verdad, Ale, es que resulta sublime que el dedo acusador se haya trocado en un abrazo, si tomamos en cuenta que hace un par de días una niña de 10 años le disparo varias veces a su madre...y aquí en Santiago.

Un beso.

Algo de mí

Mi foto
Vitacura, Santiago de Chile, Chile
Mujer, hija, esposa, madre, y como consecuencia, ahora soy abuela de Sofía,Isabel y Juanito, por el momento, mientras llegan los demás que están en la mente de Dios. Tengo 5 hijos, uno de ellos es sacerdote católico. Una bendición inmerecida. Mi apodo bloguero de AleMamá se lo debo a mi yerno. Para distinguirme de su esposa llamada como yo (y no por culpa mía) comenzó a llamarme así. Muchos me lo escriben como "Alemana", pero no, se trata de Ale, como apócope de Alejandra, y mamá por el mejor papel que la vida me ha dado, el de esposa y madre. Soy chilena, católica, y con la cultura occidental muy metida en el alma. Me interesa la tecnología y la ciencia al servicio del hombre, considerando la Ley de Dios siempre, siempre, siempre.

Entradas más vistas